Audi A7 Sportback, mucho más que una berlina

Juan · 9 mayo, 2018
Caracterizado por su clásica caída del techo tipo cupé, esta nueva generación presenta un frontal más bajo y afilado; ello va acompañado de las últimas tecnologías en el interior, en cuanto a microhibridación y en lo relativo a conducción autónoma

Audi ha dado un claro golpe sobre la mesa que servirá como toque de atención para los rivales. Tras el lanzamiento del exuberante A8, buque insignia de la marca, ahora se han lanzado a romper el mercado de las berlinas deportivas con la segunda generación del A7 Sportback. 

Mantiene la fórmula empleada hasta ahora, pero mejorada a más no poder para situarse a la cabeza de su segmento.

Con más tecnología que nunca y todo lo aprendido con su hermano mayor, el nuevo Audi A7 Sportback rompe todos los esquemas y da un nuevo sentido a lo que todos pensamos que es un Audi.

Rompe con la norma para dejar de ser el coche que se compran los veteranos con una cartera holgada. Ahora será el producto tecnológico que se comprará el individuo que quiera ir a la última.

Y sí, nos referimos a él como producto. La industria actual provocará que los coches, a pesar de la enorme inversión que suponen, sean comprados y utilizados de la misma forma que un smartphone. Ya no se conservan los coches durante años en buen estado para lucirlo orgulloso cuando se convierta en un clásico.

Evolución estética

Siguiendo el camino marcado por el Prologue Concept, del que toma una clara inspiración, el nuevo A7 Sportback supone todo un revulsivo dentro de la gama de Ingolstadt. Causa un impacto mayor que el que supuso la primera generación en el ya lejano 2010.

Audi A7 Sportback: trasera
Trasera del Audi A7 Sportback.

Un frontal que estrena la nueva imagen de la marca, con una parrilla más baja y ancha, escoltada por unos faros afilados y delgados compuestos de forma íntegra por LED, abandona esa imagen de coche aburrido al que nos acostumbraba la marca. ¡Si hasta se ve dinámico y todo!

El lateral destaca, como no podía ser de otra forma, por la pronunciada caída que sufre el techo a partir del pilar B, aunque en esta nueva generación se acentúan las líneas laterales para dar más volumen a los pasos de rueda. Esto también contribuye a aligerar visualmente el peso del coche.

Sin embargo, la mayor revolución la ha sufrido la zaga. Si en el A8 Audi recuperaba el uso de los pilotos traseros continuos a lo largo del portal de forma sencilla y elegante, en el A7 es todo lo contrario. Una gran superficie lumínica recorre toda la trasera, con unas formas trabajadas y agresivas. Además, hace uso de la tecnología OLED con luces dinámicas.

Lo curioso de este detalle es que si se observa el resto de la zaga, uno se puede percatar de que es muy convencional. De hecho, es demasiado similar al modelo saliente, pero todo esto queda camuflado por las llamativas luces.

Habitáculo muy tecnológico

En cuanto al interior, también utiliza el diseño estrenado en el Audi A8, con multitud de pantallas táctiles repartidas por toda la consola central y el salpicadero en sustitución de los controles físicos. El cuadro de mandos equipa de serie el Virtual Cockpit personalizable.

Audi A7 Sportback: interior
Interior del Audi A7 Sportback.

Mecánica

En el apartado mecánico, el nuevo A7 Sportback apenas cuenta con opciones a elegir, limitadas a un gasolina y un diésel. El primero es un motor V6 de 3,0 litros que entrega una potencia total de 340 CV, puesta en el suelo a través de un cambio automático S-tronic de 8 velocidades y la tracción total Quattro. Se le conoce como 55 TFSI.

Más interesante si cabe es la versión diésel. El 50 TDI mantiene los seis cilindros –esta vez en línea– y entrega una potencia de 286 CV y 620 Nm de par máximo. Lo importante viene dado de la tecnología que emplea este propulsor, y es que incorpora la microhibridación de 48 voltios, la misma vista en el nuevo Audi A6.

Con este sistema se prescinde de un alternador de toda la vida, para ocupar su lugar un motor eléctrico que recoge la energía. Esta energía se utiliza después para entregar un extra de 22 CV al motor térmico en ciertas situaciones, o incluso para mantener la marcha en llano con el motor de combustión apagado.

Sin embargo, Audi ha confirmado la llegada de más versiones gasolina y diésel a lo largo del 2018. Además, habrá que sumar una novedosa variante eléctrica e-tron. No cabe duda de que Audi seguirá los pasos de su buque insignia con esta nueva berlina deportiva, para ser ahora un producto más premium si cabe.

Audi A7 Sportback: lateral
Lateral del Audi A7 Sportback.

A pesar de todo, este nuevo modelo es el segundo de la gama que incorpora la tecnología necesaria para contar con la conducción autónoma de grado 3, aunque las leyes de la mayoría de países han prohibido su uso al poder quitar las manos del volante, España entre ellos.

Precios

Por el momento, y como avanzábamos, la gama queda compuesta por dos motorizaciones con un precio de partida de 76 830 euros en el caso de la versión diésel. Más cara es la opción de gasolina, con un precio base de 81 490 euros. Con este rango de precios se sitúa como alternativa directa del nuevo Mercedes CLS.

El de la estrella también se ha renovado por completo recientemente, y en su motorización más básica tiene un precio de partida de 77 500 euros. Al contrario que en el A7, el Mercedes cuenta ya con versiones de altas prestaciones, como es el AMG CLS 53.

Datos Audi A7 Sportback

  • 5 puertas
  • 4 y 5 plazas
  • Maletero: 535 litros
  • Tracción Quattro
  • Motores de seis cilindros con potencias de 286 y 340 CV
  • Consumo y emisiones: desde 5,5 l/100 km y 142 g/km de CO2
  • Cambio automático S-tronic de 8 velocidades
  • Precio: desde 76 830 euros