Grupo B de rally: Lancia

Con 11 títulos de constructores, la marca italiana se erigió en pionera de los bólidos más tecnológicos y avanzados que corrían por los sinuosos tramos; en cierto modo, gracias al concepto de su icónico Stratos –tricampeón del mundo en el Grupo 4– diseñado 'desde cero' para correr, se dio paso a la era dorada del rally

El Grupo B de rally ha sido una de las series de regulaciones para automóviles de carreras establecidas por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). Estas regulaciones se han dirigido a las competiciones de rally desde el año 1982 hasta el año 1986. Esta categoría sustituyó al Grupo 4 y se eliminó para dar paso al Grupo A.

Los automóviles del Grupo B se caracterizaban por ser muy potentes, ligeros y con importantes novedades técnicas relacionadas con la competición. Ejemplos de estos avances son la tracción integral y los motores alimentados con turbo. Este tipo de tecnologías permitía elevar la potencia de los modelos hasta nuevos límites.

Las principales marcas presentes en esta categoría son Audi, Lancia y Peugeot. Estos fabricantes han diseñado modelos que han pasado a la historia del rally con vehículos como el Lancia 037, el Lancia, Delta S4, el Peugeot 205 Turbo o el Audi Quattro.

El Lancia Stratos HF como base del Grupo B de rally

Entre los fabricantes mencionados, Lancia ha destacado especialmente. Esto es así hasta el punto de que la creación del Grupo B por parte de la FIA era volver al concepto del Lancia Stratos HF. Este modelo del Grupo 4 fue el primero diseñado exclusivamente para competiciones de rally.

Lancia Stratos rally

Solo se produjeron, con objeto de conseguir la homologación, 492 unidades de este modelo, una parte de ellas destinadas a competir. Su carrocería fue diseñada por el diseñador Bertone, con un acabado en forma de cuña en la parte frontal.

En cuanto a su luna frontal, esta poseía forma de media luna y proporcionaba una buena visibilidad para el piloto, aunque las formas del vehículo penalizaban la visión trasera, que resultaba prácticamente nula. Su longitud era especialmente corta y poseía una gran anchura, lo que le dotaba de una gran agilidad y excelente tracción.

Su mecánica incorporaba un motor central V6 de 2 418 centímetros cúbicos de capacidad, lo que le proporcionaba una potencia máxima de 190 CV. Este propulsor venía del Ferrari Dino. Al ser destinado a las competiciones de rally, la potencia se elevó hasta los 280 CV, e incluso llegó a alcanzar 480 CV en los modelos sobrealimentados con turbocompresor.

Las victorias del Lancia Stratos HF

En definitva, el Lancia Stratos HF triunfó en el mundo del rally en la década de 1970. Con Sandro Munari como piloto, el modelo logró tres títulos en el Campeonato Mundial de Rallys en los años 1974, 1975 y 1976.

Lancia Stratos: títulos

En este último año, el Lancia Stratos consiguió la primera y la segunda plaza en el Rally de Montecarlo; la primera, segunda, tercera y cuarta plaza en Portugal y primeras posiciones en Sicilia, en el Giro d’Italia y en Córcega. A mayores de estos logros, Bernard Darniche consiguió 33 victorias para el equipo francés Chardonnet.

Por otro lado, el Stratos logró un cuarto puesto en Inglaterra en el año 1976, y en este país fue el modelo elegido por el equipo Chequered Flag. Sin embargo, los éxitos del Stratos no se trasladaron al equipo inglés.

Los británicos sufrieron muchas averías y adversidades, como un incendio que supuso la destrucción total del vehículo en el Rally de Gales. Aun así, el coche logró una victoria en el Rally Internacional Mintex Dales, con Andy Dawson como piloto.

Lancia en el rally de las últimas décadas

Más allá de sus éxitos con el Stratos o el mundial de 1983 conseguido por el 037 (derrotó a los Audi de tracción 4×4 siendo propulsión), Lancia ha logrado importantes hitos en las competiciones de las últimas décadas.

Desde 1987 hasta 1992, el Lancia Delta HF Integrale consiguió seis títulos en el Campeonato del Mundo de rallys , ya en categoría Grupo A.

Lancia Delta Integrale Grupo A
Lancia Delta Integrale Grupo A

Entre los pilotos que han estado al volante de este icono están los mejores: los finlandeses Juha Kankkunen (tetracampeón mundial) y Markku Alén (campeón en 1978), el italiano Miki Biasion (bicampeón del mundo), el francés Didier Auriol (logró título en 1994) y el español Carlos Sainz (bicampeón mundial).

Sin embargo, la exitosa historia de la marca italiana también está manchada de algunas tragedias. La primera de ellas fue la muerte del piloto italiano Attilio Bettega en el Rally de Córcega, en el año 1985, y a los mandos de un Lancia 037 como el de la foto que encabeza este artículo.

Exactamente un año después (1986), y en el mismo rally, el piloto finés Henri Toivonen perdió la vida a compitiendo en un Lancia Delta S4. Esta desgracia fue el detonante la prohibición del Grupo B como categoría de rally.

En definitiva, Lancia ha sido una de las empresas con más repercusión en las competiciones de rally a nivel mundial. Junto a otros vehículos de gran importancia histórica, sus modelos han revolucionado el mundo del automovilismo con novedosas tecnologías en los campeonatos y bólidos espectaculares.

Te puede gustar