Subastas de coches, el paraíso de los compraventa

· 22 febrero, 2018
En ellas se pueden conseguir vehículos muy interesantes a un precio escandalosamente bajo, sobre todo si hablamos de los embargados por la DGT; en cualquier caso, hay que ser precavido con una serie de aspectos legales o mecánicos que pueden meternos en un problema

El mercado de ocasión está en auge y una de las formas más fáciles de conseguir una buena ganga es participando en una de las muchas subastas de coches que se celebran en nuestro país.

Hasta hace muy pocos años, solo las empresas dedicadas al mundo de la compraventa participaban en las subastas, pero cada vez más usuarios particulares quieren llevarse parte del pastel y, con un poco de suerte, acabar con una ganga en su garaje.

Internet ha acercado al usuario de a pie a la compra no presencial. Cada vez hay más gente interesada en adquirir un vehículo decomisado por la policía, coches que han formado parte del parque móvil del Estado, vehículos procedentes de renting o flotas de alquiler.

Como en todo, a veces no es oro todo lo que reluce y salen a subasta coches con averías de diferentes grados, que pueden hacer que lo que te lleves a casa sea un gran quebradero de cabeza.

Consejos para salir airoso de las subastas de coches

Es necesario informar de las subastas de coches organizadas por el Gobierno, Comunidades Autónomas o Ayuntamientos a través del BOE, del Boletín Oficial de la Administración correspondiente o a través de un apartado en la web del Ministerio de Hacienda.

Consejos para subastas de vehículos

La Seguridad Social y el Ministerio de Empleo también son otros organismos de los que más vehículos embargan, los cuales salen a subasta pasado un periodo de tiempo.

Aunque es una alternativa donde se encuentran verdaderos chollos, el proceso es largo y engorroso, más aún si proviene de un contencioso; el vehículo puede llevar mucho tiempo parado a espera de juicio, con los problemas mecánicos que acarrea.

Hay una cuestión muy importante en el mundo de los embargos. Y es que el propietario no quería deshacerse del vehículo, por lo que, a priori, te evitas la típica venta de un particular que en ocasiones se quita el coche de encima porque le está dando averías frecuentes.

Subastas de coches para particulares

Otra vía de acceso a las subastas de coches es a través de webs dedicadas a las subastas online, que no son más que intermediarios entre comprador y vendedor, y se llevan un porcentaje de la venta. Tienen como principal ventaja que no tienes que desplazarte hasta la localización del coche para conseguirlo.

Para evitarte problemas es conveniente solicitar una prueba mecánica al vehículo. No te empapes demasiado del espíritu de las subastas, ponte un tope antes de empezar y respétalo, porque podrás acabar arrepintiéndote de la compra.

Una de las páginas más populares hoy día, aparte de eBay y semejantes, es Bring A Trailer, una web donde podrás encontrar todo tipo de vehículos, incluso modelos que no se venden en nuestro país. El fin de esta web es ofrecer vehículos originales, con cierto carácter deportivo o clásico y precios para todos los bolsillos.

Requisitos para participar en una subasta

Lo más habitual es que no haga falta ningún tipo de requisito para participar en subastas de coches, aparte de disponer del dinero de la compra.

Depreciación de vehículos por kilómetros recorridos

Si es un puja presencial es necesario depositar una cantidad como fianza, que va a variar en cada subasta, pero suele rondar el 5% del valor de salida del vehículo a subastar. Esta fianza la perderás si te retiras de una oferta realizada.

Los vehículos subastados deben estar libres de cargas, así que no accedas a comprar un automóvil que no te garantice ese detalle. Además, debes prestar atención al estado de la ITV y al número de kilómetros y, si tienen el libro de mantenimiento, mejor.

Para saber si un coche proviene de un embargo debes preguntar en la DGT, que por ocho euros te dará la información básica del vehículo. Estos suelen ser los más baratos y los que más buscan los compraventa, por lo que debes ser rápido si quieres hacerte con un buen coche a un precio de escándalo.