Faraday Future FF91

Han surgido muchas dudas en torno a un coche que creado demasiadas expectativas a su alrededor y demasiado ruido, ¿acabará saliendo al mercado en algún momento el Faraday Future FF91?

Desde “el vehículo que rediseñará la rueda” a “el vehículo que terminará con Tesla” o “el verdadero antes y después de la industria automotriz”, todo lo que se ha dicho en los últimos dos años acerca del Faraday Future FF91 ha sido de lo más variado y supera con mucho el hype de Tesla.

Todo parece indicar que después de sortear un mar de incertidumbres, el modelo saldrá al mercado. Cualquiera que sea la resolución, la trama que se ha tejido en torno a su desarrollo es digna de una película.

Después de cuantiosas inversiones de por medio y un chorro indetenible de dinero proveniente de China, la empresa de bandera estadounidense fundada en 2014, se puso manos a la obra. Su misión: destronar a Telsa como líder del segmento de los coches eléctricos.

¿Muerto antes de nacer?

El FF91 se presentó durante el CES 2017 de Las Vegas.  Lo que se suponía debía ser una de las principales atracciones de la convención anual de nuevas tecnologías, terminó en un acto bochornoso.

Las innovaciones presentadas en el coche, que generaron expectativas y fueron muy atractivas sobre el papel, trajeron un cúmulo de fallos que dieron lugar a muchos chistes.

Al mismo tiempo, las cifras que orgullosos mostraban los responsables de la compañía sobre el rendimiento del auto, con rapidez fueron colocadas en tela de juicio. Y ello sin que nadie en Faraday Future pudiese hacer mucho por despejar las dudas.

Los inversionistas empezaron a desaparecer, mientras que figuras claves dentro de la compañía presentaron su renuncia. Cuando ya todo parecía perdido, Jia Yueting, magnate chino dueño de la compañía, aseguró que este impresionante coche saldría al mercado en la fecha prevista: finales de 2018.

Diseño del Faraday Future FF91.

Faraday Future FF91: por dentro y por fuera

Se trata de un SUV de lujo para cuatro tripulantes. Estéticamente, sus líneas dibujan las de un bólido de estilo futurista, con claras inclinaciones deportivas y teniendo a la velocidad como uno de sus máximos valores.

El interior está diseñado para brindar la máxima comodidad a todos sus ocupantes, tanto como si viajaran a bordo de la más pomposas de las limusinas. Como ejemplo: sus butacas fueron diseñadas a partir de los modelos que la NASA emplea en sus naves aeroespaciales.

Un coche inteligente

El Faraday Future FF91 no solo tiene como meta convertirse en la referencia de los coches eléctricos de gama alta. También se prepara para estar listo para el momento en que la conducción completamente autónoma sea finalmente aprobada.

Interior del Faraday Future FF91.

Sus tecnologías parten desde un sistema de reconocimiento facial, responsable de la apertura de las puertas, una vez el propietario es identificado. Pero además, está equipado con una inteligencia artificial que aprende constantemente y a gran velocidad.

Con todos estas innovaciones, cuando el conductor se sienta detrás del volante, ya todo está preparado según sus gustos. Desde la posición del asiento y del volante, pasando por el estilo de conducción, hasta la elección musical y la regulación térmica del habitáculo.

El Future FF91 no dispone de espejos retrovisores; en su lugar, cuenta con un batallón de cámaras, sensores y radares. Son equipos que están destinados para escanear constantemente el entorno por donde se desplaza el coche y que además son los encargados de suministrar información vital al operador.

Potencia y autonomía

Cuando el Faraday Future FF91 salga oficialmente a la venta, se convertirá inmediatamente en el coche enchufable más rápido de todos los tiempos. Pero no solo eso, sus valores también lo colocarán a la par del más rápido de los deportivos.

Dispone de una batería de 130kWh, con autonomía de 608 kilómetros, diseñada para impulsar un motor que ofrece más de 1 050 Caballos de Fuerza. Con la potencia necesaria para pasar de 0 a 100 Km/h en solo 2,39 segundos.

¿Un cuento chino?

Mientras la primera unidad del FF91 no circule  por las calles, este proyecto seguirá totalmente en el aire. Pero si cumple con la mayoría de sus promesas, tiene todo para convertirse en un hito de la historia.

No está claro cuánto llegará a costar una vez esté disponible. Para optar a alguna de las primeras 300 unidades, que llevarán el título de Alliance Edition, los interesados deben abonar 5 000 $ (unos 4 315 €).

Se da por descontado que el precio final superará los 154 500 € del Telsa Model S P100D, el más caro entre los eléctricos. Y hasta que definitivamente se pruebe lo contrario, el más rápido y el de mayor autonomía.

Te puede gustar