Renault Sport F1 Team

· 19 diciembre, 2017
Renault Sport F1 Team, mantiene vivo su legado histórico en la categoría reina del motor, pese a pasar por malos momentos

El equipo Renault Sport F1 Team, ha participado en la categoría reina del motor de forma intermitente, consiguiendo grandes logros. Su último retorno, se produjo en 2016, cuando volvió a la competición tras unos años actuando solo como suministrador de motores para otros equipos.

Un equipo con legado

Las primeras participaciones del equipo galo en la Fórmula 1 se remontan a la década de los años 70. En aquella época, corría en el equipo francés el piloto Jean-Pierre Jabouille, quién solo llegó a disputar 5 Grandes Premios en la temporada de 1977.

La llegada de Renault a la categoría supuso una revolución muy grande, ya que era el primer equipo en montar un motor turbo. Sin embargo, esto no le supondría ninguna ventaja frente al resto de monoplazas de la parrilla, cosechando pobres resultados y ganándose el apodo de ‘la tetera amarilla’.

Durante las temporadas 1978 y 1979, el equipo comenzaría a ser competitivo, cambiando su situación de equipo irrelevante, y obteniendo buenos resultados y sus primeros puntos en la Fórmula 1.

En 1981 entraría en el equipo Renault Alain Prost, como sustituto de Jean-Pierre Jabouille.

Alain Prost, expiloto del equipo Renault Sport F1 Team.

Prost contaría con Arnoux como compañero de equipo y, juntos en la temporada de 1982 conseguirían cuatro victorias para el equipo francés. Aún así, el equipo no conseguiría hacerse con el título.

Una ausencia notable

En 1984 el equipo como tal desapareció, y simplemente la marca francesa quedó como distribuidor oficial de motores para otros equipos de parrilla. Durante esta etapa, suministraron motores a campeones como: Mansell, Prost, Schumacher, Hill y Villeneuve. En 1997 Renault abandonaría completamente la Fórmula 1, dejando de suministrar motores.

La unión entre la Fórmula Uno y Renault no volvería a existir hasta la temporada 2002, donde reaparecieron no solo como distribuidores, sino también como equipo oficial, adquiriendo al antiguo equipo Benetton. Durante ese año, contarían con Jenson Button y Jarno Trulli como pilotos titulares.

En su retorno a la categoría reina consiguieron terminar el campeonato dentro del top 10.

En la cima del mundo

Jenson Button abandonó el equipo en la temporada 2003, dejando un asiento libre en el equipo francés. El puesto terminaría siendo ocupado por el asturiano Fernando Alonso. En esta época, Alonso comenzaba a despuntar, mostrando su talento y consiguiendo su primera pole y victoria. El logro tenia cierto valor, dado que con esos resultados, se convertía en el piloto más joven de la historia en conseguirlo.

Jarno Trulli empezó la temporada como compañero de equipo de Alonso, pero terminaría siendo sustituido por Jacques Villeneuve debido a su bajo rendimiento.

Las temporadas de los años 2005 y 2006, fueron la época dorada del equipo Renault Sport F1 Team, bajo la peculiar dirección de Flavio Briatore y Bob Bell. Durante esos años, los pilotos titulares del equipo serían Fernando Alonso y Giancarlo Fisichella.

El mítico Renault de Fernando Alonso, que le llevó a alzarse con su segundo título.

Durante ambos años, consiguieron tanto el mundial de pilotos como el de constructores. Alonso se enfrentó, nada más y nada menos, que a un siete veces campeón del mundo, al que consiguió ganar. Los números del R25 y R26 son impresionantes, durante estas dos temporadas consecutivas, consiguieron cerca de 200 puntos, gracias a los cuales se adjudicaron el título de constructores.

Un fin de ciclo demasiado brusco

Sin embargo, como el piloto español definió, todo lo que sube baja, y el final del éxito era algo de lo que Renault no iba a poder escapar. En 2007 llegaba el declive para el equipo francés, el cambio de proveedor de neumáticos de Michelin a Bridgestone, sumado a la marcha del dos veces campeón del mundo del equipo, Fernando Alonso, y de su principal patrocinador, Mild Seven, fue un duro golpe para la escudería.

Reencuentro con sabor nostálgico

En la temporada 2008, y tras el fracaso en el equipo McLaren -fruto de la mala gestión de sus pilotos por parte del equipo inglés- Alonso volvería a Renault. Sin embargo, el equipo que se encuentra el Asturiano está lejos de ser el Renault exitoso que había dejado tan solo un año atrás.

La temporada no comenzó de la mejor de las manera, ya que solo pudo optar a terminar en 10ª posición en la primera carrera y su compañero Nelsinho Piquet a la 21ª.

A medida que la temporada iba avanzando, el coche evolucionó, hasta el punto de terminar siendo el tercer mejor monoplaza de la competición. Fruto de ello, Renault parecía volver a la élite.

Sin embargo, esto no llegaría a ocurrir. En la temporada 2009, se produce un cambio en la normativa, al que el equipo no termina de adaptarse, manteniendo un coche poco competitivo y que vuelve a estar lejos de las primeras posiciones de parrilla.

Luces y sombras

En ese año, se produjo el llamado “Crashgate“. Nelson Piquet tras ser despedido, hizo unas acusaciones muy serias contra la escudería, acusándola de haber saboteado el GP de Singapur. Como consecuencia del escándalo, la atención se desvió más a los asuntos exteriores que a los deportivos. Fruto de la investigación posterior, Flavio Briatore y Pat Symonds tuvieron que abandonar la escudería, quedando el primero inhabilitado de por vida.

El Renault R28 será siempre recordado por el “Crashgate”.

A todo esto, se le suma el abandono de sus principales patrocinadores por el escándalo y una pobre 8ª posición en la clasificación del mundial para Fernando Alonso.

En el año 2010 las cosas parecían no haber mejorado mucho. Alonso abandonó el equipo por segunda vez, ahora rumbo a la todopoderosa Ferrari, y el 75% del equipo fue vendido a la empresa Genii Capital. Sumado a todo elloel monoplaza con el que contaban para esa temporada, no dejó de dar problemas de fiabilidad.

Robert Kubica y Vitaly Petrov serían los pilotos elegido para pilotar el R30. El comienzo no fue nada alentador para Renault Sport F1 Team, pero al igual que ocurrió en el año 2008, a medida que la temporada avanzaba el monoplaza era más fiable. Gracias a ello, Kubica pudo conseguir algunos podios y terminar así en quinta posición el mundial.

Una retirada temporal y un nuevo intento

En el año 2011, Renault creó Renault Sport F1, que suministraba motores y tecnología a la categoría. Se apoyó en Lotus para sacar adelante un equipo que lucia los míticos colores negro y dorado de los históricos Lotus. Para esta temporada, el equipo decidió mantener su alineación de pilotos, sin embargo, Kubica sufrió un accidente de rally en Andorra, tras el cual quedaría inhabilitado para correr en Fórmula 1.

Para ocupar el asiento del piloto polaco llegaría al equipo Nick Heidfield, el cual consiguió un tercer puesto. Este fue el único logro del equipo durante la temporada, firmando la peor participación del equipo francés en toda su historia.

Tras la fallido unión con Lotus, finalmente, Renault regresaría en la temporada 2016 como equipo propio, bajo la denominación de Renault Sport F1 Team.