SEAT León, el espejo en el que se miran sus rivales

· 19 octubre, 2018
Pocos vehículos pueden presumir de superar con nota lo que se espera de ellos una vez que salen por fin al mercado, y el SEAT León parece no tener freno

El compacto español por excelencia sigue reinando en su categoría gracias a la mezcla perfecta entre deportividad y polivalencia. El SEAT León reúne todo lo que exiges a un buen coche para tu día a día pero, además, te hace disfrutar al máximo en tramo de curvas, algo que solo SEAT sabe plasmar en sus coches.

La puesta a punto de su chasis y un interior con una calidad y ergonomía intachables son su carta de presentación. Además puedes equipar al León con lo último en tecnología para que disfrutes al volante tanto en un día de diario como en un puerto de montaña.

Diseño exterior del SEAT León

La estética es algo importantísimo en este segmento, ya que tiene un enorme público joven y muy exigente con este apartado. Las líneas generales del coche no defraudan, con ese aire agresivo que envuelve a todos los modelos de la marca pero con un hándicap que persigue a este modelo: hay demasiada diferencia entre los modelos básicos y los altos de gama.

Coches con mejor equipamiento y mejor nivel de calidad precio del 2017
El SEAT León es uno de los superventas precisamente por su nivel de calidad precio.

Me explico, el SEAT León FR es sencillamente impresionante, pero el modelo con el acabado básico deja bastante que desear. En todos los modelos de coche pasa algo parecido, pero en el León se ve más acentuado.  El frontal es muy SEAT, con unos faros que recuerdan al Ateca, al Arona y bueno, a todos los modelos de la marca.

La parte trasera es la que guarda la mayor parte de la personalidad del coche, con unos pilotos horizontales que dan al SEAT León un aspecto de ‘coche ancho’ muy deportivo.

Está disponible con tres puertas, denominado SC, y en versión familiar con una estética muy acertada, así lo dicen las buenas ventas obtenidas de esta versión en nuestro país, algo que hasta hace poco era impensable.

Diseño interior y habitabilidad

El espíritu Volkswagen se ha adueñado del interior de esta generación del SEAT León. Las líneas sencillas y ergonómicas dominan el salpicadero y, aunque hay que decir que todo está en su sitio, le falta un poco de personalidad y atrevimiento.

El salpicadero cuenta con una pantalla táctil en la parte superior muy bien situada, con un tamaño que puede variar entre cinco y ocho pulgadas, según el acabado que escojas. Lo cierto es que la primera impresión cambia bastante si optamos por la de ocho pulgas en vez de la de cinco, rellena mejor el huevo destinado a la pantalla y da un look más premium al coche.

La calidad de materiales es muy buena, toques donde toques, este SEAT León transmite solidez y buen tacto. La habitabilidad también es buena, concretamente la misma que la del Volkswagen Golf, con el que comparte plataforma e infinidad de elementos.

En las plazas delanteras, el espacio disponible es suficiente para que personas de cualquier estatura se sientan cómodas desde el primer momento, con unos reglajes muy amplios y un volante ajustable en altura y profundidad. Las plazas traseras, como es normal en este segmento, es mucho mas aconsejable para dos personas que para tres.

El maletero, con 380 litros de capacidad, está en la media del segmento, y goza de unos remates muy conseguidos. Las formas regulares y los sistemas de ayuda a la carga hacen que sea un espacio muy aprovechable, donde puedes meter las maletas de cuatro personas sin problemas.

Motores y dinámica

Las posibilidades con este modelo son infinitas, ya que pocos rivales cuentan con tal cantidad de motores y acabados disponibles. Con un total de siete acabados y once motorizaciones disponibles, pocos compradores no encontrarán lo que buscan dentro de la gama del español.

Para empezar, el SEAT León cuenta con un motor que funciona con gas natural comprimido y con gasolina, por lo que se convierte en un híbrido en toda regla. Después tenemos seis que funcionan con gasolina y cuatro con diésel:

  • Gas natural comprimido (GNC): parte de un 1.4 TGI que entrega 110 CV de potencia, un modelo perfecto para quien busque el máximo ahorro en su día a día y que no quiera renunciar al amplio suministro de gasolina en nuestro país, ya que funciona con ambos combustibles.
  • Gasolina: el motor de acceso es un 1.2 TSI de 110 CV, suficiente para mover con cierta soltura los 1 138 kilogramos de este modelo y con el que consigue unas prestaciones dignas: pasa de 0 a 100 km/h en solo 9,9 segundos, un magnífico dato para su potencia. Por encima tenemos el 1.4 TSI con 125 o 150 CV, el más equilibrado para el coche. Y no pueden faltar los potentes 1.8 TSI de 180 CV y los deportivos 2.0 TSI de 300 y 310 CV.
  • Diésel: parte de unos humildes 90 CV sacados del veterano 1.6 TDI de Volkswagen. Con ese mismo bloque también está disponible con 115 CV, una opción más sensata. Con el 2.0 TDI ofrece 150 o 184 CV, que dan al León la deportividad que merece.

Dinámicamente no se le puede reprochar nada, su ligereza y la fantástica plataforma MQB le dan la rigidez y rapidez de reacciones que esperas de él. Cambia de apoyo muy rápido y su precisa dirección ayuda a enlazar una curva tras otra con total precisión.

Si optas por el cambio DSG, uno de los mejores cambios automáticos del momento, no te arrepentirás, ya que es rapidísimo y apenas notas la entrada de la nueva marcha, una delicia. La suspensión independiente en ambos ejes ayuda a mantener el coche pegado al suelo en todo momento y transmite una combinación entre confort y dureza perfecta.

Precio y conclusión

Parte de los 16 430 euros que pide la marca con descuentos incluidos, hasta los estratosféricos 46 375 euros que cuesta el Cupra R automático de 300 CV. Son precios muy competitivos para lo que ofrece el coche y, con semejante abanico de posibilidades, encontrar el tuyo debe ser coser y cantar.

Encontrarás modelos que le ganen en ciertos apartados, pero pocos sacarán tan buena nota en tantos campos. Es un apuesta segura, por eso es el líder de ventas de nuestro país.