Volkswagen Multivan, el mito se renueva

· 28 junio, 2018
El aventurero vehículo del gigante alemán destaca por su gran habitabilidad y calidad de rodadura, así como por un comportamiento en carretera que transmite aplomo y seguridad

El famoso vehículo de Volkswagen ya va por su sexta generación (T6) y ya nada tiene que ver con esa primera Volkswagen Multivan (T1) que salió a la venta en los años 50 y que se ha ganado los corazones de los amantes de la aventura.

Esta pronta renovación tiene que ver con la multitud de rivales que le están saliendo en los últimos años, entre los que se encuentra el Toyota Proace, Citroën Jumpy Spacetourer o la ya consolidada Mercedes Clase V. Poco a poco, este tipo de vehículos han sustituido a las grandes berlinas de representación por sus interiores lujosos y el confort de marcha que pueden aportar.

Diseño exterior del Volkswagen Multivan

Aun siendo totalmente diferente, algo queda en las líneas del nuevo Multivan que recuerda a sus antepasados. Quizás sus formas sencillas y sin el más mínimo aire deportivo, con el que sí cuenta el Clase V. El caso es que conserva la sobriedad de la marca la mires por donde la mires.

El frontal es muy similar a otros modelos de la firma, aunque sobredimensionado por las medidas del vehículo. El parabrisas rompe con la tendencia actual de inclinación y luce muy vertical, lo que mejora el aprovechamiento del espacio.

Volkswagen Multivan: lateral
Lateral del Volkswagen Multivan.

Lateralmente parece una caja de zapatos, con formas muy cuadradas y sencillas y una enorme superficie acristalada. También llama la atención su elevada altura, que con 1,97 metros es nueve centímetros más alta que la Mercedes, algo que se agradece mucho en el interior.

La parte trasera esconde un enorme portón de maletero y unos pequeños pero elegantes pilotos situados muy abajo, lo que recuerda un poco a su hermana pequeña Caddy. Esta parte es la que más se parece a lo modelos anteriores, con cierto aire retro y desenfadado.

Diseño interior y habitabilidad

La cantidad de versiones y configuraciones disponibles es abrumadora y puedes ajustarla casi al detalle a tus necesidades.

Volkswagen Multivan: interior
Interior del Volkswagen Multivan.

El salpicadero rebosa calidad de acabados y elegancia; parece mentira que estemos en un vehículo de estas características, pues no tiene nada que envidiar a una buena berlina y la posición de conducción es óptima.

Se puede configurar con dos, cinco o nueve plazas, esta última en tres o cuatro filas de asientos, y está disponible con cuatro acabados diferentes: The Original, Outdoor, Premium y Highline. Entre ellos varía la dotación de elementos de serie, así como el aspecto y la calidad de los materiales del salpicadero.

En el caso de optar por equiparla con plazas traseras disfrutarás de unas butacas independientes muy cómodas y ajustables, en las que también hay salidas de ventilación direccionales. La tercera fila, también opcional, cuenta con las mismas comodidades que la segunda.

Opcionalmente, podemos equipar a la Volkswagen Multivan con unas raíles que recorren el interior del habitáculo. En ellos van sujetos los asientos y podemos instalar hasta una mesa para formar una auténtica oficina de trabajo o sala de reunión enfrentando los asientos.

El maletero varia en función de la configuración y la posición de los asientos, con infinidad de cifras posibles, pero no será un problema, salvo que optemos por la cuarta fila de asientos.

Volkswagen Multivan: puerta corrediza
Puerta corrediza del Volkswagen Multivan.

Dinámica y motores

Si en algo ha mejorado esta última versión de la Volkswagen Multivan es en el confort y la seguridad a bordo. Las suspensiones han sido revisadas y ahora sujetan mejor la carrocería, a pesar de sus 1,97 metros de altura y 1,90 de anchura.

En autopista se comporta como una buena berlina, transmite aplomo, estabilidad y, por qué no, agilidad. Para el tamaño del vehículo se mueve de maravilla, tanto en vías rápidas como en ciudad.

En carreteras lentas se muestra un poco más lenta de reacciones, algo normal cuando pesas entre 2 062 y 2 404 kilogramos, pero se puede mantener un ritmo relativamente elevado sin poner en apuros la seguridad.

Solo está disponible con motores diésel, y todos con el bloque 2.0 TDI, con potencias de 102, 150 o 204 CV. La primera es solo aconsejable si no vamos a cargar en exceso la furgoneta, y cualquiera de la otras dos es totalmente solvente en cualquier circunstancia.

Precio y conclusión

Parte de 37 010 euros que vale con el motor de 102 CV y el acabado básico Trendline, y va hasta los 71 830 euros que pide la marca por el Volkswagen Multivan de 204 CV Highline 4Motion automático.

El precio de partida es más bajo que en una Clase V, pero bastante más caro que un Toyota Proace o un Citroën Jumpy Spacetourer, serios rivales del Multivan. Es cierto que el precio de reventa del modelo alemán está por las nubes gracias a la fiebre actual por el mundo del camping.