Audi e-tron 50 quattro, variante de acceso del SUV eléctrico

Enrique Canivell · 3 agosto, 2019
El Audi e-tron 50 quattro es la versión más 'económica' del todocamino de la firma de los cuatro anillos, suficiente para el día a día y viajes cortos

La apuesta por los modelos eléctricos parece lejos de toda duda a estas alturas. En este caso, la marca de los cuatro anillos ha presentado la nueva versión de acceso de su todocamino eléctrico, el Audi e-tron 50 quattro,  para el que la firma alemana promete una carga rápida de 30 minutos.

A pesar de ser el ‘pequeño’ del Audi e-tron, sus prestaciones son más que correctas, y su precio, como te habrás podido imaginar, no será muy accesible que digamos. Es lo que tiene que todavía falten muchos puntos de carga para coches eléctricos por Europa: hace que la demanda de estas motorizaciones sea baja y que su coste en cadena de producción sea alto.

Trasera del Audi e-tron 50 quattro
Trasera del Audi e-tron 50 quattro.

Equipamiento centrado en eficiencia y confort

El Audi e-tron 50 quattro tiene de serie un asistente de eficiencia, que ayuda al conductor a adoptar un estilo de conducción que favorezca el ahorro de energía mediante la recuperación automática y la información predictiva que se ofrece en el virtual cockpit, para lo que tiene en cuenta los sensores de radar, imágenes de las cámaras de vídeo, datos del sistema de navegación e información Car-to-X para valorar las condiciones de tráfico y elegir la mejor ruta.

También cuenta con la aplicación myAudi, por la que los usuarios podrán controlar todo el proceso de recarga desde el smartphone, y con la que se podrá activar el climatizador de manera remota para que el habitáculo esté fresco cuando lleguemos al coche.

Interior del Audi e-tron 50 quattro.
Interior del Audi e-tron 50 quattro.

El control de crucero adaptativo se combina con el asistente de eficiencia para adecuar la velocidad de forma predictiva.

Mecánica del Audi e-tron 50 quattro

Empezando por las baterías, estas son de 71 kWh de capacidad, con las que logra una autonomía de 300 kilómetros en ciclo de homologación WLTP, suficiente para el día a día y viajes de corta o media distancia si hay puntos de recarga accesibles en el trayecto.

El tiempo de carga varía, lógicamente, según donde enchufemos al Audi e-tron 50 quattro. En una estación de carga rápida –con potencia de 120 kW– se podrá cargar en unos 30 minutos, mientras que un domicilio –con un cargador de 11 kW– harían falta alrededor de siete horas. En un enchufe doméstico de 2,3 kW, lógicamente, tardaría bastante más, así que lo suyo es hacerse con el cargador que ofrece la marca.

Opcionalmente, se podrá equipar un sistema con funciones de recarga inteligente para beneficiarse de las horas en las que la tarifa sea más económica.

Diagrama del Audi e-tron 50 quattro
Diagrama del Audi e-tron 50 quattro.

En lo relativo al sistema de propulsión, cabe destacar que este SUV suele circular con el motor trasero para la máxima eficiencia, mientras que el trasero se activa de manera predictiva si es es necesario.

Junto a la tracción cuatro ruedas, y al bajo centro de gravedad propio de los coches eléctricos, se incluye una suspensión neumática, algo que es de agradecer en un vehículo elevado y que, presumiblemente, no será ligero. Así, el comportamiento dinámico debería ser, sobre el papel, tan bueno como el de un modelo de combustión.

De potencia tampoco se queda corto, y es que entre sus dos motores es capaz de generar nada menos que 313 CV y 540 Nm de par máximo, con los que hace el 0-100 km/h en 7 segundos. La velocidad máxima, por su parte, está limitada electrónicamente a 190 km/h.

Precio del Audi e-tron 50 quattro

Los pedidos del Audi e-tron 50 quattro podrán hacerse a partir del último trimestre de este año. Aunque todavía no hay precio oficial para España, podemos tomar como referencia los menos de 70 000 euros que costará en Alemania.

Por desgracia, todavía tendremos que esperar para que los coches eléctricos sean algo más asequibles. Al menos tienen la gran ventaja de obtener la etiqueta 0 de la DGT, con la que circular en pleno centro de una gran ciudad durante episodios de contaminación no será un problema.