Legislación para cristales tintados

· 12 julio, 2018
Está prohibida la instalación de lunas oscurecidas en la parte delantera del automóvil, salvo por enfermedad o por seguridad en coches oficiales

En lo referente a los cristales tintados, existe un amplio debate sobre si son legales o no. Algunos argumentan que sí y otros dicen que solo pueden tintarse los cristales traseros para que no se oculte la identidad del conductor. A continuación, analizaremos la situación de este debate.

¿Por qué tintar los cristales de un vehículo?

Si estás pensando en tintar los cristales de tu coche, debes tener en cuenta la normativa vigente para no tener problemas legales con las ITV. Entre los motivos para oscurecer los cristales de tu coche puede destacar una protección adicional contra los rayos del sol. Por otro lado, también es un punto positivo para favorecer el cuidado del interior del coche, ya que la luz solar puede deteriorar con más facilidad los materiales.

Además, los cristales tintados protegen al conductor contra los deslumbramientos y el cansancio ocular. Finalmente, también previenen que el cristal se haga 1 000 pedazos tras algún impacto y que estos se esparzan por el interior del coche.

Cristales tintados: ITV

¿Los coches con los cristales tintados pueden pasar la revisión de la ITV?

Según la ley actual, está estrictamente prohibido tintar las lunas delanteras del vehículo. Esto significa que el parabrisas, las ventanillas del conductor y del copiloto deben ser transparentes, para que se pueda reconocer al piloto en un arco de 180º. El no cumplimiento de esta normativa puede suponer multas de entre 36 y 150 euros.

Además, a la hora de enfrentarnos a la revisión de la ITV, debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Debemos contar con el certificado de homologación de las lunas tintadas. Este es un documento que debe ir siempre junto con la ficha técnica del vehículo y que es expedido por el fabricante de láminas y rellenado por el taller en el que se haya realizado la instalación.
  • Todos los cristales deben estar correctamente sellados a través de pegatinas, con leyendas presentes en la propia lámina. Si esta especificación no se cumple, la ITV del vehículo no será favorable y, además, podremos enfrentarnos a una multa.
Lunas tintadas: normativa

En la actualidad, no es necesario pasar una inspección extraordinaria para que la  ITV homologue la instalación de los cristales tintados. Por otro lado, tampoco es necesario que se refleje en la ficha técnica del vehículo o en un certificado especial del taller de instalación.

La normativa sobre cristales tintados en el Boletín Oficial del Estado

La normativa del Boletín Oficial del Estado publicó en el año 2010 la normativa sobre los cristales tintados. A continuación, te mostramos los principales puntos de mayor importancia en esta ley:

  • En España no se pueden tintar las ventanillas delanteras, conductor y copiloto. La ley prohíbe su instalación en un ángulo de 180º del campo de visión del conductor en adelante. Sí se pueden laminar laterales y térmica de furgonetas y turismos. La excepción a esta prohibición es la prescripción médica: si padeces lupus u otra enfermedad por la que te afecten especialmente los rayos solares, puedes solicitar el laminado con materiales transparentes de ventanillas y parabrisas. Los vehículos oficiales o de personas amenazadas también pueden instalar lámina de seguridad en la parte delantera.
  • Las láminas instaladas deben estar homologadas por el Ministerio de Industria. Esto supone pasar una serie de pruebas de resistencia y composición de los materiales en un laboratorio certificado.
  • La instalación debe cumplir unos estándares de calidad mínimos. Bajo pena de multa o fallo en la ITV, la instalación de la lámina también debe cumplir unos requisitos según la ley: no puede haber indicios de que el material pierde adherencia y no se permiten las pompas o burbujas de más de 2 mm de diámetro. Por otro lado, sí está permitida la presencia de motas de polvo.
  • Siempre debes llevar la documentación que te aporta el taller con la ficha técnica del coche. En un control rutinario, los agentes pueden requerir el certificado de industria de las láminas tintadas, además de llevar los sellos correspondientes en cada cristal. No llevar esta documentación supone una multa de 200 euros.

Según estos puntos, queda clara la normativa que hay que seguir en lo referente a los cristales tintados. Además, el BOE nos deja claro los documentos con los que debemos contar para pasar la ITV con un coche con cristales tintados.