Coches de Miguel Arias Cañete: clásicos de ensueño

El garaje del político sorprende por las auténticas joyas de estilo clásico que alberga, toda una descripción de la pasión de Miguel Arias Cañete por el motor

El que fuera Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España también es conocido en el mundo del motor por sus hazañas llevadas a cabo en numerosas competiciones, como las 24 horas de Le Mans. Los coches de Miguel Arias Cañete son un resumen de su extensa trayectoria en el mundo del motor.

Nunca ha escondido su afición a los coches, con especial predilección por los de corte clásico. Desde su infancia vio en el automovilismo una afición que le llevaría a moverse entre las élites de las mejores competiciones a nivel mundial.

Inicios en el mundo de los clásicos: MGB 1800

Para saber vivir y disfrutar con un coche clásico debes tener muy claro que la relación siempre va a ser de amor-odio.

MGB 1800.

A las horas de entretenimiento al volante y sonrisas contemplando sus líneas, debes añadir las innumerables averías que sufrirás y que te harán visitar al mecánico más de lo deseado, pero las alegrías ganan por goleada a las penas.

Miguel Arias Cañete aprendió esta lección con su primera compra: un MGB 1800 que compró de segunda mano en 1970. Se trata de un bonito modelo, con un precio asequible en este segmento de automóviles. Además, destacaba por ofrecer unas notables prestaciones, una probada fiabilidad y mantenimiento poco costoso.

Este deportivo británico contaba con un motor de 1 798 centímetros cúbicos y desarrollaba una potencia de 96 CV a 5 500 rpm, una cifra de revoluciones muy elevada para la época. El máximo par motor lo conseguía a 3 000 rpm, con 15,5 m/kg.

Morgan 4/4

Se trata de un modelos que todo coleccionista de coches antiguos quiere tener en su garaje. El clásico entre los clásicos, cuenta con una de las estéticas más duraderas y reconocibles de este mundillo al que pocos pueden resistirse.

Morgan 4/4: trasera

Entre los coches de Miguel Arias Cañete se encontraba un ejemplar del Morgan 4/4, el cual ha confesado ser el coche de sus sueños. No es para menos si prestas atención a sus elegantes y atemporales líneas. Con si inconfundible capota de lona es capaz de teletransportarte al pasado con solo abrir la puerta.

El alargado y estrecho morro rodeado por los clásicos focos redondos situados en una posición muy alta son otros de los elementos perfectamente reconocibles del mítico modelo inglés.

Mini Cooper S

Todos los coches de Miguel Arias Cañete son modelos muy representativos de en el sector de los coches clásicos. Por ello, no podía faltar uno de los coches que más elogios lleva recibiendo desde su aparición, allá por el año 1959.

Mini Cooper S.

El Mini Cooper S que luce en el garaje del exministro data del año 1965. Se trata de un modelo muy representativo por sus triunfos en competiciones de rally: ganó el Rally de Montecarlo en 1964, con Paddy Hopkirk a sus mandos. Posteriormente volvería a conseguirlo en 1965 con Timo Mäkinen y en 1967 con Rauno Aaltonen.

Ganó el Rally Mil Lagos en 1965, 1966 y 1967. También consiguió el RAC en 1965 y el Acropolis en 1967, además del Rally de Polonia en 1965 y 1966. Son triunfos suficientes para quedar en las páginas principales de la historia del rally.

Todas estas victorias no hacían más que revalorizar los ejemplares de calle fabricados por esas fechas, como el de nuestro protagonista.

Alfa Romeo GTV

La marca italiana ha cosechado un sin fin de éxitos en competiciones de todo el mundo, algo que al Grupo Fiat no ha sabido agradecer. El GTV es otro de esos coches de Miguel Arias Cañete que tienen una larga historia que contar.

Alfa Romeo GTV.

Se trata de un precioso cupé deportivo diseñado por Bertone que a día de hoy sigue siendo uno de los modelos de Alfa Romeo más bonitos y deseados.

A pesar de contar con una aerodinámica especial mala (0,42 Cx) era capaz de ofrecer unas prestaciones de auténtico deportivo para tratarse de la época de los 70. La puesta a punto del chasis también animaba a elevar el ritmo en zonas de curvas.

El exministro disfruta de un modelo de 1972, con cuatro plazas y un interior con inserciones en madera que dan un toque de elegancia más al italiano. Una delicia de coche para pasar un buen rato en un tramo de montaña.

Te puede gustar