Coches eléctricos deberán emitir sonidos

· 1 noviembre, 2018
En base al peligro qe pueden tener para los viandantes los coche eléctricos por su ausencia de ruido al circular, parece que van a tener que implementer un sistema adicional que alerte de su presencia a peatones despistados

Una de las cosas más sorprendentes de los coches eléctrico es sin duda su baja, mejor dicho, nula emisión de sonidos. Pues bien, parece que esto que antes parecía beneficioso ahora no lo es tanto y DGT afirma que los coches eléctricos deberán emitir sonidos por razones de seguridad. Te contamos por qué.

El gran debate

Es curioso estar en un punto en el que se pretende por petición de la OMS reducir los sonidos emitidos por los coches convencionales, pero sin embargo, los coches que no emiten sonidos tendrán que hacerlo. Ironías de la vida.

La OMS ha demostrado que los sonidos emitidos por los coches perjudican a la larga nuestra salud, hasta el punto de que puede terminar causando enfermedades cardiovasculares.

El ruido medioambiental generado por los coches convencionales no debería superar los 53 decibelios de día y los 45 de noche, lo cual obliga a hacer cambios estructurales que ayuden a lograr tal fin.

Cuando parecía que este problema estaba solucionado con la llegada de los coches eléctricos, ahora exigen que estos emitan sonidos. Muchos se preguntan, “¿en qué quedamos?”

Los coches eléctricos deberán emitir sonidos

De hecho, ya han hay fábricas de automóviles que han agregado sonidos artificiales a sus vehículos eléctricos, dado que su motor no genera ninguna sonoridad. La medida acontece bajo demanda de la DGT y se debe cumplir. Se espera agregar en todos los vehículos eléctricos ya vendidos, y por supuesto, a todos los nuevos que saldrán de fábrica con esta modalidad incorporada.

Volkswagen I.D. Concept

¿Por qué esta obsesión de al DGT por los sonidos? Pues bien, la respuesta es sencilla: motivos de seguridad. Parece que el silencio de los coches eléctricos propicia atropellos, ya que tanto para peatones como para ciclistas es más difícil percatarse de que un coche se aproxima.

De hecho las cifras han dejado esta teoría respaldada. Un coche eléctrico tiene un 35 % más de posibilidades de atropellar a un peatón que un coche convencional. Mientras que en el caso de atropellos a ciclistas esta probabilidad se aumenta a un 57 %.

Las estadísticas sobre accidentes con eléctricos no es algo que solo se dé en España, sino que las cifras mencionadas fueron constatadas por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico de Estados Unidos.

Medidas que se tomarán

Como mencionábamos antes, la importancia es tal que las medidas tomadas para llevar a cabo esta normativa son inminentes. Desde el año 2019 todos los coches eléctricos que sean vendidos deberán llevar agregado un sistema de sonidos de aviso de presencia a bajas velocidades con el fin de que los peatones puedan percatarse de la presencia de los coches en la ciudad.

¿Y qué hay de los coches eléctricos que ya se han vendido? Pues estos estarán obligados a añadir este sistema antes del año 2021. Aunque estos sonidos tienen el fin de alertar a los peatones y ciclistas, las grandes marcas los están ampliando para que ofrezcan mayores sensaciones al volante. Por pedir que no quede.

Ya hay algunas marcas como Jaguar que han estado trabajando durante cuatro años para crear este sonido que será obligatoria a partir del año 2019 e intentando conseguir que sea discreto pero efectivo a la vez.

Los primeros intentos se dieron tratando de emitir sonidos similares a los de las naves espaciales de las películas de ciencia ficción, pero estos no funcionaron ya que cuando los peatones lo oían su acto reflejo era mirar al cielo y no a la carretera.

Así se creó el Sistema Audible Vehicle Alert System, que emite un leve pero audible sonido a velocidades de hasta 20 kilómetros por hora desde la parte trasera de la parrilla central. Se puso a prueba con la asociación de perros guía de Reino Unido y se demostró su funcionalidad y efecto.

En fin, cuando creíamos que podríamos decir adiós a los ruidos del motor, ahora hay que aplicarlos en los coches eléctrico. Vivimos en una era difícil de entender.