Honda: 70 años de historia

· 22 diciembre, 2017
La marca japonesa siempre ha estado a la vanguardia, no solo con motos o coches, sino también por el desarrollo en otros frentes como la energía sostenible y la robótica; así como en competición

El fabricante japonés Honda, cuya fundación data de 1946, comenzó con un pequeño proyecto de ingeniería por parte de su creador. Tal iniciativa trataba de impulsar una bicicleta con un pequeño motor, es decir, una de las primeras motocicletas.

Este origen dio lugar a su lema, pues en aquella época era impensable que un biciclo pudiera contar con un motor de combustión interna. De ahí viene el archiconocido The Power of Dreams, que se traduce como la principal filosofía de la marca al fabricar soluciones reales para los intereses de los consumidores.

Desde sus inicios, Honda ha dedicado buena parte de su cadena de producción a las motocicletas. De hecho, desde finales de los años 50 se ha erigido en uno de los principales fabricantes de Japón.

Expansión más allá de las motocicletas

En esta década abre sus fronteras a los vehículos de cuatro ruedas, que da lugar a su primer prototipo en 1962: el Honda S360. Este era un pequeño coche deportivo, tipo roadster, con un motor delantero de cuatro cilindros en línea, dispuesto longitudinalmente para transmitir la potencia a las ruedas posteriores.

Se inicia así una década de prosperidad para la compañía, que llega a los 10 modelos presentados hacia finales de los 60. En esta época la firma japonesa se embarca en el mundo de la Fórmula 1, la categoría reina del automovilismo; en su aventura en la competición se alza con una victoria y dos podios, concretamente en el campeonato de 1967.

Honda vuelve a la Fórmula Uno, aunque sin demasiado éxito

Al comienzo de la siguiente década –1970– las ventas se reducen debido a la mediocridad del H1300. Este modelo pretendía competir con otros sedán de Toyota y Nissan, pero los retrasos en la investigación y su elevado precio de salida al mercado impidieron su éxito.

A mediados de los 70 Honda repunta

Ante esta situación, la firma pivota hacia una nueva idea: el primer Honda Civic. Este proyecto ofrecía un vehículo ligero, rápido y compacto, adaptado a la circulación por ciudad.

Fue todo un éxito a principios y mediados de los 70, y fue acompañado de un modelo similar, la primera generación del Honda Accord, lanzado al mercado en 1976. Ambos disparan las ventas de la compañía, que se acerca a una nueva década llena de éxitos.

El abanico de éxitos de Honda en los 80 y los 90

Tras muchos años de ausencia de Honda en la Fórmula 1, debido a la muerte de un piloto en 1968, Honda regresa a la F1 en 1983; logra numerosas victorias durante toda la década. Se presentan dos generaciones más del Civic y se inician en las competiciones de rally, como el mítico París-Dakar.

Honda Civic TypeR, uno de los máximos exponentes de la firma nipona

En los años 90, la marca nipona incorpora tecnología de vanguardia e incluye el airbag en ambos asientos delanteros por primera vez; también se adentra en el mundo de la movilidad sostenible. 

En este sentido, obtuvieron dos primeros puestos en el World Solar Challenge a través de sus más de 3 000 kilómetros por Australia, en las ediciones del año 1993 y de 1996.

Junto a estos logros, se presenta su tecnología sin emisiones Zero Level Emision Vehicle. Además, nacen las nuevas versiones del Accord y del Civic, junto al Legend y el Prelude.

El nuevo milenio y sus avances en ecología

Ya en la década de los 90, la multinacional preveía el inevitable cambio del mercado a los vehículos eléctricos. Comenzó así a apostar por la tecnología de movilidad sostenible.

Una de las principales características de Honda en la actualidad es su fuerte apuesta por la ecología, con el desarrollo de los vehículos híbridos. Estos son más versátiles para los consumidores que los eléctricos, pues no requieren tiempo de carga para su funcionamiento.

Nuevo Honda HR-V, también con versión híbrida

“La industria se verá obligada a cambiar al vehículo eléctrico, sea del tipo que sea, por baterías o por una pila de combustible”, comentó Hiroyuki Yoshino, expresidente de Honda (1998).

Estos vehículos combinan un sistema de propulsión por motor de combustión y un motor eléctrico. El elevado rendimiento del motor eléctrico, cercano al 100% del aprovechamiento energético. Entonces, estos compensan la ineficiencia motor de combustión, que pierde en forma de calor casi dos tercios del combustible que consume.

Un ejemplo de este tipo de modelos de alta eficiencia en el consumo de carburante es el Honda Insight, presentado en 1993. Este se renueva en 2009 y se expande por Norteamérica y Europa.

Los nuevos frentes de Honda en la actualidad

Hoy en día los vehículos de Honda están entre los que generan menos emisiones del mercado, con modelos híbridos como el Honda Jazz o el FCX Clarity, que posee una pila de hidrógeno.

La tecnología de la pila de hidrógeno aporta energía mediante la reacción del hidrógeno con el oxígeno atmosférico, y genera únicamente emisión vapor de agua, un residuo no contaminante. A fin de cuentas, se consigue un vehículo con 0% de emisiones.

Por otro lado, la compañía japonesa ha decidido apostar, asimismo, por otras líneas de investigación, como la robótica. Cabe destacar su robot humanoide Asimo o el cortacésped Miimo, que reconoce y recorre el terreno de forma similar a las aspiradoras automáticas.

En definitiva, Honda expande así sus fronteras más allá del mundo de la automoción. La marca hace gala de sus décadas de experiencia y trata de conquistar otros mercados alterativos al automóvil.