Lamborghini 350 GT, el primer deportivo de Sant’Agata de la historia

· 21 octubre, 2018
La historia de la firma italiana se fundamenta en gran medida en el 350 GT, gracias al cual Lamborghini se asienta como fabricante de deportivos frente a su pasado con maquinaria agrícola

Lamborghini es un fabricante de deportivos italianos de sobra conocido, aunque sus comienzos datan de la posguerra cuando se encargaban de vender maquinaria agrícola. Sin embargo la Lamborghini que todos conocemos data de 1963, y su primer coche, el Lamborghini 350 GT, tardaría solo un año en llegar al mercado.

Orígenes

El éxito cosechado con la venta de maquinaria agrícola montada sobre material militar permitió a su fundador, Ferruccio Lamborghini, tener acceso a los mejores deportivos del momento, lo que apuntaba directamente a la todopoderosa Ferrari asentada en Maranello.

De forma caprichosa, los vehículos que compraba en Maranello fallaban más de lo deseado, por lo que remitió un escrito a Enzo Ferrari explicándole los problemas que sufrían sus coches. El carácter de ‘Il Commendatore’ enfadó a Lamborghini hasta el punto de motivarlo a crear mejores deportivos que los de Ferrari.

Interior del Lamborghini 350 GT.

Este rifirrafe terminó con la fundación de Automobili Lamborghini en 1963 con la presentación de un interesante prototipo, el Lamborghini 350 GTV, con el que prometían superar a Ferrari en su propio terreno. Tan solo año después se conocería al modelo final, el primer deportivo producido por Lamborghini, el 350 GT.

Análisis visual

La reciente fundación de Lamborghini significaba que los recursos económicos de la empresa no permitían el desarrollo completo de un nuevo coche de forma independiente. Por ello relegaron el trabajo de diseño a Carrozzeria Touring, un reconocido carrocero al nivel de Pininfarina por citar alguno.

Los italianos diseñaron un deportivo de perfil bajo con un largo capó en el que destacaban los dos faros ovalados y un delgado paragolpes que se se extendía hasta la parrilla frontal. La cabina, retrasada por el tamaño del motor, se situaba casi sobre el eje trasero, lo que dejaba espacio para dos únicas plazas y un ámplio espacio de carga.

Las ruedas parecen enormes, pero monta llantas de 15 pulgadas sobre neumáticos de 205 mm de ancho.

La caída de su techo terminaba en una zaga corta y minimalista, con unos pilotos sumamente pequeños y un paragolpes que se dividía para dar espacio al portamatrículas. Además, en esta vista destacaban las cuatro colas de escapes.

El habitáculo biplaza estaba diseñado con mimo, con cuero y aluminio, multitud de botones y un enorme volante de madera inspirado en el de los coches de carreras de la época.

Especificaciones

Su espectacular diseño estaba acompañado con un motor en consonancia. Con el objetivo de batir a los Gran Turismo de Ferrari, los chicos de Lamborghini desarrollaron un nuevo motor V12 de 3.5 litros con 24 válvulas y alimentado por seis carburadores Weber. Desarrollaba 280 CV de potencia y 325 Nm de par.

El Lamborghini 350 GT.

Con todo, aceleraba de 0-100 km/h en menos de siete segundos –6,8– y alcanzaba los 250 km/h de velocidad punta, una barbaridad en 1964. Unido a un peso de apenas una tonelada y la tracción trasera, el Lamborghini 350 GT se convertía desde el primer momento en un rival directo para los Ferrari 250 GT Berlinetta y 330 GT 2+2.

Valor histórico

Durante los dos años en producción se produjeron un total de 120 unidades del Lamborghini 350 GT, lo que actualmente repercute en un precio de subasta superior al millón de euros. Por si fuera poco, el desconocimiento del modelo –se suele hablar del 400 GT, su sucesor– no hace más que inflar su valor.

Sin duda alguna, las prestaciones del Lamborghini 350 GT mostraron que Ferruccio Lamborghini no bromeaba con eso de rivalizar con Ferrari, demostrando desde su primer modelo que serían un fabricante de prestigio, como ha terminado sucediendo.