Fiat Fullback, una opción tan interesante como olvidada

Alberto Fuentes · 26 abril, 2019
El Fiat Fullback es el último pick-up en llegar y le está costando abrirse un hueco más de lo esperado; argumentos no le faltan, pero es un segmento poco atractivo para nuestro mercado

El segmento de los pick-ups nunca ha tenido una cantidad de ventas significativa en nuestro país. Su filosofía de carga no encaja mucho con nuestras necesidades, pero las tendencias están para cambiarlas, así que la marca italiana ha presentado el nuevo Fiat Fullback, con todo lo necesario para encandilar a más de uno.

La legislación que había hasta hace nada obligaba a este tipo de vehículos a cumplir con unos límites de velocidad inferiores a los de un turismo convencional y, aunque era conocida tal injusticia, se ha tardado una eternidad en poner al día y equipararlos a las normas de circulación que cumple cualquier todoterreno.

Sus principales rivales son el Mitsubishi L200, Toyota Hilux o el Ford Ranger, entre otros. Sin duda, son vehículos con un nombre y un reconocimiento a nivel mundial muy consolidado. Además, en el mundo del campo no se suelen tirar cartas al aire, y la gente prefiere irse a los productos conocidos y probados; lo va a tener difícil el nuevo Fiat…

Diseño exterior del Fiat Fullback

Más de lo mismo, estos modelos se parecen bastante unos a otros y, aunque aporte la frescura que Fiat sabe incluir en todos sus modelos, no llama demasiado la atención. Está disponible con dos tipos de carrocería: cabina extendida o cabina doble.

Fiat Fullback con cabina doble.
Fiat Fullback, parte trasera y cabina doble.

Con la cabina extendida, mide 5,27 metros de longitud y luce una gran batalla de 3,00 metros. La de doble cabina cuenta con dos filas de asientos reales, y solo aumenta en un centímetros la longitud total del vehículo, a costa de perder espacio de carga detrás.

El frontal es la parte más llamativa y trabajada en cuanto a diseño, con unos enormes focos y unas formas redondeadas que recuerdan mucho al L200, su mentor en estos menesteres y con el que comparte multitud de elementos.

La vista lateral apenas varía respecto a la competencia, con unas formas que todo americano adora, pero que aquí no terminan de cuajar. La parte trasera tiene unos pilotos bonitos y con cierto estilo, y cuenta con un voluminoso paragolpes que protege de maravilla los componentes traseros del Fiat Fullback.

El aspecto exterior mejora bastante con el acabado Cross, pensado para los que no busquen en este pick-up un vehículo enfocado al trabajo. Y añade detalles que hacen de él un coche menos comercial y más atractivo a simple vista.

Diseño interior del Fiat Fullback

Aquí sí que han dado un salto enorme estos vehículos respecto a los de generaciones pasadas, donde todo era espartano y soso hasta decir basta. Ahora poco tienen que envidiar a un turismo convencional, y sin perder del todo la dureza que este tipo de automóviles tienen que tener para sobrevivir a un uso profesional.

Fiat Fullback, interior.
Diseño interior del Fiat Fullback.

Se puede elegir con dos acabados diferentes, el SX o el LX y, aunque el más modesto ya cuenta con un equipamiento suficiente, el LX añade extras como el control de crucero, sensores de lluvia y luces, pantalla táctil multifunción, cámara trasera, climatizador, llantas cromadas o paragolpes del color de la carrocería. En todas las versiones lleva reductora, algo indispensable para el mundo rural.

La versión Cross, además, añade un equipamiento extra para los más exigentes y detalles exteriores como cromados, llantas bicolor, espejos retrovisores en color aluminio… No echarás en falta nada dentro de este elegante pick-up. El salpicadero es moderno y funcional, sobre todo funcional, sin florituras innecesarias que entretengan en exceso al conductor.

Todos los mandos y botones son lo suficientemente grandes como para poder manejarlos con guantes de trabajo puestos. Estos detalles solo los agradece un profesional, pero que mejoran tu día a día si estás continuamente entrando y saliendo del vehículo.

El espacio delante es magnífico y la postura de conducción muy cómoda; enseguida te sientes a gusto dentro del Fullback. Las plazas traseras cambian mucho dependiendo del tipo de carrocería que escojamos. Con la cabina extendida, las dos plazas traseras son solo aptas para niños o trayectos cortos, mientras que con la configuración de doble cabina consigue una habitabilidad suficiente para que cinco adultos viajen sin problemas.

La capacidad de almacenaje también varía, con la cabina doble la caja mide 1,52 metros de largo, mientras que con la cabina sencilla aumenta hasta los 1,85 metros. La capacidad de remolque es de 3000 y 3100 kilogramos, respectivamente.

Motor

Fiat deposita toda su confianza en su duro 2,4 litros diésel para mover al Fiat Fullback. Está disponible con dos niveles de potencia: 150 y 180 caballos, aunque el menos potente solo se ofrece con la cabina extendida.

Todas las versiones son 4×4 y se pueden elegir con cambio manual de seis velocidades o automático de cinco velocidades. Para un uso laboral o rural, con el de menor potencia es suficiente, pero si vas a afrontar trayectos de autovía con fuertes pendientes desearás tener los 180 caballos bajo el pie derecho.

Fiat Fullback 2018.
Fiat Fullback en el campo.

Como todo pick-up, los balanceos de la carrocería están a la orden del día y, salvo el Nissan Navara, ninguno se siente a gusto sobre el asfalto. Eso no quiere decir que no se pueda hacer un viaje con él, pero las sensaciones distan mucho más de lo que imaginas y hay mucha diferencia respecto a un SUV de grandes dimensiones.

Precio

El precio de partida del Fiat Fullback es de 32 181 euros, una cifra que lo hace muy tentador para quien busque un vehículo de estas características. Por lo demás, no hay nada que temer, ya que el Fullback llega al redil de la mano del L200, todo un veterano y uno de los más respetados del segmento.