Aston Martin Vantage 2018, belleza elevada al máximo exponente

Es muy diferente a sus modelos anteriores, pero sus líneas y tamaño le delatan como un auténtico Aston Martin.

No es fácil sustituir a un éxito de ventas y, normalmente, las marcas se arriesgan poco cuando algo ha funcionado. Este no es el caso del nuevo Aston Martin Vantage 2018, con el que la marca inglesa ha conseguido subir un escalón más en cuanto a belleza respecto al que ha sido uno de los coches más bonitos de la última década.

Vantage 2018

Nadie esperaba un cambio tan radical en el nuevo modelo viniendo de una marca, que al igual que otras muchas, da pinceladas a sus coches para mantenerlos actuales pero sin variar apenas la esencia del coche. Con el Vantage 2018 directamente han roto los planos que tenían sobre la mesa y han dejado volar su imaginación, deshaciéndose así de las cadenas de seguir con el lenguaje estético creado por Henrik Fisker para el DB9 que tantos éxitos les ha dado.

Imagen posterior del Nuevo Aston Martin Vantage 2018
La parte posterior del nuevo Vantage destaca por a unión entre sus faros. Aston Martin Vantage/Aston Martin (astonmartin.com).

Con un total de 25.000 unidades vendidas en sus 12 años de vida, el Vantage de 2005 supuso un revulsivo para la marca en todos los sentidos. La aceptación de la estética por parte del público fue espectacular, y de hecho, a día de hoy sigue teniendo una línea completamente moderna y actual. Son muchos los que lo catalogan como uno de los coches más bonitos de los últimos tiempos.

No obstante, la clientela Aston Martin pedía aire fresco en sus garajes, y vaya si lo van a tener, ya que este Vantage 2018 es un vehículo completamente nuevo, con una estética muy diferenciada de sus hermanos y una mecánica a la altura.

Revolución estética

Lo primero que llama la atención es su gran morro, el cual, podríamos identificarlo como Aston Martin aunque nos quitaran el emblema. Es muy diferente al de modelos anteriores, pero sus líneas y tamaño le delatan.

La línea lateral recuerda mucho a la del Jaguar F-Type, el otro guapo inglés. Desde esta vista se pueden apreciar mejor las proporciones del morro del coche, el cual, toma una marcada curvatura hasta acabar muy abajo, forma que mejora su aerodinámica. Incluso la entrada en el lateral de los pilotos traseros recuerdan a su compatriota.

La trasera es la parte más novedosa e impactante del rediseñado Vantage, con unos pilotos que se unen formando una curva en la parte central, un difusor con unas proporciones dignas de un coche de carreras y unas salidas de escape realzadas por las formas de los bajos del parachoques. Precioso.

Nuevo Aston Martin Vantage interior superdeportivo lujo
Interior del nuevo Vantage 2018. Aston Martin Vantage/Aston Martin (astonmartin.com).

El interior también tiene mucha personalidad, con una pantalla táctil de ocho pulgadas situada en la parte alta del salpicadero de origen Mercedes. La cantidad de botones es poco habitual en los coches actuales, algo que no nos disgusta para nada, ya que no se aglomeran todas las funciones en la pantalla táctil.

Deportivo de raza

Toda esta exquisitez estética debe ir de la mano de un gran corazón, y este no es otro que el 4.0 V8 biturbo de origen Mercedes con 510 CV de potencia. Esta mecánica hace al inglés un coche realmente rápido, pasa de 0 a 100 km/h en tan solo 3,6 segundos y alcanza los 314 km/h. Unas cifras a la altura de los mejores superdeportivos.

No solo de fuerza bruta puede presumir el Vantage 2018, sino que también cuenta con un reparto de pesos muy equilibrado entre los dos ejes. Esto se ha conseguido, entre otras cosas, gracias a la retrasada posición del motor, situado prácticamente detrás del salpicadero y colocado lo más cerca del suelo posible. Esto centra el peso del coche y baja su centro de gravedad.

El motor va asociado a un cambio automático de ocho velocidades de origen ZF, situado sobre el eje posterior. Se trata de un cambio de convertidor de par, pero que esto no te desanime, se comporta prácticamente igual de rápido que uno de doble embrague.

Aunque el anterior Vantage era un coche muy potente, dinámicamente no podía hacer frente a un Porsche 911. Para limar esas diferencias, en este nuevo modelo se ha cuidado mucho más el equilibrio general.

Con una estructura fabricada íntegramente en aluminio, el coche solo pesa 1535 kg. Con esto, junto con un nuevo diferencial autoblocante gestionado electrónicamente, no lo va a tener tan fácil el rival alemán.

A por todos

Para pagar los 180.000 € que valdrá en España, tiene que traer de la mano un buen puñado de argumentos a su favor, pero no te preocupes, trae un saco lleno. No solo tendrás un superdeportivo con todas las letras, sino que presumirás de un confort y un lujo interior superior al de sus rivales.

Es un precio alto para ser el de partida, pero el equipamiento de serie será inusualmente abundante para este tipo de coches. Y lo mejor de todo, dentro de diez años seguirá abriendo bocas al pasar.

Categorías: Aston MartinMarcas Etiquetas:
Te puede gustar