Hyundai i10, el resultado de un trabajo bien hecho

Hyundai i10

A finales de 2016, la marca coreana dio un lavado de cara al pequeño de la casa. El Hyundai i10, cuya última versión apareció en 2013, recibió un rediseño mayoritariamente estético, aunque también ha mejorado sus posibilidades de equipamiento.

En lo que va de año, los vehículos urbanos y utilitarios están ocupando las primeras plazas en el ránking de ventas. Los coches pequeños siempre han sido una fuente de ingresos esencial para las marcas, por ello deben mantenerlos lo más actualizados posible para que sean competitivos en un segmento con mucha rivalidad.

Hyundai, con su modelo urbano, ha conseguido posicionarse entre los mejores con esta nueva generación, compitiendo con modelos como el Seat Mii, Kia Picanto o Opel Karl.

Diseño

Con 3,66 metros de longitud, en la media del segmento, es difícil hacer un vehículo que sea a la vez bonito y práctico. Por eso las marcas que han conseguido líneas más deportivas en estos modelos, como el Fiat 500 o el Opel Adam, han sacrificado en exceso la habitabilidad interior. En cambio, otros como nuestro protagonista o el Seat Mii han optado por ofrecer un producto pequeño pero práctico para el día a día.

Hyundai i10 nuevo 2017 rediseño segmento a
La silueta del i10 no cambia en exceso respecto a su antecesor. Hyundai i10/Hyundai (hyundai.com).

En la parte frontal, esta última actualización ha hecho perder al i10 las formas angulosas que tenía y pasar a unas líneas más redondeadas y agradables. Todo con cierto aire deportivo que le otorga su parrilla de gran formato.

Visto de lateral, mantiene la silueta identificativa hasta la fecha, la de un monovolumen en miniatura. Estas formas, sin ser las más atractivas del segmento, otorgan una habitabilidad y un maletero muy aprovechables para un coche de su tamaño.

En la zaga, la línea del maletero cae bastante vertical, pero no llega a la exagerada forma cúbica de un Seat Mii. En la parte inferior se ha añadido una superficie sin pintar que, aparte de dar un aspecto más moderno al Hyundai i10, protege el paragolpes de los típicos rozones urbanos.

Interior

Este es uno de los puntos fuertes del pequeño coreano. Las formas de la carrocería, y unos ejes situados lo más alejados posibles, han conseguido un espacio interior muy interesante.

En las plazas delanteras, la sensación de espacio que sentimos es totalmente inesperada. Da la impresión de que nos encontramos en un coche bastante más grande. La calidad de materiales empleada tampoco se queda atrás, no abundan los plásticos blandos, como es habitual en la categoría, pero transmiten sensación de robustez.

Hyundai i10 utilitario segmento a 2017
Interior del nuevo i10. Hyundai i10/Hyundai (hyundai.com).

Los mandos están muy bien situados, de manera muy intuitiva. En la parte alta del salpicadero encontramos una pantalla táctil multifunción, colocada muy arriba para favorecer su lectura en marcha, y donde encontramos numerosos botones es en el volante, algo típico en Hyundai, pero te adaptas rápido a ellos.

En las plazas traseras, estamos ante el modelo mejor aprovechado entre sus competidores. El espacio para las piernas es superior en el Chevrolet Spark, pero en anchura a la altura de los hombros y altura libre al techo gana el i10 con creces. Utilizarlo en el día a día es una gozada, con un acceso al interior muy cómodo.

El maletero, con 252 litros, iguala la capacidad del Seat Mii, y supera con creces a otros competidores como el Citroën C1 (196 litros) o un Opel Karl (206 litros).

Sin duda, un diez para los diseñadores coreanos, no se puede meter más en menos espacio.

Dinámica

Hay una expresión que nos viene continuamente a la cabeza con este Hyundai i10: parece un coche más grande. Algo similar ocurre cuando lo conduces.

En vías rápidas mantiene el tipo con la cabeza muy alta, y permite plantearte viajes con él sin problemas. Su estabilidad lineal es asombrosa para tratarse de un vehículo del segmento A.

En carreteras lentas, su suspensión de tarado blando le perjudica ligeramente, y aparece subviraje antes de lo deseado, pero nada preocupante a ritmo normal. Las reacciones son siempre muy neutras y predecibles.

Hyundai i10 nuevo 2017 utilitario
El maletero de pequeño coreano está entre los mejores del segmento. Hyundai i10/Hyundai (hyundai.com).

En ciudad, su hogar, este coreano se mueve como pez en el agua, con un radio de giro muy pequeño, se mueve por la jungla urbana con mucha soltura.

Motores

Únicamente disponible con motores de gasolina, Hyundai ofrece dos variantes a elegir: el motor de acceso es un 1.0 de 66 CV de potencia. Un motor tricilíndrico con unas prestaciones puramente urbanas, ya que acelera de 0 a 100 km/h en 14,7 segundos.

Por encima, encontramos el 1.2 de cuatro cilindros y 87 CV de potencia, un motor muy recomendable por su relación prestaciones-consumo. Esta última es la mejor opción para sacar partido a las cualidades que nos brinda este Hyundai i10 fuera del asfalto, con unas prestaciones razonables (acelera de 0 a 100km/h en 12,1 segundos). El bloque más potente también está disponible con cambio automático.

Precios

Parte de los 12.315 € que Hyundai nos pide por el 1.0 de 66 CV y acabado Klass, el más básico, hasta los 17.420 € que vale el i10 con el motor 1.2 de 87 CV y el acabado Style con cambio automático.

Son precios ligeramente superiores a los de sus competidores. Un Opel Karl, por ejemplo, es más económico, pero su equipamiento de serie es muy inferior.

Conclusión

Si necesitas un coche para callejear por la ciudad, pero que te permita una escapada de fin de semana, este Hyundai i10 es una opción a tener en cuenta. Todo en él son virtudes, pero también hay que tener en cuenta que podemos adquirir coches del estilo bastante bien resueltos por menos dinero. Si lo quieres todo, como es el caso de este coreano, vas a tener que escurrir un poco más la cartera.

Categorías: HyundaiMarcas Etiquetas:
Te puede gustar