Fiat Qubo, el gran desconocido

Alberto Fuentes · 21 abril, 2019
El Fiat Cubo se renueva para refrescar un poco su imagen, y es que desde que salió a la venta en el año 2008 su idea de pequeño monovolumen familiar no ha cuajado como se esperaba

No encontramos un motivo aparente para que el Fiat Qubo haya supuesto un fracaso tan enorme para la firma italiana. Lleva en el mercado desde el año 2008, por lo que no ha sido por falta de tiempo.

Se trata de una versión familiar del Fiat Fiorino, el modelo comercial más pequeño de la gama Fiat, y que tampoco ha conseguido el éxito esperado en nuestro país.

Los familiares pequeños están de moda, pero no hay ningún modelo de menos de cuatro metros capaz de hacer frente a este Fiat Qubo en cuanto a espacio interior y versatilidad.

Fiat Qubo 2017.
Fiat Qubo, medidas compactas.

Diseño exterior del Fiat Qubo

Asegurar el volumen de carga necesario para saciar las necesidades de una pequeña familia con solo 3,96 metros de longitud sería mucho decir, y eso es lo que se ha conseguido con este Fiat Cubo. Al menos en parte. La practicidad que proporcionan semejantes dimensiones hace que te enamores de ella a los pocos minutos de callejeo.

Mide 1,74 metros de altura, unos 10 centímetros menos de lo que miden otros monovolúmenes derivados de comerciales como la Citroën Berlingo o la Peugeot Rifter, lo que también merma la capacidad de carga del maletero.

El frontal no cambia demasiado con respecto al modelo anterior, con unas formas más limpias, liberadas de adornos innecesarios. El diseño de los focos y esa llamativa forma abultada del paragolpes no varían, por lo que no tenemos muchas esperanzas en la aceptación del vehículo con unos cambios tan escuetos.

Fiat Qubo 2017.
Fiat Qubo, parte trasera.

La parte trasera de esta minivan es elegante y diferente al resto, con una banda negra por encima de la matrícula que une los pilotos traseros. Las formas rectas no esconden la esencia de este vehículo y los pilotos son 100 % de furgoneta: cuadrados y verticales.

Diseño interior y habitabilidad

El diseño del salpicadero es muy Fiat, con muchas piezas redondeadas y originales que transmiten ese aire de desenfado que tanto gusta al público joven. Sin ser muy moderno, cumple con creces con lo que esperas de un vehículo semejante, sin pretensiones de diseño, pero muy práctico.

Aunque parezca mentira, las cinco plazas disponibles en este Fiat Qubo son amplias y cómodas para afrontar largos trayectos. No se puede decir lo mismo del tacto del interior, muy pobre en casi todos los sitios donde toques y con un nivel de acabado solo correcto.

Los asientos delanteros son reconfigurables en 16 posiciones distintas y el volante y la palanca de cambios están situados en una posición muy cómoda. La pantalla multifunción de cinco pulgadas está situada arriba para facilitar su lectura, aunque echamos en falta alguna pulgada más.

Fiat Qubo 2017.
Fiat Qubo, diseño interior.

Para acceder a las plazas traseras, el Fiat Qubo presume de dos puertas correderas extremadamente cómodas, sobre todo si tienes que meter y sacar a niños de sus sillas. Aunque no son de gran tamaño, el hueco de entrada y de salida que queda libre con este tipo de puertas es muy superior a la de un turismo convencional.

Hasta aquí todo pinta muy bien, pero de algún sitio se ha recortado para meter tanto en tan poco espacio, y el que peor parado ha salido es el maletero, con 330 litros de capacidad con las cinco plazas en funcionamiento. Aunque es muy aprovechable, se queda demasiado justo para una familia. Un Honda Jazz, por poner un ejemplo, mide 4,02 metros de longitud, tiene 354 litros de capacidad y cuenta con un chasis mucho mejor preparado.

Motores del Fiat Qubo

La gama de motores está muy bien pensada para el uso que se da a este tipo de vehículos, y todos y cada uno mueven con cierta dignidad al pequeño italiano.

En gasolina, el bloque elegido es un 1.4 atmosférico de 77 caballos con el que alcanza los 155 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 14,7 segundos, suficiente para callejear con soltura. No tan favorable es el consumo, con un ciclo mixto de 7,4 litros/100 km.

Con el mismo bloque de 1,4 litros, la marca ofrece una versión de gas natural denominada GNC, con la que baja considerablemente el gasto de combustible, pero con solo 70 caballos se queda excesivamente justo en prestaciones como para sacarlo cargado a carretera.

En diésel se puede escoger con dos niveles de potencia, ambas con el 1.3 Multijet, con 80 o 95 caballos. Cualquiera de las dos opciones es más que suficiente para adentrarte en autovías con una reserva de potencia suficiente, pero si vas a circular cargado de forma habitual, te recomendamos dar el paso a la opción más potente.

Precio del Fiat Qubo

Para el que busque un vehículo práctico y funcional, pero con unas medidas muy contenidas, este Fiat Qubo es una magnífica opción, y por unos ajustados 14 849 euros, sin incluir descuentos, puedes hacerte con la versión básica y el motor de 77 caballos de gasolina.

Es una opción muy tentadora, pero no lo ha pensado así el comprador de los últimos años. Hasta hoy, sus cifras de ventas están siendo todo un fracaso…