La potencia comercial del coche… ¿es real?

Francisco María García · 14 julio, 2019
Cuando estamos comparando un coche para su adquisición, hablamos de potencia, pero es que hay diferentes formas de medirla... ¿Qué debemos tener en cuenta?

La potencia de un coche se refiere al esfuerzo de tracción que necesita para desplazarse. Al promocionar un nuevo automóvil, las grandes compañías mencionan la cantidad de potencia como una de las cualidades clave de un automóvil, pero ¿qué significa y cómo comprobar si esos datos son reales?

Desde los inicios de la mecánica por combustión, aumentar la potencia ha sido un objetivo en todos los expertos. Sin embargo, las cifras que tanto apasionan a los amantes del motor dependen de muchas variables y medirlas con exactitud suele ser tarea vana. Lo importante es que los automóviles se aproximen a un valor estimativo.

¿Cómo se mide la potencia de un coche?

Se hablaba de variables: hay varias cuestiones que se consideran para medir el rendimiento de un automóvil. No tendrá la misma potencia un coche a 10 °C de temperatura exterior, que otro de la misma marca, año y materiales que circula a 40 °C.

La misma situación anterior se da analizando el factor de la altitud en la que se produce el desplazamiento; los motores generan más potencia estando más cercanos al nivel del mar.

Es decir, que a lo largo de un mismo viaje, el automóvil presentará distintas respuestas al medio. Cada camino o terreno diferente genera exigencias diferentes al motor; esto se traduce también en las funciones de climatización y electroventilación, entre otros.

En cualquier caso, existen maneras diferentes de expresar valores aproximados en cuanto a potencia de un coche. Esta se puede medir mediante el ‘par motor’, lo que equivale a la relación de dos factores: fuerza de giro del eje del motor y cantidad de vueltas del mismo.

Cuentarevoluciones.

La fuerza de giro es una medida denominada Newton / metro (Nm). El ‘régimen de giro’ se refiere a la cantidad de vueltas; además, se mide por unidades de tiempo, más concretamente en revoluciones por minuto’(rpm). Multiplicando ambas cantidades se obtiene la potencia del motor.

La medición de la potencia tiene tres variantes: caballo de fuerza / potencia (HP), caballos de vapor (CV) y kilovatios (kW); estos datos no tienen por qué ser iguales, y en la práctica no lo son.

¿Qué son los ‘caballos de fuerza’, los kilovatios y los caballos de vapor?

Puede pasar que las tres medidas se confundan por los usos de distintas marcas, países o los propios medios de comunicación. Esto indica que no hay una única manera de medir la potencia de un coche.

Se considera que los kilovatios (kW) dan con mayor exactitud la medida de la potencia de un motor. Esto desde el punto de vista legal y técnico, y debido a que esta medida se cuenta dentro del Sistema Internacional de Unidades (SI), al igual que el kilogramo, el segundo o el metro.

Mediante este tipo de análisis, lo que se mide aquí es el trabajo de combustión interna del motor o, en términos técnicos, la transferencia de energía en el tiempo.

Por otra parte, la medida caballo de potencia o horsepower (HP) fue aplicada por primera vez en 1782 para verificar la potencia de las locomotoras de vapor y su antecesor, el equino.

Aprovechar al máximo la potencia del motor de tu coche.

La fórmula que vemos supone que 1 HP equivaldría a un caballo levantando 33 000 libras de masa la distancia de un pie del suelo durante un minuto. Esto equivale a 75 kilos de masa, un metro en un segundo.

En cuanto al caballo de vapor (CV), los objetivos por los que emerge esta fórmula son similares a los HP. La diferencia con este último es que se basan en el sistema métrico decimal francés.

Criterios y cifras relativas

Si bien ambas mediciones se asemejan en los resultados, la cifra puede oscilar hasta un 1,5 % entre el sistema HP y el CV. Realmente, esto no es ninguna sorpresa para los fabricantes de coches, que son perfectamente conscientes de la sutileza de las cifras.

Analizando ejemplos en diferentes partes del mundo, así como en España la potencia se puede medir en kW o CV, en otras regiones o países pueden aparecer una u otra alternativa.

Para finalizar, cabe destacar el reciente intento por unificar criterios, al menos en algunos países de Europa, para medir la potencia en PS (caballos de potencia en alemán). La idea llega para mediar entre los CV y los HP empleando ciertos ajustes métricos.

Si se desea responder sobre el aspecto real de la potencia comercial del coche, se puede decir que, aunque las diferencias sean ínfimas, en última instancia siempre la comparación es relativa.