Renault Megane RS, apriétate el cinturón

Alberto Fuentes · 30 marzo, 2019
Cada día hay más compactos deportivos en el mercado y cada cual es más interesante y atractivo, pero si quieres una apuesta segura, este Renault Megane RS te sacará una sonrisa cada vez que despiertes su motor

El Renault Megane RS nunca ha sido un éxito de ventas. Eso hay que reconocerlo. Los Volkswagen Golf GTI, Honda Civic y compañía han sabido sacar más provecho con sus modelos, pero todos han temido enfrentarse al bólido francés en pista. Por algo será…

En el RS actual, la marca ha dejado de lado la famosa versión de tres puertas que siempre ha tenido el Megane. Los tiempos cambian y las versiones de tres puertas cada día tenían menos seguidores…

Diseño exterior del Renault Megane RS

A este Renault Megane RS no le hace falta una versión cupé para meter miedo. La puesta a punto estética que se ha llevado a cabo es de lo suficientemente convincente como para no dejar dudas de que se está delante de un grande.

Renault Megane RS, trasera.
Parte trasera del Renault Megane RS.

En la parte frontal, la zona de los antinieblas acapara toda la atención, con unas formas específicas que identifican la versión y un paragolpes con un diseño más deportivo que los del resto de la gama. A mayores, las letras RS lucen orgullosas justo debajo del símbolo de Renault, por si quedaba alguna duda.

Las llantas en color negro son ya una seña de identidad de los modelos deportivos de la marca, y combinan a la perfección con otros detalles en negro brillante de la carrocería, como los retrovisores o la calandra delantera. Entre la puerta delantera y el arco de la rueda delantera se ha añadido un detalle de ventilación que recuerda a los deportivos de antaño; son detalles que no se deberían perder.

La parte trasera no se queda atrás, con un enorme difusor que rodea la salida de escape central y, por si esto te pareciera poco, han añadido unas bocas en los laterales del paragolpes que recuerdan a algunas preparaciones de la anterior generación del Seat León.

Renault Megane RS, salida de ventilación.
Renault Megane RS, detalle lateral.

El conjunto reúne todo lo que necesita un compacto deportivo para llamar lo suficiente la atención, y se vuelve mucho más agresivo si lo eliges con un color amarillo con el que lo ha presentado la marca.

Diseño interior del Renault Megane RS

En el interior del Renault Megane RS también se han dado multitud de pinceladas para hacer más destacada aún esta versión deportiva, con detalles en color rojo en la palanca de cambios, freno de mano, en las costuras de los asientos y en el volante, con las letras RS en la parte baja.

El resto del salpicadero es idéntico al de las demás versiones, cuyo diseño sigue completamente al día en cuanto a modernidad. La pantalla multifunción colocada verticalmente es el centro de atención de todo el interior, aunque choca con las espartanas ruletas del climatizador que están justo debajo; se les debió acabar la imaginación… o el presupuesto.

Los asientos delanteros sujetan muy bien el cuerpo en tramos de curvas y no son incómodos para largos trayectos. En opción, se puede equipar al RS con unas butacas de tipo baquet de la marca Recaro que, además de aportar un plus de sujeción y ligereza, quedan la mar de bien en este deportivo francés.

Renault Megane RS, interior.
Diseño interior del Renault Megane RS.

Las plazas traseras y el maletero no varían respecto al resto de versiones, por lo que sigue en la media del segmento, con 384 litros de capacidad y un buen espacio para que dos adultos viajen con total comodidad; no así un tercero.

Motor y dinámica

Vamos a lo que interesa de este francés. Desde siempre, el Renault Megane RS ha sido un coche capaz de dejar en ridículo a la mayoría de sus rivales en pista, gracias al buen equilibrio y a la exquisita tecnología de la que disfruta.

Este modelo nos deja un buen sabor de boca en general, pero consideramos que tiene varias cosas en las que puede mejorar. Su motor no es una de ellas, con un bloque de 1,8 litros TCe colocado de forma transversal de nada menos que 280 CV de potencia. El par máximo también es digno de mención, con 390 Nm que entrega de forma muy constante desde 2400 rpm hasta las 4800 rpm.

Las prestaciones son correctas si tenemos en cuenta que supera la tonelada y media de peso: pasa de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos y alcanza 255 km/h, suficiente para pasar un buen rato en un circuito.

En opción se puede equipar al RS con el Chasis Cup, una opción que mejora claramente el paso por curva, a costa de perder confort general. Solo te lo recomendamos si eres un fanático de las tandas en circuito, pues de lo contrario empeorarás mucho la comodidad en el día a día. No es tan cómodo como un Hyundai i30 N, pero sí mucho más que un Civic Type R.

Donde sí es pionero el francés es la dirección a las cuatro ruedas, lo que le permite afinar el paso por curva y reducir el subviraje de forma notable. La estabilidad en curvas rápidas también es magnífica y resta mucho trabajo a los neumáticos.

Renault Megane RS 2018.
Renault Megane RS en circuito.

Por precio y características, el más parecido es el Peugeot 308 GTI, ya que los dos son muy prácticos para el día a día y muy eficaces a ritmo elevado, pero nuestro protagonista le da una paliza en cuanto a sensaciones al volante se refiere.

Es un coche con el que es muy sencillo circular a ritmos que dilapidarían los puntos de tu carnet. Transmite mucho aplomo y las inercias son mínimas gracias a la dirección en las cuatro ruedas. Desde bajas revoluciones entrega mucha fuerza y no es necesario practicar una conducción deportiva con la palanca de cambios para disfrutar de todo su potencial.

Como punto negativo, la dirección transmite mucho menos de los que debería, algo que hará descartar el modelo si eres de los que les gusta sentir todo lo que ocurre entre el asfalto y el neumático. El tacto de la palanca de cambios también es mejorable, pero menos preocupante que la dirección.

Por supuesto, un Golf GTI con 230 CV será incapaz de seguirte el ritmo en un tramo de montaña, pero no tiene la ventaja dinámica sobre sus rivales que la que gozaba el anterior modelo. Un Honda Civic Type R es un coche más puro y eficaz, al que es mucho más difícil encontrarle puntos débiles.

Precio del Renault Megane RS

El precio de partida del Renault Megane RS es de 35 070 euros. Solo el 308 GTI es más económico en este rango de potencia, el resto son claramente más costosos, a excepción del Hyundai i30 N, que se queda en unos cercanos 36 250 euros.

Para lo que ofrece, este RS es una compra demasiado tentadora y, aunque debería mejorar varias cosas, hace lo que le pides de forma sobresaliente. El mundo del motor está de enhorabuena, porque los compactos deportivos se están volviendo a poner de moda…