McLaren Automotive, la visión más técnica del automovilismo

· 26 febrero, 2018
La firma inglesa de superdeportivos siempre ha optado por una vía basada en el desarrollo tecnológico para ofrecer las máximas prestaciones; todo es tangible para los de Woking, hasta el punto de que sus diseños están basados en los datos arrojados por el túnel de viento

La firma de McLaren es de sobra conocida por su participación y éxitos en el mundo de la competición durante décadas. En los años 90, en colaboración con BMW, desarrollaron el que fue su primer superdeportivo de calle, el McLaren F1, pero desde el 2010 se formó una marca como cualquier otra: McLaren Automotive.

Dentro del Grupo McLaren, la rama Automotive es la encargada de desarrollar deportivos de altas prestaciones para el público. Un Ferrari de origen británico. Podría pensarse que ya hay una firma –Aston Martin– en esta posición, pero los de Woking tienen un enfoque mucho más extremo.

Implantación en el mercado

Sobre la estrategia de un chasis y un motor, los de McLaren han pasado de tener un solo modelo en 2010 a más de media docena en pocos años. Todo comenzó con el espectacular MP4-12C, posteriormente renombrado como 12C a secas antes de ser renovado por el 650S, el mismo coche con un motor actualizado y un frontal nuevo.

McLaren MP4-12C
McLaren MP4-12C.

Partiendo de un propulsor V8 biturbo de 3,8 litros y una potencia de 616 CV nacía el primer deportivo de la nueva era de la firma británica. Todo el conjunto iba asentado sobre un chasis de fibra de carbono de última generación conocido como Monocage I. A partir de este conjunto de componentes McLaren daría vida a una gama muy completa.

Esta gama quedaría dividida en tres: los Sports Series, los Super Series y los Ultimate Series. La gama más accesible está compuesta por los McLaren 570S, 570GT y 540C. Por su parte, el lugar de los Super Series ha sido ocupado por el mencionado MP4-12, después el 650S, hasta que en 2017 ha llegado un nuevo modelo, el 720S.

En cuanto a los Ultimate Series, se tratan de vehículos especiales de producción limitada. Aquí entran los magníficos P1 y P1 GTR, los cuales han sido producidos en una tirada inferior a las 400 unidades. También se puede incluir el one-off  X-1 Concept, un derivado del 12C que se desarrolló expresamente para un adinerado cliente.

Pese a la calidad de todos los productos de McLaren Automotive, siempre se les ha achacado la falta de ‘alma’ de sus coches.

McLaren 570GT
McLaren 570GT.

Mientras que en un Ferrari se habla de pasión y experiencias por poner un ejemplo, los McLaren son todo cifras y datos técnicos, lo justo y necesario para un rendimiento excepcional. Esto se debe a que para los británicos la función va sobre la forma, por lo que todos sus diseños parten de los datos arrojados por el túnel de viento.

Para la firma británica la pasión es algo secundario. Para ser el mejor tienes que tener los mejores medios, y algo no tangible como la pasión no entra dentro de sus planes. Afortunadamente, su visión del mundo les ha llevado al éxito, y es que año a año sus ventas se multiplican logrando récords.

Etapa de consolidación

Tras la explosión en popularidad y ventas que ha sufrido la marca y que culminó con el impresionante McLaren 675LT, toca renovar la gama y consolidarse en el mercado. Para ello se han centrado en mejorar los ingredientes utilizados hasta entonces para crear el que es que es uno de los coches referencia actualmente: el McLaren 720S.

Se basa en de la segunda generación del chasis de fibra de carbono (Monocage II), con el que incorpora un bastidor mucho más ligero, resistente y con mayor espacio disponible para el habitáculo. Además, está preparado para acoplarse con sistemas de propulsión híbridos y/o eléctricos.

En cuanto al propulsor, el nuevo 720S estrena una nueva puesta a punto del propulsor V8 biturbo usado desde 2010. Aumenta su cilindrada hasta lo 4,0 litros y entrega una potencia –como delata el nombre del coche– de 720 CV.

McLaren Senna
McLaren Senna.

2017 ha supuesto el inicio de la segunda etapa de la nueva McLaren, y es que a este último modelo se le ha sumado el primer Ultimate Series de esta era. Se llama McLaren Senna, y es el deportivo más extremo creado hasta la fecha por la firma británica.

Con el McLaren Senna, la firma confirma que los Ultimate Series tendrán nombres en vez de números para sus nomenclaturas.

Este extremo deportivo hace uso intensivo de la fibra de carbono, material utilizado para la complicada carrocería repleta de apéndices aerodinámicos. Además, el motor V8 biturbo de 4,0 litros aumenta su potencia hasta los 800 CV; su producción se limitará a 500 unidades.

McLaren Automotive, la rama automovilística de la afamada firma británica, ha conseguido en el poco tiempo que lleva en el negocio el mérito suficiente como para ser una marca a tener en cuenta. Es solo el principio, pero que tiemblen Ferrari, Lamborghuini, Porsche y compañía.