MINI 3 puertas, la leyenda continúa

Todo en el MINI recuerda a un coche de los de antes, pese a que no tenga nada que ver con el primer modelo de la saga, creado allá por 1959. La carrocería, el interior, sus reducidas dimensiones, su tacto y postura de conducción; sin lugar a dudas, este bólido es placentero para cualquiera al que le guste disfrutar a los mandos de un modelo dinámico con un carácter único en su segmento

Ya han pasado 16 años desde que BMW decidiera revivir al carismático MINI, con un modelo que enamoró al mundo gracias a sus líneas, rebosantes de estilo y glamour. El nuevo MINI 3 puertas, con unas cotas ligeramente mayores, viene para seguir enriqueciendo a esta leyenda del automóvil.

Realizar cambios a un vehículo que intenta mantener la esencia del clásico de 1959 es una tarea harto complicada. Todo lo que se modifique seguramente lo aleje más aún, pero con las líneas del MINI que trajo BMW no hace falta hacer demasiado para actualizar su diseño sin distanciarse de su esencia.

Diseño exterior del MINI 3 puertas

Con 3,82 metros de longitud, es casi diez centímetros más largo que el modelo anterior. La imagen general del pequeño utilitario tiene más empaque que la del modelo al que precede, con formas más musculosas pero sin perder su buena cantidad de cromados que tanto le caracteriza.

En el frontal, los focos son ahora más grandes y ovalados, con unas luces diurnas muy llamativas y una parrilla cromada. La forma de la parte delantera no difiere demasiado de las del MINI de 2001, pero lo que sí se nota a primera vista es el aumento de tamaño en todas las cotas.

MINI 3 puertas: lateral
El moderno MINI 3 puertas goza de una clásica línea lateral tipo ‘hatchback’.

La vista lateral es la más fiel al clásico, con un techo muy recto y unas proporciones muy conseguidas para mantener ese espíritu retro que tiene desde sus inicios. Aquí también se nota el aumento de la batalla, necesaria para conseguir ese espacio extra en el interior que tanto demanda el público actual.

La trasera es la parte más novedosa del nuevo MINI, con unos pilotos mucho más grandes que, aunque le sientan muy bien, se alejan un poco de la estética inicial. Visto por detrás también se aprecia el aumento de la anchura del vehículo.

Diseño interior y habitabilidad

Continuando con el estilo de la marca, el salpicadero de este MINI 3 puertas cuenta con una gran esfera en la que tiene la pantalla multifunción. La instrumentación donde nos indica la velocidad y las revoluciones ha pasado a la posición clásica, detrás del volante.

MINI 3 puertas: interior
El MINI 3 puertas mantiene un interior en el que se respira un aire retro.

Como novedad, esta nueva generación incorpora el Head-up display: un sistema de proyección de datos que evita que el conductor separe mucho la vista de la carretera.

Además, cuenta con un llamativo detalle en la zona del asidero del conductor. En ven vez de encontrar el clásico agarradero o un portagafas, MINI ha incluido un segundo parasol para evitar el molesto sol lateral, algo muy sencillo pero útil.

La posición de conducción es bastante baja, muy al estilo BMW. La calidad de materiales es buena para tratarse de un coche del segmento B, pero un poco justita para el precio de vehículo. La cantidad de cromados también es destacable en el interior, a juego con el exterior y fiel a su estilo.

En las plazas traseras, el espacio es solo correcto si lo comparamos con sus competidores más directos, como el Audi A1 o el DS 3, pero es mucho más aprovechable que en el modelo anterior. Al tratarse de un coche de solo cuatro plazas, la anchura en la segunda fila es suficiente.

MINI 3 puertas: trasera
El moderno MINI 3 puertas sigue recordando en su parte trasera al antiguo y diminuto MINI de 3,05 metros que nació en 1959.

El maletero, con 211 litros de capacidad, es pequeño para las dimensiones de la carrocería, pues rivales como el Volkswagen Up –del segmento A– tienen mayor capacidad en menos volumen de carrocería. Sus formas son aprovechables, pero difícilmente podremos acomodar el equipaje de cuatro ocupantes en su interior.

Motorizaciones y comportamiento dinámico

Las cualidades dinámicas del MINI 3 puertas hacen que sea un caramelito para todos los que nos gusta pasárnoslo bien en una carretera de curvas. Su bajo centro de gravedad y su rígido chasis le hacen perfecto para este tipo de vías, y consigue un paso por curva muy plano, sin apenas balanceos.

La suspensión es muy dura, más de lo que uno espera para un coche de este tipo, lo que provoca que su uso en ciudad sea un tanto brusco, sobre todo en el paso por badenes. El MINI One es ligeramente más blando de suspensiones, pero siguen siendo más duras que la de la mayoría de sus rivales.

En el Cooper, y sobre todo en el John Cooper Works la dureza se hace mucho más evidente en todas las situaciones. Lograr un equilibrio entre confort y dinamismo es complicado y a MINI no le ha temblado el pulso para lograr su objetivo: un coche divertido por encima de todo.

MINI Cooper 1275
Si bien esta imagen no representa al actual MINI del que hablamos, sí que rememora el dinamismo y la sensación de conducción tipo ‘kart’ de la que gozaba el diminuto bólido que vio la luz en 1959.

Mecánicamente, la marca ha dotado a este utilitario de un abanico suficiente para contentar a todo el mundo, ya que ofrece desde motores modestos para un uso prácticamente urbano, hasta potentes bloques con los que sacar partido a su chasis.

  • Gasolina: actualmente cuenta con cinco versiones; el First con 75 CV, One con 102 CV, Cooper con 136 CV, Cooper S con 192 CV y John Cooper Works y sus 231 CV de fuerza. El que mejor relación logra entre prestaciones y consumo es el 1,5 litros tricilíndrico de 136 CV.
  • Diésel: dispone de tres alternativas, el One D con 95 CV, el Cooper D que entrega 116 CV y el Cooper SD con nada menos que 170 CV. Desde luego no es nada habitual ver motores diésel como este último en un coche del segmento B, pero su chasis permite sacar partido a toda esa fuerza sin problemas. Todos ellos son aconsejables por prestaciones y consumo, así que dependiendo de tu grado de exigencia no te resultará difícil decantarte por uno u otro.

Todos ellos parten de una caja de cambios de seis velocidades y también pueden disponer de una automática (excepto el First) de doble embrague y siete velocidades, recién introducida en el modelo este mes de diciembre. Esta última, pensamos que no tiene sentido para aquel que disfruta engranando marchas, involucrado en la conducción.

Precio

Parte de los 17 200 € que vale el MINI 3 puertas One First de 75 CV, hasta los 35 250 € que pide la marca por el MINI John Cooper Works de 231 CV y cambio automático.

Se trata de precios elevados para tratarse de un coche de su categoría, pero no estamos ante un modelo del montón de una marca generalista. Nos encontramos ante todo un coche premium que garantiza exclusividad y clase con una buena dosis de deportividad.

Si te gusta no pasar desapercibido en la gran ciudad y, sobre todo, si amas la conducción y pasar un buen rato en una carretera de montaña, este es tu coche. La combinación de ambas cosas es brutal, y muy pocos rivales pueden hacerle sombra a este no tan pequeño MINI.

Te puede gustar