El Hyundai i10 2020 sorprende para bien en su tercera generación

Juan · 8 septiembre, 2019
El Hyundai i10 se renueva por completo para 2020; su tercera generación llega con un diseño muy atractivo, mucha más tecnología, seguridad y un mayor espacio interior

A pocos días del comienzo del Salón de Frankfurt Hyundai ha sorprendido desvelando el nuevo Hyundai i10 2020, su modelo más pequeño en carta. Ya son tres las generaciones desde que el i10 reemplazase al Atos en 2008. Esta nueva iteración llega con muchas novedades.

Además de su renovado y atractivo diseño, ha ganado en habitabilidad y calidad interior, al mismo tiempo que se enriquece con las últimas asistencias a la conducción y últimos gadgets de seguridad activa. Su comercialización comenzará a finales de 2019, aunque las entregas se retrasarán hasta comienzos del 2020.

Claves estéticas del Hyundai i10 2020

Asentado sobre una nueva plataforma modular, el Hyundai i10 2020 cambia notablemente en diseño y proporciones. Ahora es más largo, ancho y bajo, al igual que ha aumentado la distancia entre ejes con el fin de maximizar el espacio disponible en el interior.

Hyundai i10 2020: trasera.
Vista posterior del Hyundai i10 2020.

Integra a la perfección el nuevo lenguaje estético de la marca, con una parrilla más baja y ancha, que en este caso recoge los focos de luz diurna LED. Los marcados pasos de rueda y las dos nervaduras del capó le confieren una musculatura inusual en el segmento, donde se estila una línea completamente opuesta.

Las manetas cromadas y el emblema del modelo en el pilar C rematan la vista lateral.

Los pilotos traseros bien situados y un pequeño difusor simulado mejoran un conjunto muy vistoso, especialmente en la configuración de las imágenes, equipada con la carrocería bitono y llantas de 16 pulgadas. Hablando de personalización, dispone de 10 tonalidades para la carrocería y 2 para el techo para un total de 22 configuraciones.

Es de esperar que el Kia Picanto se beneficie de las ventajas de la nueva plataforma en su próxima generación, con un mayor aplomo en carretera gracias a sus cotas aumentadas.

Habitáculo del Hyundai i10 2020

Antes que nada, lanzo mi opinión personal: al ver como han resuelto el interior lo primero que pensé fue ¡Mercedes!. Y es que la nueva pantalla central de 8 pulgadas enmarcada en negro piano recuerda mucho al método de integración que usan los alemanes de un tiempo a esta parte. Pasada la sorpresa, el resto sigue dejando buenas sensaciones.

Hyundai i10 2020: interior.
Interior del Hyundai i10 2020.

El sistema de infoentretenimiento cuenta con navegación y lo último en conectividad.

Como sucede en utilitarios pequeños como el Fiat 500, se ha jugado con el contraste de colores para ganar empaque visual. Además, el coreano lo lleva un paso más allá y se desmarca con un patrón en relieve que se repite en salpicadero y puertas. Fresco, simple, práctico y llamativo a partes iguales.

Llama la atención el hecho de que pueda solicitarse con una segunda fila de dos o tres plazas. Es decir, el Hyundai i10 podrá ser un utilitario con cuatro amplias y cómodas plazas o el clásico 4+1 central auxiliar. Además, su mayor tamaño y la batalla alargada han permitido mejorar el espacio para las puertas y el maletero, de 252 litros.

Tremenda mejora en seguridad

Con unas pruebas de seguridad cada vez más exigentes y una tecnología que se abarata, el Hyundai i10 2020 es un claro ejemplo de cómo asistencias que hasta hace poco eran un lujo ahora pueden equiparse en segmentos más humildes. Gracias a este cambio de tendencia, el utilitario coreano goza de un gran elenco de ayudas electrónicas.

Hyundai i10 2020: frontal.
Frontal del Hyundai i10 2020.

Entre otras asistencias. la marca destaca la frenada frontal predictiva, el asistente de mantenimiento de carril, asistente de fatiga y limitador de velocidad inteligente. A esto se suman las ya conocidas, como la cámara de marcha atrás, el control de crucero y el reconocimiento de señales.

Gama mecánica del Hyundai i10 2020

La gama mecánica del nuevo Hyundai i10 está compuesta por dos motorizaciones. La más pequeña se basa en un motor 1.0 tricilíndrico, de 67 CV y 96 Nm.

Por otro lado, el más potente es un 1.2 de cuatro cilindros que ofrece 84 CV y 118 Nm de par. Ambos se asocian a cajas manuales de cinco relaciones, aunque opcionalmente puede equipar una transmisión automática del mismo número de relaciones.

Existe el paquete ECO, el cual equipa ruedas más pequeñas y llantas de 14 pulgadas de diseño aerodinámico para reducir el consumo.

Gracias al nuevo ciclo de homologación WLTP, las cifras de consumos y emisiones oficiales son más realistas. En este caso, la motorización más pequeña y cambio manual queda exenta del impuesto de matriculación, mientras que su equivalente automático y las dos versiones del motor 1.2 tendrán que pagar la mínima tasa impositiva.