El nuevo Audi A1 ya está aquí y confirma el cambio de rumbo de la marca

Juan · 21 junio, 2018
La actualización del pqueño Auid ya está aquí, con un diseño más maduro y el prestigio ganado gracias a la anterior generación todo apunta a que será un éxito

Tras ocho años en el mercado, el Audi A1 era uno de los productos más veteranos de la gama del fabricante alemán junto al Audi Q3 y A3. Por ello, la firma de Ingolstadt se ha apresurado en adelantar la presentación de la segunda generación de este popular utilitario con aires premium.

Llega completamente renovado, partiendo de la base de una nueva plataforma, la MQB A0 que estrenaron con anterioridad los nuevos Seat Ibiza y Volkswagen Polo. Además, se ha desechado la carrocería de tres puertas, siguiendo la tendencia del mercado, que reclama productos más prácticos.

La practicidad ha sido un punto importante en el desarrollo de esta segunda generación del Audi A1, ya que aumenta en todas las cotas menos en la altura, que se reduce 1 centímetro. El maletero crece notablemente hasta los 335 litros al igual que el espacio en las plazas posteriores. Por si fuera poco, se confirma el cambio de filosofía de Audi.

Un exterior juvenil y atrevido

El lenguaje de diseño iniciado por el Audi Q2 ha ido evolucionando hasta lo que vemos aquí con el nuevo A1. ¿Se parecen poco verdad? Eso es porque la propia Audi confirmó hace un tiempo que diferenciaría más los diseños de cada uno de los coches, dejando de hacer un diseño en varios tamaños.

Diseño del nuevo Audi A1.

Ya vimos esta evolución con los Audi A6, A7 y A8, los cuales son fácilmente reconocibles como un Audi pero ya no son idénticos a nivel de diseño, salvando la distancias claro. Con el Audi A1 se confirma esto, y es que no se parece a ningún otro producto de la firma, pero queda claro a que marca pertenece.

El diseño diferenciador del nuevo Audi A1 es otro ejemplo del cambio de tendencia de la marca.

Especial mención a los numerosos detalles que hacen referencia al Audi Sport Quattro de 1984, como las tres entradas de aire situadas entre el capó y la parrilla principal o la forma del pilar C. En un primer vistazo destacan las grandes ‘entradas de aire’, falsas a excepción de la principal.

Estas se abren paso incluso en el paragolpes trasero, una solución que aporta un toque más agresivo, nada más. Su función es solo estética, que en los S-Line se intensifica aun más. Habrá hasta 10 colores diferentes para la carrocería, con la opción de pintar el techo en contraste, reduciendo visualmente la altura del coche.

Se podrán equipar llantas desde 15 pulgadas hasta 18 pulgadas, así como dos firmas lumínicas diferentes. Por defecto el Audi A1 vendrá con luces convencionales, quedando como opción las espectaculares luces Full LED con efecto 3D tanto delante como detrás. Los ojos del pequeño de Audi son su nueva seña de identidad.

Audi A1 segunda edición.

Audi A1 Epic Edition

Disponible por tiempo limitado, además de los A1 convencionales estará la versión Epic Edition, la unidad gris de las imágenes. Esta edición se caracteriza por una serie de detalles estéticos que enfatizan su carácter deportivo. Entre estos elementos están las llantas de 18 pulgadas, disponibles en bronce, blanco o negro.

Los grupos ópticos oscurecidos y todos los cromados pintados en negro son otros distintivos del Epic Edition.

Más espacio y tecnología

El considerable aumento de las cotas exteriores se traduce en mayor espacio para el habitáculo, especialmente en las plazas traseras. Aquí habrá un mayor espacio para las piernas y para la cabeza, resultado de un techo más plano. Lo mismo ocurre con el maletero, que aumenta en 65 litros hasta alcanzar los 335 litros de capacidad.

Si al mirar el interior del nuevo Audi A1 se te viene a la cabeza el reciente Volkswagen Polo, no es casualidad. Pese a contar con sus propios elementos, las formas del salpicadero son prácticamente calcadas, incluso la posición de la pantalla del sistema multimedia.

Interior del nuevo Audi A1.

Esta pantalla es de 10,25 pulgadas, desviada hacia el conductor, y de serie desde el acabado más básico. No en vano, si queremos toda la tecnología posible habrá que pasar por caja, como por ejemplo en el caso del Virtual Cockpit, un elementos cada vez más extendido dentro del grupo VAG.

Como buen coche dirigido a un público joven, cuenta con la más actual tecnología en términos de conectividad. Se podrá interactuar con smartphones Android e iOS indistintamente, ya que el nuevo MMI de Audi está preparado para ello. Además, se podrá cargar el teléfono de tres formas, por USB-A, USB-C y por inducción.

Por si fuera poco, gracias al Audi Phone Box se podrá contar con una red LTE con la que mejorar la conexión de nuestro dispositivo móvil. De seguir así, en unos años tendremos mejor conexión en el coche que en casa. Por último, se ofrece un sistema de sonido de 560 vatios compuesto por 11 altavoces.

Solo motores de gasolina

En un mercado cada vez más reacio a los motores diésel, no resulta llamativo el hecho de que la gama mecánica inicial del nuevo Audi A1 prescinda de este tipo de motorización. Solo estará disponible con motores de gasolina, a esperas de posibles versiones híbridas o eléctricas en un futuro, pero no están confirmadas.

Serán tres los motores disponibles, con cuatro niveles de potencia. El más accesible será el 1.0 TFSI, disponible con 95 y 116 CV. Por encima de este se situará el 1.5 TFSI, que con una potencia de 150 CV deja margen suficiente con el explosivo 2.0 TFSI de 200 CV. Se moverá de escándalo con este motor, seguro.

No se sabe si llegará la tracción Quattro al más pequeño de la familia. Lo que si sabemos es que habrá tres transmisiones que dependerán del motor elegido. Por defecto equipa una transmisión manual de seis velocidades, con la S tronic automática de siete velocidades en opción.

La versión 2.0 TFSI de 200 CV cuenta con su transmisión específica, una S tronic de seis relaciones.

Asistencias a la conducción

El Audi A1 vendido hasta ahora no iba mal equipado en temas de seguridad, pero el nuevo viene equipado con las más recientes tecnologías, algunas tomadas de modelos de segmentos superiores. Además del común asistente de mantenimiento de carril el A1 cuenta con el Pre-Sente Front.

Este sistema se encarga de reconocer situaciones críticas incluso con baja visibilidad en las que otros vehículos y/o personas puedan verse involucrados. Una vez detectado el peligro, el sistema avisa al conductor con señales acústicas y visuales, además de prepararse de forma automática para realizar una frenada de emergencia.

Opcionalmente está el Pre-Sense Basic, que suma el tensar los cinturones delanteros eléctricamente, cerrado de ventanillas y encendido de luces de emergencia antes de colisionar.

Diseño del Audi A1.

A todo esto le siguen los cada vez más complejos asistentes de aparcamiento y control de crucero, con multitud de funciones que pueden incluso maniobrar el coche de forma autónoma, ya sea en un aparcamiento o en una situación de emergencia en carretera, donde puede detener el vehículo en el arcén.

Precios

Su comercialización comenzó en verano de 2018, y en su llegada al mercado solo está disponible una única motorización, la de 116 CV. Tiene un precio de partida de 21 910 euros con cambio manual y 23 780 euros con S tronic. Estas cifras aumentan según el acabado seleccionado.