Sistemas de aparcamiento automático

El mundo del motor marcha a máxima velocidad hacia la conducción autónoma. Expertos en la materia y jerarcas de las principales fábricas de coches, ya le han puesto fecha límite: 2035. Algunos aún son más optimistas y han fijado el salto definitivo en lapsos de tiempo que no superan la década. Mientras tanto, los conductores van ensayando con algunos sistemas, como el de aparcamiento automático.

 Estacionar el coche ¿una misión imposible?

 Hasta conductores experimentados han presentado dificultades considerables aparcando sus automóviles.

Según estadísticas, el 30% de las congestiones de coches en las grandes ciudades tienen su origen en vehículos que dan varias vueltas tratando de encontrar lugar para estacionar. Otro tanto es responsabilidad de los conductores que no consiguen ubicar sus coches de forma sencilla.

Por si lo anterior no fuese suficiente, la mitad de los percances con vehículos que sufren daños tienen lugar durante labores de aparcamientos urbanos.Por no hablar de que las anécdotas de personas que no han aprobado las pruebas para obtener el permiso de conducir por no conseguir estacionar el vehículo, son muy conocidas.

 La seguridad, lo primero

Los sistemas que cumplen labores de asistencia al momento de aparcar coches no son una novedad. Las primeras versiones datan de la década de 1960. Se trataba de barras flexibles que se colocaban en los paragolpes de algunas berlinas de lujo de gran tamaño.

asistente de aparcamiento oche conducido de forma autónoma tenología
La conducción de forma autónoma aún tiene muchos obstáculos que derribar, incluidos los legales.

Pero los llamados sistemas activos, que emiten señales visuales o auditivas para alertar a los conductores, no llegarían hasta la primera década del siglo XXI. Las cámaras de visión trasera también hicieron su entrada en escena, brindando a chóferes la posibilidad de observar (sin tener que torcer el cuello) lo que hay detrás del vehículo.

Al día de hoy, los sistemas que se limitan a emitir alertas ya no bastan. Los coches se estacionan solos, aunque todavía no pueden prescindir del conductor. (Adicionalmente, prácticamente ninguna legislación lo permite).

Sistemas de aparcamiento automático: acelerar y frenar

Se estima que, en la actualidad, uno de cada tres coches dispone de aparcamiento automático. Todavía este es un sistema reservado para las gamas más altas  de los nuevos modelos disponibles en los concesionarios. Pero todo apunta a que, en un plazo no muy lejano, la gran mayoría de los coches de última generación lo traerán incorporado.

Con algunas variaciones de acuerdo a la marca y al modelo, los sistemas de aparcamiento automático funcionan de la siguiente manera.

  • El conductor tiene que activarlo. Para elegir un puesto donde estacionar y debe marchar a una velocidad inferior a 30 Km/h. En las últimas generaciones de coches Mercedes Benz, el sistema se activa automáticamente mientras el coche marche por debajo de este parámetro. Mientras que en los modelos recientes de Land Rover, funciona solo mientras el coche se desplace a menos de 20 Km/h.
ayudas asistente de aparcamiento automático
El asistente de aparcamiento cada vez necesita menor espacio sobrante para funcionar.
  • Mientras se deja al auto ubicar un puesto, se debe marchar a una distancia no mayor a 1,5 metros de la fila de vehículos donde se quiere aparcar. En la mayoría de los sistemas, los coches buscarán espacios a “su derecha”. Para que el sistema busque lugar a la izquierda de las calzadas, debe activarse la luz direccional en ese sentido. Y ello siempre y cuando sean vías en que la marcha sea de una sola dirección.

El espacio suficiente

  • Una vez que el sistema dé con el espacio suficiente para aparcar, solo bastará detener el coche un poco más adelante, poner marcha atrás y soltar el volante. El conductor será responsable de acelerar y frenar, mientras que los giros correrán por cuenta del sistema de aparcamiento automático.

En casi todos los casos, el vehículo se detendrá completamente si se sobrepasan los 10 Km/h. Ocurrirá lo mismo si se pulsa el pedal del freno de forma brusca.

  • La mayoría de los coches de hoy día no requieren de grandes espacios para estacionarse. Mientras que hasta hace un par de años los sistemas, para poder funcionar, demandaban por lo menos un metro de distancia al frente y otro tanto en la parte posterior, ahora con 25 centímetros de protección es suficiente.

 El futuro

El siguiente paso camino a la automatización total, es aparcar los vehículos utilizando para ello un Smartphone. Ya compañías como Mercedes Benz ofrecen a conductores la posibilidad de estacionar sus vehículos mientras los controlan remotamente.

En este sentido, las leyes todavía imponen una serie de consideraciones. Una de ellas es que los chóferes deben permanecer a una distancia no mayor de cuatro metros. Todavía siguen siendo responsables de todo lo que ocurra con el coche.

Categorías: Innovación Etiquetas:
Te puede gustar