Opel Grandland X Hybrid4, potente, enchufable y 4×4

Enrique Canivell · 15 mayo, 2019
El Opel Grandland X Hybrid4 es un pack muy completo: un SUV amplio por dentro con tracción integral, consumos reducidos y más potencia de la que imaginas

Sin duda, el híbrido enchufable es a día de hoy el más razonable paso previo a la movilidad eléctrica por no depender exclusivamente de los escasos puntos de carga en España, y sí disponer de cierta autonomía eléctrica para ir al trabajo y un motor de gasolina para viajar.

Si lo combinamos con una carrocería de SUV compacto con tracción 4×4, tenemos un coche para todo, como es el Opel Grandland X Hybrid4, que destaca por la opción del capó y el techo acabados en negro en lo relativo a la estética.

El primer modelo híbrido enchufable de Opel no solo promete amplitud interior, cierta capacidad off-road y consumos bajos. Y es que gracias a su sistema de propulsión híbrido podrá obtener una de las etiquetas medioambientales de la DGT con las que se puede circular por el centro de las grandes capitales incluso durante episodios de alta contaminación.

Opel Grandland X Hybrid4: trasera
Trasera del Opel Grandland X Hybrid4.

Mecánica del Opel Grandland X Hybrid4

Con sus 50 kilómetros de autonomía eléctrica en ciclo de homologación WLTP, consigue el distintivo medioambiental Zero. Además, el Opel Grandland X Hybrid4 combina la potencia de un propulsor 1.6 turboalimentado de gasolina y 200 CV, junto a dos motores eléctricos que suman 109 CV, para ofrecer una potencia total de 300 CV.

El motor eléctrico delantero está acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades electrificada. El segundo motor eléctrico y el diferencial están integrados en el eje trasero para proporcionar tracción en todas las ruedas cuando sea necesario.

El motor de combustión es empleado a velocidades medias y altas, mientras que a velocidades más bajas se utiliza la parte eléctrica del sistema de propulsión.

Opel Grandland X Hybrid4: diagrama
Diagrama del Opel Grandland X Hybrid4.

Además, se dispondrá de cuatro modos de conducción: eléctrico, híbrido, 4×4 y deportivo, que permitirán a los conductores adaptar las características del automóvil a sus preferencias o a las condiciones específicas de conducción.

Cabe señalar que la elección del modo híbrido permite que varíe automáticamente su modo de propulsión más eficiente, con la posibilidad de cambiar al modo eléctrico para llegar al centro de la ciudad. Al seleccionar el modo 4×4, se activa el eje trasero electrificado para una máxima tracción en todo tipo de carreteras.

Para mejorar la eficiencia, el Opel Grandland X Hybrid4 cuenta con un sistema de frenado regenerativo para recuperar la energía producida durante las frenadas o la desaceleración. El conductor puede incluso cambiar a ‘demanda de regeneración’ para obtener la máxima recuperación de energía.

Opel Grandland X Hybrid4: interior
Interior del Opel Grandland X Hybrid4.

Conducción con un pedal: el par de arrastre del motor eléctrico es tan alto que no es necesario aplicar el pedal del freno para reducir la velocidad hasta detenerse por completo. 

Para aprovechar aún más la capacidad del sistema eléctrico de alto voltaje de 300 voltios, este SUV está equipado con un compresor de aire acondicionado eléctrico y calefacción eléctrica.

Recarga de las baterías

El enchufe para cargar la batería vendrá acompañado de un cargador de serie de 3.3 kW, con opción a uno de 6.6 kW y otro de 7,4 kW, con el que se hace una recarga completa en algo menos de dos horas. Para facilitar las cosas, estará dotado un planificador de viaje que propone las mejores rutas según la autonomía residual y la ubicación de las estaciones de carga más cercanas.

Nota: la marca no ha facilitado aún los precios del Opel Grandland X Hybrid4.