¿Se puede conducir con tacones?

5 junio, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el ingeniero mecánico David Sánchez Vicente
Si bien para algunas mujeres puede resultar más cómodo, lo cierto es que llevar este tipo de calzado puede significar ciertas limitaciones en según qué situación, por lo que podrían comprometer la seguridad

¿Es seguro conducir con tacones? A la hora de ponerse al volante, la seguridad es sin duda lo más importante. Por tanto, llevar un calzado inadecuado puede suponer un punto en contra que puede dificultar nuestros reflejos o nuestra soltura a los mandos del vehículo.

¿Es realmente peligroso conducir con tacones?

Si eres una apasionada de los zapatos de tacón, seguramente has tenido que oír más de una vez comentarios sobre lo peligroso que puede ser sentarte al volante con este tipo de calzado.

De hecho, por el simple hecho de ser mujer, también habrás soportado comentarios y chistes sexistas, o la actitud arrogante de personas que tratan de explicarte cómo debes conducir un coche.

En este contexto, es normal que te preguntes si conducir con tacones es realmente tan peligroso, o si esta noción se trata de un cliché más. Los motivos para no llevar tacones están relacionados con la seguridad al volante:

  • Los tacones pueden afectar a la movilidad de tu pie. Al igual que sucede si intentas conducir con una escayola, los tacones ponen tus pies en una posición rígida y poco manejable, de modo que tu velocidad de reacción y movimientos disminuyen.
  • La posición incómoda de tus pies sobre tus pedales puede provocar que se te carguen los músculos de la pierna. Recuerda que sufrir un tirón o calambre durante la conducción puede ser muy peligroso.
  • El agarre de la suela de unos zapatos de tacón puede ser muy deficiente y puede provocar que tu pie resbale.
  • Si las alfombrillas no se encuentran en buen estado y tienen agujeros, tu zapato se puede quedar enganchado, lo que puede bloquear tu pie en una determinada posición.

¿Cómo conducir con tacones de manera segura?

A pesar de todo lo que acabamos de señalar, son muchas las conductoras que defienden a capa y espada su destreza a la hora de conducir con zapatos de tacón. De hecho, la normativa de tráfico está con ellas: sí, es legal conducir con tacones, independientemente del tipo de tacón que hayas decidido ponerte. En lo que a calzado se refiere, la DGT solo impone una norma: está terminantemente prohibido ponerse al volante descalzo.

Calzado para conducir

De hecho, conducir sin calzado, o con uno inadecuado (como chancletas) es motivo de una sanción leve de 80 euros. A pesar de que no estén tipificadas en el Reglamento General de Circulación (RGC), la DGT considera que conducir sin calzado puede interferir en el control del vehículo, que se refleja en el artículo 17.1 y el 18.1.

En ellos se determina que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos”. Esta sanción se puede reducir hasta la mitad –40 euros– siempre y cuando se pague pronto.

Muchas conductoras afirman incluso que conducir con tacones les resulta más cómodo, ya que pueden utilizar el tacón como apoyo; se puede mover el pie arriba y abajo a modo de bisagra, de modo que realizan un movimiento más sencillo y limpio a la hora de conducir y experimentan menos cansancio en las piernas. Eso sí, antes de generalizar, no olvidemos que cada zapato es un mundo.

Alternativas a conducir con tacones

Muchas conductoras optan por quitarse los tacones para conducir. Esto, teniendo en cuenta que conducir sin calzado está prohibido, significa que necesitas un par de zapatos de repuesto. Si vas a optar por esta solución, aprovecha para seleccionar un calzado óptimo para la conducción, o lo que es lo mismo, unos zapatos que cumplan con estas características:

  • Flexibles, que se adapten a tus movimientos.
  • Firmes, de modo que transmitan tu fuerza sin absorberla.
  • Con una sujeción fuerte al contorno de tu pie.
  • Cómodos.
  • Transpirables, para que tus pies no se recalienten.

Atendiendo a estos requisitos, nos queda claro que las sandalias, las chanclas de dedo, las botas de montaña, las zapatillas de suela fina y un largo etcétera no son tus mejores amigos a la hora de conducir.

Chanclas para conducir

Por otra parte, ten en cuenta que, dependiendo de cada persona y de cada momento, el par de zapatos ideal para conducir un coche puede variar. El tipo de calzado debe a adaptarse a situaciones como conducir embarazada, o por ser una persona mayor, con un determinado tamaño de pie… Intenta siempre que tus zapatos se adapten a ti, y no a la inversa.