Caterham Seven 620R, el rey de la pista

Si el modelo 420 ya era un bólido serio, de este solo se puede decir que es infernal; y más por su precio, ya que iguala o supera en aceleración a deportivos de 600 CV o 200 000 euros, y es que sus poco más de 500 kilos de peso junto a 310 CV dan para mucho

Hay que ser muy fanático del mundo del motor para adquirir un Caterham; son modelos destinados a sentir la conducción deportiva en su faceta más pura, sin filigranas, solos la mecánica y tú. Pero si entras en el concesionario y lo que le dices al comercial es que quieres el Caterham Seven 620R es que corre gasolina por tus venas.

Debe ser muy frustrante ir en un superdeportivo de 200 000 € y 600 CV de potencia y que te adelante este pequeño a la salida de una curva. Pero así es, pocos coches son capaces de seguir a esta liebre de circuito, no importa que vengas de Maranello o de Stuttgart: te sacará los colores.

Diseño exterior del Caterham Seven 620R

Poco o nada cambia en el aspecto del modelo más alto de gama de la firma británica, su aire clásico lleva más de medio siglo cautivando al público. El frontal, con el morro estrecho y muy bajito, nos recuerda a un monoplaza de carreras de los años 60. Además, dispone de una entrada de ventilación justo encima de la parrilla, algo que deja entrever las intenciones de este bólido.

Se mantiene el tubo de escape exterior que recorre el lateral del vehículo y, salvo que equipes al coche con el paquete S, la única dotación contra la climatología es su pequeño parabrisas. Se ha cuidado mucho la aerodinámica y la ligereza en este modelo, con más componentes en fibra de carbono que sus hermanos de gama.

Deportivo Caterham Seven 420: trasera
Vista trasera del deportivo Caterham Seven 620R, en la que destacan las barras antivuelco.

La zaga es la parte más clásica del coche, con unas líneas sin grandes alardes de diseño, recto y sencillo. Llama la atención la barra antivuelco, tan poco estética como necesaria.

Diseño interior

Aquí dentro reina la fibra de carbono: mires donde mires está recubierto de este ligero material. El salpicadero sí cambia respecto a sus hermanos de gama, el indicador de velocidad es digital y se encuentra dentro de la esfera del cuentarrevoluciones. El resto de botones son propios de coches de competición, con protectores metálicos para evitar ser accionados por error.

Los magníficos asientos también están construidos en fibra de carbono, aportan gran sujeción y un plus de ligereza. Si cualquier Caterham te transporta directamente al mundo de la competición, este Caterham Seven 620R te catapulta a un mundo de carreras puro, donde solo importa bajar unas décimas el cronómetro.

Deportivo Caterham Seven 620R: interior
Austero interior del deportivo Caterham Seven 620R, que cuenta con una palanca de cambios de recorridos cortos y precisos, así como un tacto totalmente mecánico.

El volante –de la firma MOMO– es especial para el mundo de la competición y va colocado en posición casi vertical; las piernas van muy estiradas y la posición de conducción es muy baja; da la sensación de que vas sentado en el suelo.

Motorización y dinámica

La esencia de este coche de carreras está en la mecánica que esconde bajo el capó; cuenta con un motor sobrealimentado de 2,0 litros Ford Duratec que desarrolla la increíble potencia de 310 CV a 7 700 rpm.

Aunque la gran mayoría de superdeportivos superen ampliamente esa cifra, ninguno se acerca a la relación potencia-peso de nuestro protagonista: 568 CV por tonelada, una cifra escandalosa con la que los amigos de Ferrari, Porsche, Aston Martin y compañía solo pueden soñar.

Con este despliegue de fuerza y ligereza, las prestaciones solo pueden ser estratosféricas: acelera de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y alcanza los 250 km/h.

Solo los mejores superdeportivos son capaces de acercarse a esa capacidad de aceleración, y para ello necesitan acercarse a los 700 CV.

No solo se ha añadido fuerza bruta a este Caterham Seven 620R, sino que también introduce novedades como amortiguadores de altas prestaciones, llantas de 13 pulgadas con neumáticos Avon ZZR y un paquete de refrigeración especial; a mayores de las numerosas piezas de fibra de carbono para aligerar el conjunto, con lo que consigue parar la báscula en solo 572 kilos.

Con la suspensión específica, el 620R se mueve aún más plano en curva, lo que mejora la velocidad en giros lentos y proporciona mayor control del vehículo. La dirección ultrarrápida es ideal para seguir el ritmo a las cualidades técnicas del coche; también es muy comunicativa.

Deportivo Caterham Seven 620R: motor
El motor del deportivo Caterham Seven 620R, de 310 CV para sus 575 kilos, permite quemar rueda a lo ‘bestia’ y dejar marcas en el asfalto.

Con este motor es muy sencillo hacer patinar las ruedas posteriores si no eres cuidadoso con el gas, pero sorprende la facilidad de conducción para tratarse de un modelo con tanta potencia; los sobrevirajes son muy sencillos de controlar y el conductor siente en todo momento las reacciones del coche a tiempo, por lo que puede intervenir mucho antes.

Precio

Por 59 990 € tendrás en tu garaje un deportivo que te hará sentir tanto como coches de cinco veces su valor. Es cierto que su uso está más limitado para el día a día, pero si lo que buscas es pasártelo bien en un circuito, este es tu coche.

El Caterham Seven 620R no es un Caterham más –no es apto para novatos– y si quieres sacar partido a sus prestaciones debes meterlo en un circuito, y se sentirá como en casa.

Para tratarse de un coche con tantas limitaciones de uso, no cabe duda de que es un capricho caro, pero si lo que quieres comprar son sensaciones al volante no habrá nada que te haga más feliz, y si lo comparas con el precio de otros vehículos con prestaciones similares, este 620R es una auténtica ganga.

Te puede gustar