Audi RS5

· 30 diciembre, 2017
El cupé de la marca de los cuatro anillos promete sensaciones fuertes con su potente propulsor biturbo; ello junto a un interior deportivo a la altura y su tracción Quattro para asegurar la tracción en todo momento

Llega la segunda generación del Audi RS5 en 2017 con su espíritu intacto desde que fuera creado en 2011. Se trata de una excelente opción si lo que se quiere es un gran turismo de altas prestaciones para ir a más de 200 km/h por las autobahn alemanas, y que al mismo tiempo sea práctico en el día a día.

Rival directo del BMW M3, Mercedes C63 AMG Coupé y Lexus RC F, el deportivo de Ingolstadt se posiciona como la opción más racional y práctica de todas. En este sentido, ofrece un maletero de grandes dimensiones y una tracción total permanente que tendrá todo bajo control cada vez que nos pongamos al volante.

Agresividad y discreción

Estéticamente el RS5 Coupé no rompe moldes. Los ingenieros de Audi Sport simplemente se han encargado de integrar las mejoras necesarias en la carrocería e interior de un A5 estándar. Los cambios se traducen en un frontal más imponente gracias a unas agresivas entradas de aire de grandes dimensiones para refrigerar el propulsar que monta, y que sí que son funcionales, de las que ya podían aprender otros como el Honda Civic Type R. La parrilla es de diseño exclusivo para esta versión.

La vista lateral del RS5 con las llantas de 20″ y el paso de ruedas ensanchado es, cuanto menos, imponente.

En cuanto a la vista lateral nos encontramos con llantas 20 pulgadas bajo a unos pasos de rueda ensanchados. También se disponen taloneras de nueva factura y un acabado negro brillante para las molduras que suelen ir cromadas.

En cuanto a la zaga, se nos presenta como un traje a medida compuesto por un casi imperceptible spoiler tipo lip en el portón, y un abultado paragolpes acompañado de un agresivo difusor con dos generosas salidas de escape. Curiosamente, el techo ahora está disponible en fibra de carbono, solución que también ofrece el M4 de BMW.

Habitáculo muy racing

Si nos adentramos en el habitáculo nos reciben unos enormes asientos tipo backet con regulación eléctrica y función de masaje, mientras que el salpicadero ahora cuenta con elementos disponibles en aluminio, negro brillante o fibra de carbono. Por su parte, el volante tiene su zona baja achatada.

Al igual que en los últimos lanzamientos de la marca bajo la batuta de la división deportiva Audi Sport (S y RS), el cuadro de instrumentos digital cuenta con características exclusivas enfocadas a mejorar la experiencia de conducción.

Tras su reciente presentación y durante un breve período de tiempo, el RS5 solo estará disponible en versión Coupé. Se prevé la llegada de la versión Cabriolet de aquí a 2020 como muy tarde, y asimismo se baraja la posibilidad de un novedoso RS5 Sportback, el cual de llegar a hacerse también realidad debería hacerlo en un plazo máximo de tres años.

El V8 deja paso a un V6 biturbo

En el apartado mecánico, el nuevo RS5 Coupé es el segundo modelo de la gama en hacer uso del nuevo V6 biturbo de 2,9 litros y 450 CV, así que comparte propulsor con el también recientemente lazado RS4 Avant. Sin embargo, las mediciones oficiales varían ligeramente al favor del Coupé por razones más que obvias; la estructura del vehículo es más propicia para un coche de altas prestaciones.

El empuje del propulsor biturbo del Audi RS5 tiene que ser controlado por la mítica tracción Quattro

Estas mediciones hablan de una aceleración tremenda, pues logra el 0-100 km/h en solo 2,9 segundos y una velocidad punta de 250 km/h limitada electrónicamente, ampliables hasta 280 km/h de manera opcional. Además, para mantener todo bajo control la tracción Quattro es la única opción, mientras que la transmisión corre a cargo de una Tiptronic de 8 velocidades.

Un precio quizás excesivo

El punto más negativo del nuevo deportivo de Audi es sin duda alguna su precio. Con una etiqueta que parte desde 99 390 euros, supone un incremento de casi 15 000 euros con respecto a la primera generación. Si bien el coche es una correcta evolución, supone un gran desembolso que bien podría dedicarse a un modelo más equilibrado.

Si lo que se busca es un coche que, a pesar de todo el rendimiento que nos proporciona el RS5, también muestre su cara amable para una conducción cómoda, quizás el RS4 Avant es una opción más recomendable. Este último es más práctico, lleva el mismo propulsor y hay una mínima diferencia en el precio.

Por otra parte, si el factor prestaciones es lo de menos y lo que se mira es el bolsillo, más recomendable todavía es el TT RS. Más compacto y más corto de ejes, cuenta con 400 CV y un menor peso, por lo que tiene un carácter incluso más deportivo (las sensaciones también cuentan), y encima cuesta 30 000 euros menos.

Datos del Audi RS5

  • 3 puertas
  • 4 plazas
  • Maletero: 465 litros
  • Motor V6 Biturbo de 450 CV de potencia y 600 Nm de par
  • Caja de cambios automática Tiptronic de 8 velocidades
  • Tracción total Quattro
  • Consumo y emisiones: Desde 8,7 l/100km y 197 g/km de CO2
  • Precio: Desde 99.360 €