Nissan Pao, el añorado y limitado utilitario de diseño retro

Juan · 1 junio, 2018
Este vehículo ya venía con un gran equipamiento de serie para aquellos tiempos, que incluía aire acondicionado, radio con casetes, dirección asistida y cinturones como pretensores

Presentado en 1987 a modo de prototipo en el Salón del Automóvil de Tokio, el Nissan Pao hizo las delicias de los asistentes como un pequeño utilitario retro y juvenil, de esos que con verlo saca sonrisas. Para las pocas pretensiones que tenía, era un coche muy avanzado para la época.

Surgió como uno más de una familia de modelos producidos en la factoría de Pike, en un proyecto grupal que englobaba un total de cuatro productos diferentes, todos ellos de aspecto retro. Muchos no sabían de la existencia del Nissan Pao hasta que este hizo acto de presencia en la saga Gran Turismo.

La producción del Nissan Pao se extendió desde 1989 hasta 1991, aunque el periodo de reservas fue de solo tres meses. En este tiempo se reservaron un total de 51 657 unidades, de las que unas pocas fueron a parar a Reino Unido, único país en el que estuvo disponible además de Japón.

Uno más de una extensa familia

Los conocidos como ‘coches Pike‘ eran una saga de vehículos que comenzaron a producirse en 1987 hasta 1991, y que abarcaron dos utilitarios, un pequeño descapotable y una furgoneta de reparto. El Be-1 comenzó todo, pero tras dos años fue sustituido por el Nissan Pao que hoy nos ataña.

Por medidas el Pao puede confundirse con un Kei Car, pero su motor con cilindrada superior a los 0,6 litros lo dejaban fueran de esta categoría.

Nissan Pao: trasera
Trasera del Nissan Pao.

Durante los tres años en los que el Pao estuvo disponible, también lo estuvo el Nissan S-Cargo, un pequeño furgón de reparto de cuestionable diseño. Para finalizar la saga, en 1991 se comercializó el Nissan Figaro, un pequeño descapotable con techo retráctil al más puro estilo Fiat 500.

Todos compartían su base mecánica con el Nissan Micra (March en Japón), lo que se traducía en un bloque de 1,0 litro y 51 CV de potencia. Se ofrecían dos tipos de cambio, un automático de tres velocidades o un manual de cinco.

El diseño del Nissan Pao

El elemento más destacado del Nissan Pao es incuestionablemente su diseño. Pese a ser un coche de finales de los 80, cualquiera lo confundiría con alguno de los utilitarios que se vendían dos décadas antes. Para muestra del éxito de su diseño, el único cambio con respecto al prototipo fueron las llantas de acero con tapacubo central.

Exteriormente, llaman la atención las bisagras a la vista, así como la ausencia de cualquier logo de Nissan. Se ofrecía con techo de lona de forma opcional, así como con barras en el techo. Su pequeño habitáculo disponía de más espacio del esperado, con un maletero decente y espacio para cinco ocupantes.

Has leído bien. Un espacio decente y cinco plazas en un coche 3 740 mm de largo y  batalla de 2 300 mm, con una banqueta trasera corrida. Sin distinción de plazas atrás, bien podrían viajar cuatro o cinco ocupantes en total, dependiendo de la envergadura de los dos pasajeros traseros.

Nissan Pao: interior
Interior del Nissan Pao.

Dejando de lado el espacio disponible, el Pao no andaba nada mal equipado para un coche de este tipo y la época. De serie, ya ofrecía aire acondicionado, radio compatible con casetes, así como dirección asistida y cinturones con pretensores.

Su escasez aumenta su valor

Su escasa producción de apenas 50 000 unidades ha motivado que a día de hoy sea un pequeño diamante en bruto, cuyo valor no deja de subir. A esto se suma un problema común para los coches japones: las importaciones a los Estados Unidos. El Nissan Pao no se libra de ellos, y es que las unidades más nuevas tienen ya 27 años.

Los precios por un Nissan Pao en perfecto estado rondan actualmente los 15 000 euros.

Con una normativa que prohíbe la importación de coches con menos de 25 años*, todo aquel coche que sobrepasa esta barrera se enfrenta a una escalada de precios influenciada por la demanda norteamericana. El Nissan Skyline es el mejor ejemplo, pero el protagonista de estas líneas comienza a sufrir el mismo problema.

*Es posible importar vehículos con menos de 25 años siempre y cuando se pasen las pruebas de choque reglamentarias de la NHTSA, un trámite muy costoso para la gran mayoría.