Sergio Pérez

· 25 noviembre, 2017

Poco a poco parece que la Fórmula 1 se va abriendo a pilotos de habla hispana, como es el caso de Fernando Alonso, Carlos Sainz, o el piloto del que vamos a hablar hoy, Sergio Pérez.

Al contrario de lo que suele ser la imagen colectiva de los pilotos latinos, Sergio “el Checo” Pérez, se caracteriza por ser un piloto solido, poco agresivo. Además, gestiona mejor que nadie en la parrilla el desgaste de sus neumáticos.

Un largo camino a la élite

Sergio Pérez Mendoza es el quinto mexicano en llegar a la Fórmula 1, el primero desde que en 1981 Héctor Rebaque lo hiciera con el equipo Braham en Las Vegas.

Su asiento en la Fórmula 1 no es mera casualidad, si no fruto de una brillante temporada en GP2 donde terminó en segunda posición por detrás del piloto Venezolano Pastor Maldonado.

Sergio, o “Checo” Pérez como también es conocido, nace en Guadalajara el 26 de Enero de 1990. Desde muy pequeño se hizo notable su talento para el mundo del automovilismo, dado que de pequeño, Sergio ya ganó 5 campeonatos de karting antes de sentarse en un monoplaza por primera vez en el nacional Skip Barber de EEUU. En esta competición contaba con el patrocinio de la empresa del también mexicano, Carlos Slim, Telmex.

Con 14 años se convierte en el piloto más joven de la historia de la categoría en conseguir un podio, lo que hizo que se llevara el título de debutante del año. El mismo resultado obtendría en la Midwesterm.

Un cambio necesario

En 2005, Pérez cambia su rumbo y comienza a enfocarse en Europa, compitiendo en la Fórmula BMW alemana. El equipo para el que corría Sergio no era de los más competitivos de la categoría. Pese a ello, en una carrera loca con mucha lluvia, fue capaz de darle a su equipo su primer podio. Como resultado de la poca competitividad del monoplaza, Checo termina cartorceavo en el campeonato de pilotos. Durante el año siguiente continúa en la categoría con otro equipo, con el cual consigue dos podios.

En 2007 decide cambiar de categoría y pasarse a la Fórmula 3 Británica en la Clase Nacional. Se trataba de una categoría mucho más competitiva que las anteriores en las que el piloto mexicano a participado.

De la mano del equipo T- Sport consigue su primer título en monoplazas,  marcando un récord de victorias y podios. Estos resultados, le llevan a un ascenso a la categoría internacional en 2008, donde demostró que era un claro merecedor de su posición consiguiendo cuatro victorias, siete podios y una vuelta rápida. Todo ello, le sirvió para acabar en la cuarta posición del campeonato de pilotos.

Ese mismo año compaginó la Fórmula 3 Británica con la GP2 asiática, donde tuvo como compañero a Vitaly Petrov en el equipo Campos, con quienes logró dos victorias, tres podios y una vuelta rápida. Acabó la temporada en séptima posición, pasando por la GP2 principal en 2009, categoría en la cual debutó con el equipo Arden Internacional.

Allí tuvo como compañero de equipo a Edoardo Mortara. Sergio Pérez terminó duodécimo en el campeonato, gracias a dos podios. En la temporada 2010 cambia al equipo Barwa Addax, con el que termina subcampeón justo por detrás de Pastor Maldonado.

Primeros pasos en Fórmula Uno de Sergio Pérez

En noviembre de ese mismo año, el equipo Sauber de Fórmula 1 anuncia su fichaje antes incluso de que el piloto hubiera tenido la oportunidad de probar el monoplaza en una sesión de test.

alt="Sergio Pérez checo Fórmula Uno"
Sergio Pérez con Sauber en la pretemporada 2011.

Este anuncio tan repentino despertó algunos rumores en el paddock. Decían que la llegada del piloto se debía a la nueva asociación entre el equipo Suizo y la mexicana Telmex. Pero Sergio, no tardaría mucho en callar todos esos rumores, consiguiendo una séptima posición en su gran premio de debut.

Poco después, Sergio tendría un accidente en la sesión de clasificación del Gran Premio de Mónaco, el cual hizo que se perdiera ese mismo Gran Premio y el siguiente en Cánada.

Posteriormente el piloto reconocería que tardó varias carreras en estar del todo recuperado, algo que tampoco ayudó mucho dado que Sauber se quedó atrás en el desarrollo de su monoplaza durante la segunda mitad de temporada. Sin embargo, los resultados de Checo fueron lo suficientemente buenos como para mantenerlo otra temporada más.

La segunda temporada de Sergio con Sauber es muy diferente a la primera, el C31 es muy competitivo. El salto es tan notable, que llega a poner el peligro la victoria de Fernando Alonso en Malasia. Sin embargo, esta no sería la única vez que Checo subiría al podio en esa temporada, volvió a hacerlo en el Gran Premio de Canadá con una tercera posición y repitió podio en Italia donde acabó segundo por detrás de Lewis Hamilton.

Un paso en falso

En Septiembre del 2012 McLaren anuncia su contrato con Sergio Pérez de cara a la siguiente temporada como sustituto de Lewis Hamilton. Lo que parecía una gran oportunidad para Checo y un sueño para muchos se tornó una autentica pesadilla. Ya en la primera cita del calendario se vio muy claramente que no iba a ser una temporada fácil. El piloto mexicano logró clasificar decimoquinto, y cruzar la línea de meta en onceava posición.

En Bahrein cruza la línea de meta en sexta posición tras una interesante lucha rueda a rueda con su compañero de equipo Jenson Button, en la que saltaron chispas entre ambos pilotos.

alt="El meicono piloto de Fórmula Uno Sergio Pérez, conocido como el checo Pérez"
Una mala temporada con un Mclaren muy poco competitivo lastro su crédito como piloto.

Este resultado sólo pudo mejorarlo en una ocasión, consiguiendo un quinto puesto en el Gran Premio de India. Esa temporada Checo acabó por detrás de su compañero de equipo con 24 puntos de separación entre ambos. Dada la situación, McLaren decide sustituirle por el joven Kevin Magnussen. Tras temer por su futuro en la Fórmula 1, consigue encontrar un asiento en el equipo Force India.

Nuevo proyecto nuevas dudas

Si “Checo” creía que en Force India todo iba a ser fácil estaba muy equivocado. Cuando llega al equipo, se encuentra con un extremadamente competitivo Nico Hülkenberg. Sergio comienza el año con algún resultado notable, con el sorprendente podio de Baréin en el tercer Gran Premio, y luego consigue puntuar con bastante asiduidad (anota en 12 carreras de 19), la solidez y regularidad de su compañero alemán es una constante en la temporada. Tanto, que finalmente no consigue superarlo en el campeonato, terminando 10º el Mundial. Lo que significa acabar justo detrás de su compañero, con una suma de 59 puntos totales, 37 menos que Nico.