Volvo XC40 Recharge: el primer eléctrico de la firma sueca es un C-SUV

Enrique Canivell · 20 octubre, 2019
El Volvo XC40 Recharge es un todocamino compacto de altas prestaciones y con una autonomía que te permitirá afrontar viajes de media distancia con garantías

Y esta será la tónica general en los próximos meses y años: más versiones eléctricas de los SUV que tan de moda están, a pesar de que los puntos de carga para coches eléctricos escasean. El último en llegar con este tipo de motorizaciones es el Volvo XC40 Recharge, un SUV compacto que se convierte en el primero de la familia nórdica en ser impulsado al 100 % por electricidad.

Al menos es así si no tenemos en cuenta la marca de altas prestaciones del fabricante sueco con el Polestar 2, la ofensiva eléctrica de Volvo contra el Tesla Model 3.

Diseño del Volvo XC40 Recharge

Basado en el Volvo XC40 estándar, por fuera poco difiere de este. Y menos mal, porque su imagen es robusta y juvenil, algo que entra muy bien por los ojos a los jóvenes y a los no tan jóvenes.

Lógicamente, como ya no tiene un motor de combustión bajo el capó, no necesita una rejilla abierta para refrigerarlo. Así, presenta una calandra cerrada que servirá para mejorar la aerodinámica y, consecuentemente, la eficiencia y la autonomía.

Trasera del Volvo XC40 recharge
Trasera del Volvo XC40 recharge.

Por dentro todo está digitalizado, aunque de una manera discreta, sin estridencias futuristas que nos pudieran hacer pensar que no estamos en un Volvo de toda la vida, algo que gustará a los clientes de siempre.

Por su parte, el sistema de infoentretenimiento está basado en Android y está completamente integrado con Volvo On Call, la plataforma de servicios conectados digitales de la marca.

Interior del Volvo XC40 recharge
Interior del Volvo XC40 recharge.

Motor, autonomía y tiempo de recarga

El motor del Volvo XC40 rinde nada menos que 408 CV –con el par máximo disponible desde 0 rpm– transmitidos a las cuatro ruedas. Si no fuera por el peso de las baterías –que al menos van colocadas en una posición baja– y que está algo más levantado del suelo de lo normal, sería una máquina casi perfecta para ir muy rápido en una carretera de curvas.

En lo relativo a la autonomía, podrá recorrer sin recargarse más de 400 kilómetros según el ciclo de homologación WLTP, así que será perfecto para viajes de media distancia sin tener que parar.

Además, el tiempo de carga de la batería será de 40 minutos para un 80 % del nivel con un sistema de carga rápida. Por último, cabe destacar que gozará de la etiqueta medioambiental de la DGT más favorable, el distintivo Zero, por el que acceder a la almendra central de las grandes capitales azotadas por la contaminación no será un problema.

La marca no ha anunciado todavía el precio del Volvo XC40 Recharge, aunque a buen seguro, y tratándose de una marca premium, no será un coche barato.