BMW i8 Coupé

El i8 de BMW se ha renovado levemente en 2017 y se han introducido diversas mejoras que afectan a la mecánica, sistema multimedia, etc

El BMW i8 Coupé es el modelo más exclusivo de la actual gama de la firma alemana. Este deportivo híbrido lleva en el mercado desde 2014 y se trata de un 2+2 plazas –las traseras muy cuestionables– en el que se reúnen algunas de las últimas y mejores innovaciones de los bávaros. Su alto precio y colocación en el mercado lo elevan a una posición de exclusividad.

Ahora, con motivo de la presentación de la versión Spyder en el Salón del Automóvil de Los Ángeles 2017, la marca  germana ha aprovechado la ocasión para introducir algunas mejoras que afectan al propulsor, la tecnología a bordo y hasta el precio, algo más caro.

Un diseño traído del futuro

En el exterior del i8 destacan sus puertas de tijera y paneles con aspecto flotante, así como su larga batalla –2 800 mm– acompañada de cortos voladizos. Ello contribuye a crear una sensación de aplomo que, junto a su anchura y escasa altura (1,30 metros), confieren al coche un aspecto amenazador.

Este efecto se intensifica debido a su afilado frontal, equipado con faros Full LED y con la opción de equipar faros láser; los pilotos traseros también cuentan con esta tecnología.

La mayor parte de los paneles de su carrocería están fabricados en fibra de carbono, mismo material que el chasis monocasco. Esto es así con la intención de reducir al mínimo el peso del conjunto, que debido a su condición de híbrido es más elevado de lo que convendría en un vehículo deportivo de alto calibre.

El BMW i8 cuenta con unas características puertas tijera.

En cuanto al habitáculo, presenta un diseño puramente BMW, con el aire común de la familia: la consola central enfocada al conductor y el iDrive en el centro. Unos asientos deportivos y un salpicadero lleno de curvas confieren un alto grado de dinamismo a un interior que cuenta con elementos fabricados con materiales reciclados. Además, al entrar es posible ver parte de la fibra de carbono que compone el chasis monocasco del i8.

Con la leve actualización sufrida a finales de este 2017, el sistema multimedia está a la última en conectividad, mientras que se han añadido algunos asistentes a la conducción antes ausentes en el catálogo. Sin embargo, BMW todavía mantiene en silencio cuál es la totalidad de las mejoras introducidas.

Interior del BMW i8.

Propulsor híbrido y tracción total para el i8

La principal novedad del nuevo BMW i8 ha sido su actualizado propulsor híbrido. Mientras que el motor de combustión 1.5 TwinPower Turbo mantiene intactos los 231cv y 320 Nm de par que entregaba, el motor eléctrico aumenta su potencia hasta los 105 kW. Traducidos a caballos de potencia supone un incremento de 12 CV, que en conjunto suman un total de 374 CV (antes 362 CV).

Gracias a las mejoras en el sistema eléctrico la autonomía 100% eléctrica se ha visto aumentada de los 37 hasta los 55 kilómetros. De igual modo, se mantiene la tracción total con el motor de combustión asistiendo al eje trasero y el eléctrico al delantero.

En cuanto al rendimiento y eficiencia del nuevo modelo no hay datos todavía. Sin embargo, es de esperar que se mejoren los 4,4 segundos necesarios hasta ahora para cubrir el 0-100 km/h, y que el consumo de 2,1 l/100 km se rebaje también alguna décima.

Datos del BMW i8

  • 2 puertas.
  • 2+2 plazas.
  • Tracción total.
  • Motor turbo tricilíndrico y 231 CV / Motor eléctrico de 105 kW; suman entre los dos 374 CV.
  • Consumo y emisiones: 2,1 l/100km y 49g/km CO2.
  • Maletero: 154 litros.
  • Precio: desde 145 200 € (sin ayudas).
Te puede gustar