MINI, esencia BMW en un frasco más pequeño

· 1 enero, 2018
Si bien poco queda de aquel pequeño MINI de los 60 –tres veces campeón del Rally de Montecarlo– que solo medía 3,05 metros de largo, BMW ha sabido mantener la esencia de un utilitario deportivo con tacto tipo 'kart'

En 1959, la empresa British Motor Company trajo al mundo el que sería uno de los iconos más carismáticos de Gran Bretaña, el MINI. Se trataba de un vehículo del segmento A que asentó una nueva filosofía en la movilidad urbana de la época.

Este pequeño clásico, al igual que otros muchos, fueron creados a raíz de la Crisis de Suez, que trajo consigo la racionalización del combustible. Esto hizo que la venta de coches grandes y pesados con altos consumos se redujera para dejar paso a pequeños utilitarios, con motores menos gastones.

Fue tal su éxito, que el MINI siguió fabricándose hasta el año 2000; un total de cuatro décadas en las que llegó a ser todo un símbolo del país. Destacaba por sus reducidas dimensiones exteriores e interiores, y esa característica corre a su favor en la gran ciudad, donde se mueve por las calles como pez en el agua gracias a sus 3,05 metros de longitud y 1,38 metros de anchura, medidas impensables en coches de hoy día.

En la actualidad, el MINI original está aumentando su valor en el mercado de segunda mano. Una joya perfecta para la restauración que atrae miradas por donde pasa, aunque todavía se pueden encontrar unidades en muy buen estado que no requieren pasar por el taller para lucir sus líneas.

Aparte de una estética muy coqueta y elegante, el MINI ofrecía un placer de conducción que permitía sacarle jugo a su juguetón chasis y a sus modestos motores. Tanto es así que fue campeón del Rally de Montecarlo en las ediciones de 1964, 1965 y 1967, si bien fue descalificado –no sin polémica– por utilizar faros halógenos en 1966 pese a haber colocado tres pilotos en la primera línea.

La dirección era muy directa, con un volante increíblemente pequeño, y podías dirigir este juguete inglés como si de un kart se tratara: cosas de contar con una batalla –distancia entre ejes– cortísima, de solo 2 036 mm. 

Como cabría esperar cuando una marca predispuesta a la deportividad como BMW –que compra la marca MINI– esta diversión se intentó mantener en el modelo lanzado en 2001 y, aunque es un coche divertido de conducir, no llega al nivel de su predecesor.

Esto último es completamente normal, puesto que el antiguo bólido rondaba los 600 kilos de peso, era más corto de ejes y la menor rigidez estructural de sus chasis transmitía más sensación de velocidad al interior.

En definitiva, podría decirse que el actual MINI de BMW es una evolución lógica en cuanto a seguridad pasiva (en choques). Obviamente, por la inclusión de equipamiento tecnológico, también lo es en cuanto a los gadgets de seguridad activa.

Clásico renovado: MINI 2001

Producido por BMW, el nuevo MINI pasó a ser un vehículo del segmento B porque se incrementaron sus dimensiones. Sus líneas de carácter retro fueron creadas por el diseñador Frank Stephenson, inspirado en el MINI original. Su llegada fue todo un fenómeno en el mundo del automóvil y sus ventas se dispararon enseguida.

BMW MINI Cooper 2010
El BMW MINI Cooper 2010 representa la evolución lógica en cuanto a seguridad, por lo que BMW se vio obligado a incrementar las dimensiones del compacto británico.

Dadas las exigencias de seguridad actuales, fabricar un coche de solo tres metros con dos filas de asientos era inimaginable. Su longitud creció entonces hasta los 3,62 metros (actualmente es de 3,82), por lo que seguía y sigue siendo lo suficientemente pequeño para no perder todo su encanto. Sus competidores más directos son el Audi A1, el DS 3 o el Alfa Romeo Mito, si bien no tienen el alma del ‘británico.

Dinámicamente, BMW desarrolló un trabajo excepcional, con una puesta a punto del chasis muy deportiva, y un tacto de dirección y cambio que incita a una conducción alegre. Sus cualidades eran tan buenas que no tardaron en aparecer las versiones más racing del modelo, llamadas MINI Cooper John Works (JCW).

Se trata de modelos puramente prestacionales, que ofrecen unas cualidades dinámicas que te garantizan una mañana en un circuito la mar de divertida. Está claro que no es solo un coche para ir de compras a un centro comercial.

Ampliación de la familia

Las andanzas de MINI con BMW al frente no iban a acabar ahí, y pronto se incorporaron nuevas carrocerías al ya consolidado urbano. Para mejorar la versatilidad del modelo original de tres puertas, la marca incorporó una versión de cinco, con unas dimensiones ligeramente superiores que le hizo ganar nuevos adeptos. A pesar de ese incremento en la longitud, no perdió ni un ápice de estilo.

En el año 2010, y viendo las tendencias del mercado, lanzaron un nuevo modelo al mercado: el Mini Countryman. Se trata de un SUV urbano de 4,13 metros de longitud, el primer MINI que supera la barrera de los cuatro metros; sus líneas son como las de un MINI después de unos años de gimnasio, más grande y robusto.

Pero no te dejes engañar, y es que sus capacidades en campo son prácticamente iguales que las de cualquier turismo. Resulta que no dispone de ayudas para ello y su escasa altura libre al suelo limita mucho las salidas fuera del asfalto.

Mini Countryman 2010
El Mini Countryman que vio la luz en 2010 fue el primer modelo de la marca ‘británica’, ahora propiedad de BMW, en sobrepasar la barrera de los cuatro metros.

Con todo y con ello, la marca ofrece con este Countryman un producto redondo para una pequeña familia o para el tipo de cliente que busca un compacto, pero con un plus de clase y exclusividad. El precio es su gran problema, pues se acerca peligrosamente a la cantidad que BMW pide por todo un Serie 3, y recordemos que comparten sala de exposición en el concesionario.

Vistas de futuro

En muy poco tiempo, MINI ha conseguido hacerse un hueco en el mercado mundial, con unas magníficas cifras de ventas. Todos sus modelos lucen una estética diferente y atractiva ,y conjugan a la perfección la filosofía urbana con las cualidades dinámicas.

No cabe duda de que todo es más sencillo si tu apellido es BMW, con la seguridad que aporta al cliente estar bajo el amparo de una marca premium, aunque sus precios también vayan de la mano. De momento no hay noticias de una ampliación de gama, pero desde luego que no le hace falta para seguir viendo nuestras calles llenas de sus embaucadores modelos.

https://buscouncoche.es/marcas/bmw/