¿Se puede prevenir la tasa de alcoholemia?

· 11 diciembre, 2017
La Organización Mundial de la Salud (OMS), señaló que el vínculo entre la embriaguez y la alcoholemia depende de cada persona.

El volumen de alcohol presente en la sangre se denomina alcoholemia. La tasa de alcoholemia, es la medición de gramos de alcohol por litro de sangre o en su defecto en el aire espirado.

Esta tasa nos ayuda a conocer la máxima concentración de alcohol en sangre permitida para conducir, lo que es muy importante para la prevención de accidentes de tráfico. Por esta razón, es fundamental conocer las medidas para no superar la tasa permitida y a la vez garantizar la seguridad al volante.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), señaló que el vínculo entre la embriaguez y la alcoholemia depende de cada persona. Se puede observar que un número de personas están ebrias con una tasa de alcoholemia inferior a 0,25 mg/l. En otras personas, se tenía 0,60 mg/l de tasa de alcoholemia y se encontraban en óptimas condiciones como para conducir el vehículo.

Hay muchas pruebas para cuantificar la tasa de alcoholemia, y las más utilizadas son las del aire espirado. El valor máximo obtenido en estas técnicas oscila en 0,50 mg/l en varios estados europeos, y en España ronda los 0,25 mg/l. Estos valores como puede observarse son distintos en dependiendo del país, a pesar de que la OMS fijó como límite 0,50 mg/l.

Cálculo de la tasa de alcoholemia

Para el cálculo de dicha tasa, se debe conocer primero los gramos de alcohol puro y el peso de la persona. De esta manera, podemos obtener posteriormente la gradación alcohólica.

Los gramos de alcohol puro se obtienen mediante la siguiente fórmula: gramos de alcohol puro ingerido = (graduación x cantidad ingerida x 0,80) / 100. Mientras que para la alcoholemia se utiliza la siguiente ecuación: grado de alcoholemia = gramos de alcohol puro ingerido x peso en kg x 0,7.

tasa de alcoholemia control seguridad
El método de aire soplado es el más común para medir la tasa de alcoholemia.

La medición de la tasa de alcoholemia está siendo reemplazada en algunos países como España y E.E.U.U. Esto se debe a las Unidades de Bebida Estándar, que equivalen a 10 gramos de alcohol (U.B.E). Una caña de cerveza o una copa de vino es 1 U.B.E, en cambio 2 U.B.E. puede ser una “pinta” de cerveza.

De acuerdo al peso y al país donde se calcule esta tasa, hay diferencias. Por ejemplo, dos vinos o dos cervezas pueden ser niveles superiores a los valores limítrofes. Esto último depende de la gradación alcohólica de cada bebida en cada país o región.

¿Cómo prevenir la tasa de alcoholemia?

Para prevenir la tasa de alcoholemia, se pueden emplear las siguientes medidas:

Administrativas:

  • Establecer valores topes permitidos de alcohol para los conductores.
  • Multas oportunas a quienes sobrepasen los valores máximos.
  • Realizar jornadas de medición de alcoholemia con mayor regularidad para los conductores.
  • La disuasión es quizás la más importante. Cada vez que estas normas se incumplan acarrearán sanciones. Estas sanciones pueden ir desde multas económicas, hasta la retirada de la licencia para conducir.

Promoción y educación:

Se trata de una medida fundamental que busca informar a la población para que tome un papel protagonista en la prevención de la tasa de alcoholemia. Con esta medida simultáneamente se educa y se forma en materia de seguridad vial.

Jurídicas:

Este tipo de respuestas van de la mano con las acciones preventivas administrativas (sanciones económicas y suspensión del carnet de conducir). Es una medida poco eficaz pero no menos importante. Su baja eficacia se relaciona con los lapsos de tiempo prolongados entre las infracciones y las sentencias.

Mejora del transporte público:

El aumento de las unidades de transporte público junto las mediciones de alcoholemia en población son fundamentales. Estas mediciones van más enfocadas a la población joven durante los fines de semana.

tasa de alcoholemia
Reducir los espacios de venta de bebidas alcoholicas cerca de las carreteras es una medida preventiva.

Colocación de dispositivos “pasivos” (interlock) en los vehículos:

Estos dispositivos se instalan en el interior de los vehículos y permiten medir los niveles de alcohol en el aire espirado. Si la alcoholemia obtenida sobrepasa los valores permitidos el vehículo se detendrá. Es decir, evita el absceso a conducir bajo los efectos del alcohol.

Disminuir la oferta de alcohol:

Esto se logra reduciendo la disponibilidad en establecimientos cercanos a las vías de comunicación. Es el caso de estaciones de servicio, gasolineras, etc. El control de la edad permitida para el consumo de alcohol es una medida importante.

Detectar, rehabilitar y reinsertar:

Los conductores bajo efectos del alcohol son en su mayoría jóvenes y adultos contemporáneos, por lo que esta premisa explica la especial relevancia de la implementación de estas medidas en franjas tempranas de edad. Siempre el objetivo de las sanciones debe ser la reinserción.