Kia Venga, el monovolumen callejero

· 27 septiembre, 2018
No es que no levante pasiones y sobre gustos no hay nada escrito, pero no es el típico coche que te haga girar la cabeza cuando lo ves por la calle ni presenta un diseño muy moderno

A la hora de elegir un coche te suelen rondar dos opciones: lo que deseas y lo que necesitas. Lo malo es que muchas veces no coinciden y se produce una lucha interna entre la razón y la pasión. Cuando gana el primero es cuando se te pasan por la cabeza modelos como este Kia Venga.

El segmento del monovolumen ha sido totalmente engullido por el de los SUV, pero entre los pocos supervivientes puedes encontrar cosas verdaderamente aconsejables como este coreano.

Diseño exterior del Kia Venga

Las formas son las comunes del típico vehículo creado por un diseñador al que le han obligado a maximizar el espacio interior con una longitud total contenida. De ahí, que apenas cuente con morro y que el techo llegue casi hasta la parte final del coche.

El frontal es la parte más atractiva del Kia Venga, con una parrilla similar a la de sus compañeros de marca y unos focos que se extienden hacia arriba hasta quedarse muy cerca de la luna delantera. El capó es muy corto y está muy inclinado y la superficie acristalada garantiza mucha luz en el interior.

Lateralmente luce la típica forma de ‘huevo’ de este tipo de coches, con una altura considerable y unas amplias puertas muy útiles para entrar y salir del coche, y más aun si lo haces con niños.

La parte trasera es sobria y sin alardes de diseño, pero aloja un enorme portón de maletero que agradecerás cuando tengas que introducir objetos grandes.

Diseño interior y habitabilidad

Estamos ante un coche de 4,07 metros de longitud, por lo que es prácticamente igual de largo que un Mazda 2, pero si entras en el interior de ambos te parecerá que el Kia es un coche mucho más grande.

Interior del Kia Venga.

Al salpicadero se le notan un poco los años, pero tiene un nivel tecnológico suficiente para no echar nada en falta. La calidad de materiales es correcta y aunque no cuenta con muchas superficies acolchadas, los ajustes son buenos y transmiten robustez.

Detrás es donde más se notan las pretensiones familiares del coche, con tres plazas bastante aprovechables y un espacio para las piernas propio de un coche de segmento superior. La amplitud de las puertas y la buena altura al techo hacen que meter y sacar a un niño de su silla sea una tarea menos pesada.

La banqueta es corrediza, por lo que puedes jugar con el espacio del maletero y el de las plazas traseras en función de las necesidades del momento. Además, moverla es sencillo y no requiere demasiado esfuerzo.

El maletero es el que se queda un poco por escaso frente a sus rivales. Con 314 litros se queda un poco lejos de rivales directos como el Honda Jazz, con 354 litros o el Hyundai ix20, con 440 litros.

Motores y dinámica

La oferta mecánica del Kia Venga está bastante bien pensada, con motores diésel y gasolina de entre 90 y 128 CV de potencia. Falta una variante híbrida o eléctrica para ser competitiva al 100%.

Diésel: está disponible con el 1.4 CRDi de 90 CV, el cual da unas prestaciones muy pobres y un consumo superior al de los diésel más potentes. Por encima, con el 1.6 CDTi hay dos potencias, una con 115 CV y otra con 128 CV. Ambas son muy aconsejables y dan al Venga el dinamismo que esperas.

Diseño del Kia Venga.

Gasolina: parte de un bloque de 1,4 litros CVVT de 90 CV, ideal por su reducido coste y por el agrado de uso en ciudad, aunque las prestaciones también son muy justas. Como tope de gama en gasolina dispone de un 1.6 CVVT de 124 CV, un motor también atmosférico con unas prestaciones correctas pero un consumo elevado.

Nos quedamos con cualquiera de los motores diésel de 1.6 litros o con el 1.4 gasolina si el uso va a ser mayoritariamente por ciudad por su bajo precio.

Dinámicamente ofrece lo que esperas de un coche de estas características: es muy cómodo, pero ni le menciones la palabra deportividad. Se mueve con agilidad por ciudad y alrededores, pero en tramos de montaña sufre un subviraje acusado por la blanda suspensión. Aun así, no supone ningún problema para un uso normal.

Precio y conclusión

Parte de 16 060 euros que cuesta el modelo gasolina de 90 CV con el acabado Basic, un precio que lo hace muy atractivo porque es muy parecido al de cualquier utilitario pero con un espacio interior perfecto para una pequeña familia.

Si la necesidad manda y tu presupuesto es ajustado, el Kia Venga es uno de esos coches de los que te enorgulleces todos los días: es cómodo, perfecto para ciudad, espacioso, barato… ¿Qué más se puede pedir? Bueno si, bonito, pero eso ya depende de ti.