¿Test de alcoholemia para los copilotos?

28 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el ingeniero mecánico David Sánchez Vicente
En los últimos tiempos hemos advertido como circulaba el rumor de que van a existir test de alcoholemia para los copilotos, veamos que hay de cierto

Desde mediados del pasado 2017 se han difundido mucho rumores en las redes acerca de una nueva medida de la Dirección General de Tráfico. La noticia habla de la posible implantación de un test de alcoholemia obligatorio para los copilotos.

Este tipo de controles son cada vez más rigurosos por parte de la DGT, y parece que ahora la normativa va a obligar también a los copilotos de los vehículos.

La DGT pretende extender al máximo la seguridad en las carreteras, a menudo con campañas sobre prevención de riesgos. Sin embargo, las medidas acompañadas de sanciones, como las que se producen con los famosos radares, nunca son bien acogidas por los conductores.

Estas últimas noticias sobre la obligación de hacer que el copiloto supere también el control de alcoholemia han causado bastante revuelo en las redes sociales.

La importancia de los test de alcoholemia

Desmentimos la información que dice que van a existir tes de alcoholemia para los copilotos.

Según las cifras oficiales de la Direción General de Tráfico, entre un 35 y un 50% de las víctimas de los accidentes en carretera están relacionadas con el consumo de alcohol u otras drogas.

En el año 2016, ese porcentaje fue concretamente del 40%. Por ello, la DGT establece medidas cada vez más estrictas en los controles para detectar este tipo de sustancias.

De ahí han nacido los controles de alcoholemia, destinados a medir y limitar la cantidad de alcohol en sangre. En el caso de España, el máximo permitido es de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre, o bien 0,25 miligramos por litros de aire expirado.

Este límite se incrementa en los conductores con menos de dos años de carné o en los profesionales, cuya tasa no puede superar los 0,3 gramos de alcohol por litro de sangre o los 0,15 miligramos por litros de aire expirado.

Sin embargo, la medida cambia según cada país. Por ello, existen países con una normativa más laxa, como Canadá, cuyo límite está en 0,8 gramos de alcohol por litro de sangre. Otros, como Suecia, son más estrictos, con un límite de 0,2 gramos por litro de sangre.

Los rumores sobre los controles en copilotos

La noticia surgida en Internet no parecía tener sentido a priori. Esto se debía a que el máximo responsable del vehículo y, por tanto, de la seguridad de los viajeros, es el conductor. Esta medida es una de las más claramente establecidas en las normativas de la DGT.

Sin embargo, a medida que los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia, los rumores comenzaron a tener cada vez más consistencia. El principal argumento era que la propia DGT había declarado la necesidad de que, a parte del piloto, en el vehículo fuese al menos otra persona en condiciones de tomar el volante.

Con esta idea, la noticia parecía cobrar más sentido, sobre todo al tener en cuenta las numerosas campañas de seguridad que al DGT promueve cada año. Sin embargo, fue la propia Guardia Civil la que, por medio de su cuenta oficial en Twitter, desmintió los rumores que circulaban por las redes.

Guardia Civil de Tráfico

 “NO ES CIERTO. Aunque circule por Internet, lo de que se va a empezar a hacer el control de alcoholemia al copiloto es un #Bulazo #NoDifundas

-Tuit de la Guardia Civil-

La normativa de alcoholemia no tendrá cambios

Ante la intervención de la Guardia Civil para cortar de raíz estas noticias, queda claro que la normativa de tráfico referente a las tasas de alcoholemia de los conductores no experimentará cambios a corto plazo. La única persona responsable de superar el control seguirá siendo el piloto, quien no podrá exceder el límite antes mencionado.

En cuanto a las sanciones que los conductores pueden sufrir en caso de superar las tasas permitidas, estas pueden comenzar por multas de 500 euros y la retirada de seis puntos del carné. En los casos más graves, la sanción puede suponer una pena de prisión desde seis meses hasta un año de cárcel.

Por ello, los límites de ingesta de alcohol son un tema bastante delicado, y es esencial que los conductores no dejen de lado su responsabilidad. Con estas medidas, y con el aumento de conciencia por parte de los pilotos, se pretende que las carreteras de España sean cada vez más seguras y que se reduzca el número de siniestros y de víctimas mortales.