Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé, aún más potente

Alberto Fuentes · 9 marzo, 2020
El nuevo Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé será uno de los SUV coupé más imponentes del momento, y todo sin variar apenas su estética.

En unos pocos días saldrá a la venta uno de los modelos más espectaculares que se pueden comprar con la estrella en el frontal: el nuevo Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé, una de las mejores combinaciones entre SUV y deportivo del momento.

Respecto al modelo de 2015, el nuevo llega cargado de tecnología y, cómo no, con un plus de potencia, que lo sitúa entre los SUV más destacados a día de hoy. Sus rivales, como el Audi RS Q8 o el BMW X6 M Competition, se han adelantado a la renovación, lo que dejaba a la versión actual ligeramente rezagada.

Diseño exterior del Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé

Lo que menos impresiona de este Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé son los cambios estéticos respecto a la versión actual, ya que se han limitado a dar pequeñas pinceladas; como la enorme parrilla panamericana, las llantas de 22 pulgadas negras con las pinzas de freno en rojo, un clásico, o las ya cansinas tomas de aire en color negro brillante.

La primera medida que se toma a día de hoy –si se quiere– consiste en enfatizar la deportividad.

Trasera del Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé.
Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé, parte trasera.

Lo cierto es que le hace falta bien poco al GLE Coupé para abrir bocas a su paso, y hay que reconocer que es uno de los modelos más impresionantes que ha sacado Mercedes en los últimos años; prueba de ello son las buenas cifras de ventas… Tal ha sido el éxito de los enormes SUV con silueta Coupé, que están siendo imitados por modelos más pequeños de marcas generalistas, como es el caso del Renault Arkana.

Interior

Otro apartado en el que hay que quitarse el sombrero con Mercedes es en el referente a interiores, y más aún si estás ante uno de los grandes de la marca. Ni el Porsche Cayenne Coupé, ni los modelos de BMW y Audi se acercan al grado de exquisitez y diseño de este Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé.

El sistema multimedia MBUX de la pantalla central es el mismo que hay en otros Mercedes, pero luce elementos que sacan a la luz la deportividad de este AMG: como un modo llamado Supersport, que indica la temperatura del aceite del motor, la aceleración lateral y longitudinal, cronómetro para marcar los tiempos por vuelta, entre otras cosas.

Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé, interior.
Impresionante interior del Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé.

El volante también es específico. Tiene tres radios y está recubierto de napa, igual que los asientos deportivos. Como ocurre en otros modelos retocados por ellos, las siglas AMG se pueden ver en diferentes partes del coche, pero las que más destacan son las que están situadas en los respaldos de los asientos.

Por lo demás, no hacía falta modernizar nada del GLE, por lo que sigue contando con la pantalla infinita que integra cuadro de instrumentación y pantalla central del salpicadero, las cuatro salidas de ventilación en el centro y una sensación de anchura sobresaliente, con unos apoyabrazos que hacen que te sientas en una butaca de un cine.

Motor del Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé

El motor por el que va a optar el nuevo 63 S Coupé es el mismo que el del GLE 63 S, por lo que dice adiós al 5.5 litros V8 de 585 CV para dejar paso al nuevo V8 de 4.0 litros biturbo y 612 CV.

Con ello, no solo mejora en eficiencia, sino que también aumenta el par motor hasta los 850 Nm, una cifra más propia de superdeportivos. Para conseguir la ansiada etiqueta ECO, cuenta con un sistema de microhibridación de 48 V con un motor alternador eléctrico de 22 CV y 16 kW.

Lateral del Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé.
Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé, parte lateral.

Por su parte, las prestaciones no dejan indiferente a nadie, y es capaz de acelerar de o a 100 km/h en solo 3,8 segundos (nada mal para un vehículo de casi 2300 kilogramos) y alcanza los 280 km/h.

En cuanto a la suspensión, cuenta con una AMG RIDE Control con muelles neumáticos, con la que se puede mantener la altura del vehículo independientemente de la carga o amortiguadores de dureza variable (ADS+) con tres niveles, todo movido con el sistema eléctrico.

Finalmente, y para redondear un conjunto de primera, el Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé luce la nueva caja de cambios AMG SpeedShift TCT 9G de nueve velocidades, una de las más rápidas y efectivas del momento con el permiso de la PDK de Porsche.

Respecto al precio, la marca aún no ha dado los datos pertinentes, pero no distará mucho de los 150 000 euros del modelo actual. Una cifra escandalosa, pero que se encarga de justificar con cada kilómetro que recorres con él.