SEAT Ibiza, motores

· 4 noviembre, 2018
Conoce la gama disponible para el SEAT Ibiza, ámplia y con unidades de potencia bien ajustadas a las necesidades del mercado

La gama mecánica que SEAT ofrece en su renovado Ibiza está muy bien escalonada y cuenta con la suficiente variedad como para contentar a casi todo el mundo. Decimos casi porque echamos en falta una variante con más caballos bajo el capó, tanto en diésel como en gasolina y, ya que nos ponemos a pedir, una variante híbrida o eléctrica no vendría nada mal.

Como no nos van a hacer caso, vamos a centrarnos en lo que sí nos ofrecen, que no es poco, ya que cuenta con varias incorporaciones que no traía el anterior modelo y que aportan un plus de modernidad al utilitario. Veamos qué nos ofrecen:

Gasolina:

  • 1.0 atmosférico: este humilde pero ecológico motor de 75 CV es un buen punto de partida para arrancar la gama mecánica del SEAT Ibiza. Las prestaciones, como puedes imaginar, son un tanto pobres, ya que pasa de 0 a 100 km/h en 14,7 segundos y alcanza los 167 km/h. Pero es una buena opción para personas que apenas salgan de ciudad y alrededores y quieran ahorrar al máximo.
  • 1.0 TSI: aunque compartan cilindrada, la realidad es que hay años luz entre los dos motores de un litro gracias al turbo. Está disponible con 95 y 115 CV y pasan de 0 a 100 km/h en 10,9 y 9,3 segundos, respectivamente. Es un motor perfecto para el Ibiza y solo consume 4,7 l/100 km. Ambas son todo un acierto, aunque te aconsejamos el de mayor potencia si sales mucho a carretera.
  • 1.5 TSI: es el último en incorporarse al Grupo Volkswagen y es un motor con un nivel de tecnología increíble. Desconecta dos de sus cuatro cilindros cuando no los necesita sin que te des ni cuenta y es un prodigio en cuanto a refinamiento.  Con él pasa de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos, un dato casi de GTI y con un consumo de 4,7 l/100 km, lo tiene todo.

Cualquiera de los motores con turbo son una magnífica elección. El agrado de conducción que transmiten, sobre todo el 1.5 TSI es adictivo, y animan a jugar con su magnífica caja de cambios. En el 1.0 TSI, apenas se nota que están empujando solo tres cilindros porque suena la mar de bien; solo al pasar de 4 500 rpm se empieza a notar ese traqueteo típico de los motores tricilíndricos.

Diésel:

  • 1.6 TDI: toda la tarea de equipar al SEAT Ibiza con motores de gasóleo recae sobre el archiconocido 1.6 del Grupo Volkswagen. Cuenta con tres niveles de potencia: 80, 95 y 115 CV, con prestaciones muy distintas, ya que pasan de 0 a 100 km/h en 13,3, 11,3 y 10 segundos, respectivamente.

El primero está destinado a flotas de alquiler o para un uso mayoritariamente urbano, el segundo y el tercero son una buena apuesta por prestaciones y consumo, pero si sueles llevar el coche cargado es más aconsejable el modelo de 115 CV.

El sonido y vibraciones que transmite este motor están muy aislados y apenas llegan al interior, salvo en los primeros minutos después de arrancar, cuando el motor aún está frío. La fiabilidad de este bloque está más que contrastada y es una buena alternativa si realizas muchos kilómetros al año, sino es más refinado aún el 1.0 TSI, y te ahorras los 2 300 euros de deferencia.

Gas natural:

  • 1.0 TGI: se trata de una versión que ofrece SEAT en su nuevo Ibiza y que puede funcionar indistintamente con gasolina y con gas, por lo que se podría llamar híbrido al contar con dos tipos combustible. Rinde 90 CV de potencia y su consumo es de 4,9 l/100 km, y viendo el precio al que está el gas es una buena opción para quien recorra muchos kilómetros al año.

Las prestaciones son correctas, necesita 11,8 segundos en pasar de 0 a 100 km/h pero en marcha no notarás la diferencia con el 1.0 TSI. Cuenta con dos depósitos, uno para el gas, situado bajo el suelo del maletero, y otro para la gasolina. El de gas entrega una autonomía de unos 400 kilómetros, mientras que el de gasolina llega a los 800.

Si, si sumas ambas cifras llegas a unos larguísimos 1 200 kilómetros sin repostar, lo que son muchos para un utilitario, incluso para una berlina. De primeras el motor funciona a gas, y solo cuando este se agote pasará a tirar del tanque de gasolina; toda una proeza conseguir un motor que funcione con ambos combustibles.

Los motores 1.0 TSI de 115 CV, 1.6 TDI de 95 CV y el 1.0 TGI están disponibles con el cambio automático DSG, una delicia entre los cambios de su clase, rápido, suave y ahorrador, merece la pena desembolsar los 1 500 euros a mayores que cuesta respecto al mismo motor con cambio manual.