Audi SQ2, el pequeño de la familia ahora en formato deportivo

· 20 octubre, 2018
Partiendo de elementos mecánicos ya vistos en otros coches del grupo Volkswagen, el nuevo Audi SQ2 repite la fórmula base para crear un deportivo común, esto se traduce en un mayor motor, diseño exterior más agresivo y un interior con tintes más deportivos

Poco a poco son más las marcas que ofrecen versiones con espíritu deportivo de sus modelos más convencionales. Audi es muy dada a esta práctica, por lo que era cuestión de tiempo que el pequeño SUV de la familia alemana recibiera este tratamiento. Bajo el nombre de Audi SQ2 llega el último deportivo de Ingolstadt.

Diseño exterior específico

A nivel estético el pequeño SUV alemán se viste con un kit de carrocería específico. Todos los bajos del vehículo quedan cubiertos en plástico negro, el cual disimula accidentalmente el diseño y tamaño de las nuevas tomas de aire frontales y el difusor trasero. Lo que no pasa desapercibido es su cuádruple salida de escape.

También es nueva la parrilla frontal, con un entramado de barras verticales gruesas en contraste con barras horizontales más finas. Además, para enfatizar su nuevo carácter más agresivo, se han suprimido los cromados y se han oscurecido los grupos ópticos.

Sin lugar a dudas la nuevas suspensiones juegan un papel fundamental en la planta del nuevo Audi SQ2. Los muelles se han endurecido, así como ha disminuido la altura del conjunto en 20 mm, haciendo casi inevitable la pregunta: ¿tiene algo de SUV este Audi SQ2?

Diseño interior y habitabilidad

Un vistazo rápido al interior es suficiente para darnos cuenta de que no estamos ante cualquier Audi Q2. Su volante achatado con la inscripción específica el modelo, las inserciones en fibra de carbono y los asientos de corte más deportivo son de nueva factura y no pasan desapercibidos.

Interior del Audi SQ2.

Menos llamativo es el cada vez más común cuadro de instrumentos digital Virtual Cockpit, personalizado para la ocasión con grafismos específicos y que forma parte del amplio equipamiento de serie. Gracias a este equipamiento puede aumentarse considerablemente a base de extras como la tapicería bitono o un mejor sistema de infoentretenimiento.

Un motor explosivo

Bajo el capó el Audi SQ2 nos ha sorprendido montando un bloque 2.0 y cuatro cilindros de gasolina que entrega 300 CV de potencia y un par motor de 380 Nm. Son cifras superiores a lo que acostumbra el segmento en el que milita este todocamino deportivo, pero la sorpresa viene dada por un motor de sobra probado con éxito.

Dicho bloque 2.0 es el mismo que equipan los Audi S3 –en su versión de 310 CV– y el alabado por la crítica Seat Leon Cupra. El compacto español es además quien ha servido para evolucionar el propulsor, ya que en un primer momento se ofrecía con 265 y 280 CV, posteriormente 290 CV y 300 caballos en la actualidad.

Hablando de las frías cifras nos quedamos con una velocidad punta limitada de 250 km/h y una aceleración 0-100 km/h de sólo 4,8 segundos.

Como no podía ser de otra manera, en el Audi SQ2 el motor está acoplado a la clásica tracción total Quattro y a la transmisión automática S-tronic de doble embrague y siete relaciones. Su sistema de tracción no esconde las pretensiones deportivas del modelo, pudiendo enviar la totalidad de la potencia a las ruedas traseras.

Diseño del Audi SQ2.

Precio y llegada al mercado

Una vez presentado en el Salón del Automóvil de París de 2018, habrá que esperar hasta el primer trimestre del 2019 para verlo disponible en los concesionarios españoles Audi. Su principal rival en el mercado, el Mercedes-AMG GLA 45, está a punto de renovarse con mucha más potencia, por lo que habrá que atender dicha batalla.

En cuanto a los precios todavía no hay cifras confirmadas, pero debe de ser de unos 60 000 euros si tenemos en cuenta que la versión más capacitada del Audi Q2, equipado con el motor 2.0 de 190 CV, tiene un precio de partida de 40 00 euros.