Toyota Verso, opción familiar a la japonesa

Si bien es cierto que sus propulsores se quedan un poco justos de potencia, también cabe señalar que probablemente es suficiente para los usuarios a los que va destinado; cuenta con la opción de 7 plazas por solo 700 euros

En 2017 el Toyota Verso recibió ligeros cambios estéticos para mantener su frescura, así como pequeños cambios en el interior, que se resumen en tapicerías nuevas, un pomo de nuevo formato y un mejorado sistema multimedia.

Lo que sí ha sido una verdadera novedad es el nuevo motor de 1,6 litros de cilindrada que entrega 112 CV de potencia. Se trata de un propulsor diésel de origen BMW, denominado por Toyota 115D; reemplaza al anterior motor 2,0 litros con 124 CV para mejorar el consumo y minimizar el nivel de vibraciones.

BMW utiliza este 1,6 litros en modelos como el Mini o el BMW Serie 1, pero no es lo mismo mover coches de ese tamaño que un monovolumen, con un peso de 1 520 kilogramos.

Toyota Verso: frontal
Frontal del Toyota Verso.

En marchas cortas se mueve con dignidad, pero en relaciones largas se deja ver la falta de fuerza, es excesivamente progresivo y no tiene una gran reserva de potencia para realizar un adelantamiento. Llaneando, se trata de un motor que gusta mucho por su refinamiento y por bajo nivel sonoro.

Diseño del Toyota Verso

El diseño exterior del monovolumen japonés cuenta ya con unos cuantos años de vida, y eso se nota si lo comparas con los Citroën C4 Picasso, Opel Zafira y compañía.

Aunque mantiene cierto frescor en sus líneas, peca de formas demasiado tradicionales y un poco vistas. Eso sí, la visión desde cualquier perspectiva es la de un auténtico monovolumen, con una altura generosa y una superficie acristalada muy buena.

Toyota Verso: trasera
Trasera del Toyota Verso.

La zaga es lo menos llamativo de este modelo, con unos pilotos un tanto antiguos y unos cromados más propios del mundo del tuning.

Habitabilidad

El nuevo Toyota Verso es un vehículo de 4,46 metros de longitud y está disponible con cinco y siete plazas, sin cambios de longitud entre ellas. Analicemos por partes su interior:

  • Plazas delanteras: el segmento de los monovolúmenes siempre ha destacado por ofrecer una sensación de espacio muy superior a las berlinas del segmento D. Esto ocurre por dos razones: porque la superficie acristalada es muy superior y porque el diseño de los salpicaderos suele ser muy moderno y atrevido, con los mandos situados de una manera más centrada.
Toyota Verso: interior
Interior del Toyota Verso.
  • Plazas traseras: esta es la zona donde un monovolumen saca pecho frente a las berlinas: ofrece tres butacas claramente diferenciadas. Esta configuración resulta más cómoda que las banquetas con solo dos plazas diseñadas como tal. Aquí el ocupante del centro no se sentirá un estorbo para los otros dos ocupantes y, aunque viajarán muy juntos, cada uno tiene su plaza.
  • Tercera fila: por 700€ más, este Toyota Verso nos ofrece la posibilidad de contar con siete plazas disponibles. En el caso de que nos decantemos por esa opción tendremos dos pequeños asientos, practicables preferiblemente por niños o personas de poca estatura, pero que te pueden sacar de algún que otro apuro.
  • Maletero: con 484 litros disponibles con la configuración de cinco plazas, se trata de un volumen en la media de sus competidores. Si escogemos la opción de siete plazas, tendremos 440 litros, ya que las butacas de la tercera fila ocupan espacio en el piso del maletero.

Con las siete plazas en uso apenas quedan 155 litros, un espacio muy poco aprovechable, pero esto les sucede a la gran mayoría de sus competidores.  Si quieres siete plazas y un gran maletero, la oferta se reduce al Ssangyong Rodius, pero nos vamos a un vehículo de 5,13 metros.

Toyota Verso: habitáculo
Habitáculo del Toyota Verso.

Motorizaciones

El Toyota Verso no dispone de una amplia oferta mecánica en comparación con modelos como el Volkswagen Touran o un Citroën C4 Picasso. Además, la marca japonesa no ha equipado este modelo con su brillante sistema híbrido, esta tarea es para el Prius+ o el Auris Touring Sports.

En gasolina, encontramos dos opciones. Por una parte, tenemos un veterano bloque de 1,6 litros de 132 CV de potencia. Este propulsor atmosférico se queda totalmente obsoleto si lo comparamos con los motores turboalimentados de la mayoría de sus rivales. Es perezoso (necesita 11,7 segundos para pasar de 0 a 100 km/h) y su consumo es elevado, aunque es agradable de conducir y apenas transmite vibraciones.

La segunda opción es un 1,8 litros con 147 CV, que necesita 11,1 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. Queda lejos de las expectativas de quien compra un vehículo con casi 150 CV. Esta variante solo se puede pedir con cambio automático y siete plazas; en el resto de la gama de motores podemos configurarlo con cinco y siete plazas, y cambio manual o automático.

En el diésel la oferta se reduce a un único propulsor, del que hemos hablado más arriba, de origen BMW y que otorga unas prestaciones algo justas para un vehículo que acostumbra a viajar cargado. No entendemos por qué la marca japonesa no ha dotado a este Toyota Verso del motor de 143 CV que posee el Avensis, una potencia que le sentaría como un guante.

Precios

El Toyota Verso parte de 21 700 € de la versión Business 5p con el motor gasolina de 132 CV y va hasta los 26 200 € del diésel con el acabado Advance y siete plazas. Las diferencias de precio son pequeñas entre unas versiones y otras, tan pequeñas como la oferta mecánica de la que dispone este modelo.

Este monovolumen no ha registrado un número de ventas muy bueno en lo que va de año, y es que para quitar clientes al segmento de los SUV debes ofrecer mucho más de lo que ofrece Toyota con el protagonista de hoy.

Categorías: Toyota Etiquetas:
Te puede gustar