Por qué sube el precio de la gasolina

Francisco María García · 10 junio, 2018
Con la última subida, el litro de gasolina pasó a valer 1,30 euros; esto ha puesto en alerta al gobierno por el impacto que esta suba puede tener en los hogares españoles a la hora de repostar

El precio de la gasolina es sin duda un tema que está particularmente presente en la mente de los conductores, en todo el mundo. En España, los aumentos en el precio de la gasolina se producen casi periódicamente.

Para entender cuál es el sistema, hay que saber que las causas que explican por qué sube el precio de la gasolina son variadas; no siempre tienen que ver directamente con la materia prima. Es decir, si se produce un descenso del precio en el petróleo, no significa que esto repercutirá de igual manera en la gasolina.

Cartel de precios de una gasolinera.

Otros factores que también influyen en el precio de la gasolina son el tipo de cambio de las divisas euro-dólar y la cotización de los carburantes.

Incidencias en los países de origen

Los recortes recientes de producción de los países exportadores de petróleo, también explican por qué sube el precio de la gasolina; la situación internacional tiene una gran influencia en dicha producción.

Algunas zonas de producción como Estados Unidos se han visto afectadas por la reciente ola de huracanes. A todo ello se le suma el aumento del consumo mundial, por la recuperación económica que produce una gran inestabilidad.

Cuáles son los principales factores que influyen en el precio del crudo

El petróleo es el producto a partir del cual se hace la gasolina. Los precios fluctúan todo el tiempo y el motivo principal es la oferta y la demanda del mismo. Además, existen otros factores que influyen en el precio del crudo; algunos de ellos son los conflictos bélicos, la especulación financiera y la subida o bajada de las divisas.

Quedarse sin gasolina en el coche

Cómo y por qué sube el precio de la gasolina

El precio de un litro de gasolina está fijado, en su mayoría, por un 60% por impuestos. El crudo solo representa el 40% del precio final de la gasolina; esto significa que, si el precio del petróleo sube, el precio de la gasolina también.

Si el precio del petróleo desciende, no necesariamente se verá reflejado en las gasolineras. Cuanto más baje el precio del crudo, más impuestos se pagan por litro de gasolina.

Además del IVA, la gasolina paga el Impuesto Especial de Hidrocarburos; este tributo tiene tres tramos por los que se puede diferenciar: estatal, autonómico y especial. La enorme imposición fiscal es la razón principal por la que el precio de los carburantes no baja junto con el del petróleo.

Hay que precisar que el tipo de cambio de divisas también tiene su influencia en la fijación del precio de la gasolina. El crudo se cotiza en dólares y al momento de su venta debe cambiarse a euros. Por ello, cuanto más se fortalezca la moneda europea, la diferencia del precio del petróleo y los carburantes será mayor.

Gasolina en España: una de las más caras

El Ministerio de energía de España ha publicado que España es el segundo país de la Unión Europea con la gasolina más cara; y esto sin incluir los impuestos que son adicionados al precio de la misma. A pesar de estos datos, que pueden ser alarmantes, los impuestos que se pagan por la gasolina no son los más caros.

Control Alcoholemia: gasolinera

España paga un 54.4% de tasas, frente al 63.5% de media que paga el resto de los países de la Unión Europea. Esto hace que los costes de transporte sean aún menores que los del resto. A pesar de las subidas del IVA y a los mayores impuestos, España cuenta con una menor presión fiscal que el resto de países europeos.

Las estaciones de servicio

Las estaciones de servicio o gasolineras ocupan un lugar importante. Es allí donde se realiza el intercambio comercial de la gasolina con el usuario. Cada gasolinera se lleva un margen de la gasolina por el servicio.

Analizando el precio de la gasolina, también se considera el importe que se lleva cada estación de servicio. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha señalado que España es uno de los países de la UE donde más se gana por litro de combustible. En varias ocasiones, la CNMC ha sancionado la exagerada elevación de márgenes de ciertas empresas.