Mercedes GLE 350 de 4MATIC y GLC 300 e 4MATIC, híbridos enchufables

Enrique Canivell · 11 septiembre, 2019
Los Mercedes GLE 350 de 4MATIC y GLC 300 e 4MATIC consiguen unas prestaciones nada desdeñables con gran eficiencia y una autonomía eléctrica sorprendente

Por lo dura que se ha puesto la lucha contra la contaminación en Europa, con el objetivo de una media de emisiones de CO2 de 95 gr / km por marca, los fabricantes lanzan versiones ecológicas dentro de sus gamas para cumplir. Y es así que la firma de la estrella presenta los Mercedes GLE 350 de 4MATIC y GLC 300 e 4MATIC, híbridos enchufables.

Estas variantes de sus todocaminos se suman a las recientes incorporaciones de la berlina Mercedes C 300 e, híbrido enchufable de altas prestaciones, así como del compacto y el monovolumen bajo el sello de EQ Power, la gama híbrida enchufable de Merecdes que llega a los Clase A y Clase B.

Todos estos coches se benefician de una etiqueta medioambiental de la DGT muy cotizado, si es que te mueves por grandes capitales como Madrid, como es la distintivo Zero. Esta permite el acceso a la almendra central sin ningún tipo de restricción, incluso durante episodios de alta contaminación.

Trasera de los Mercedes GLE 350 de 4MATIC y GLC 300 e 4MATIC
Trasera de los Mercedes GLE 350 de 4MATIC y GLC 300 e 4MATIC.

Recarga en ruta

Al contrario que los eléctricos, que necesitan parar en lugares muy específicos para recargar la batería por la ausencia del motor de combustión, estas variantes de los Mercedes GLC 2019 y Mercedes GLE 2019 pueden tirar del modo híbrido estándar para llegar a destino.

Pero como aquí de lo que se trata es de maximizar la eficiencia y el ahorro, dado el desembolso inicial que habría que hacer, mediante el navegador y su activación mediante el control por voz del sistema MBUX se podrán localizar las estaciones de carga que queden de camino.

En el GLE, cuya batería es de mayor capacidad, la recarga en la estación adecuada es de solo 20 minutos para pasar de un 10 % a un 80 % del nivel y de 30 minutos del 10 % al 100 %.

Con el cargador de 7,4 kW y un wallbox en el domiclio puede cargarse una batería por completo en una hora y media, pero el proceso se alargará hasta las cinco horas si optamos por conectar a los Mercedes GLE 350 de 4MATIC y GLC 300 e 4MATIC a un enchufe doméstico.

Propulsión de los Mercedes GLE 350 de 4MATIC y GLC 300 e 4MATIC

El Mercedes GLE de 350 de 4MATIC puede recorrer hasta 99 kilómetros en modo 100 % eléctrico según el ciclo de homologación WLTP. Y es que cabe destacar la gran capacidad de su batería de 31,2 kWh. Probablemente, aunque el trabajo no te quede muy cerca de casa, no tendrás que gastar nada –o apenas– combustible en el día a día.

El GLE puede alcanzar una velocidad punta de 160 km/h en modo eléctrico.

En cuanto a su sistema de doble propulsión, está compuesto por un 2.0 turbodiésel de 194 CV y 400 Nm y por un motor eléctrico de 134 CV y 440 Nm, mediante los que consigue una potencia conjunta de 320 CV y 700 Nm para acelerar de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos. 

Modos de conducción de los Mercedes GLE 350 de 4MATIC y GLC 300 e 4MATIC
Modos de conducción de los Mercedes GLE 350 de 4MATIC y GLC 300 e 4MATIC.

La tracción tanto en el GLE como en el GLC es a las cuatro ruedas.

Por su parte, el Mercedes GLC 300 e 4MATIC se tiene que conformar con hasta 43 kilómetros de autonomía eléctrica, y es que su batería –de 13,2 kWh– cuenta con menos de la mitad de capacidad que la de su hermano mayor.

El GLC puede superar los 130 km/h en modo eléctrico.

En cuanto a su motorización, cuenta con un 2.0 turbo de gasolina de 211 CV y 350 Nm y un propulsor eléctrico de 121 CV y 440 Nm, con los que también alcanza los 320 CV y 700 Nm y, gracias a su menor peso, llega a los 100 km/h desde parado en solo 5,7 segundos.

Nota: la marca aún no ha desvelado los precios de los Mercedes GLE 350 de 4MATIC y GLC 300 e 4MATIC, aunque seguro que se disparan…